Finanzas educativas en apuros

Código Político

Por Juan Gómez

Zacatecas, Zac.-La transición que vive el país complica aún más el cierre fiscal del año 2018 debido a que la administración del presidente Enrique Peña Nieto le está dejando varios pendientes al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, lo que presiona todavía más las finanzas de los 58 municipios y al sistema educativo estatal, incluida la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Las 58 presidencias municipales zacatecanas solicitarán en los próximos días recursos extraordinarios y adelanto de participaciones a la administración estatal, para poder pagar quincenas, prestaciones y aguinaldos a los trabajadores.

De hecho el mandatario estatal, en previsión de esta situación, ya instruyó al secretario de Finanzas, Jorge Miranda Castro, disponer de 300 millones de pesos para apoyar a los alcaldes de las 58 demarcaciones municipales, sin distinción de partidos.

Durante la primera semana de diciembre Miranda Castro entregará los recursos que integran el adelanto de las participaciones federales, el cual será entregado por el gobernador Tello Cristerna a los presidentes municipales en los primeros días del próximo mes, a fin de solventar sus compromisos de fin de año.

Sin embargo el mandatario estatal también deberá prever la situación financiera del sistema educativo estatal, en donde el boquete de 1,200 millones de pesos para el pago de quincenas y 90 días de aguinaldo para los maestros, que pesa como un fardo anual y que es, sin duda, uno de los factores que desestabilizan las finanzas de la administración estatal.

En este contexto la secretaria de Educación del gobierno estatal, Gema Mercado Sánchez, dio a conocer que recibieron 600 millones de pesos de la federación y que espera recibir en próximas fechas otra cantidad similar, a fin de estar en condiciones de poder cerrar sin sobresaltos los compromisos del cierre de año.

La situación del sistema educativo es uno de los temas que más presionan a las finanzas de la administración estatal, debido a que aproximadamente 9 mil maestros zacatecanos no están reconocidos dentro del Fondo de Aportaciones para la Nómina Magisterial y el Gasto Operativo (FONE), por lo que ese gasto es absorbido por las finanzas estatales.

Pero no solamente es el sistema educativo estatal el que tiene prendada la atención del gobierno tellista sino también el subsistema educativo, en donde los Colegios de Bachilleres representan un serio problema para las finanzas estatales.

Aunque el director de este subsistema, Juan Antonio Ruiz García, afirme que solo necesita 15 millones de pesos para finiquitar los compromisos de fin de año, la institución es la que más serios problemas presenta financieramente hablando.

En la reciente comparecencia ante los diputados de la LXIII legislatura el director del Issstezac (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado), Francisco Javier Martínez Muñoz, informó que los Cobaez adeudan el 69 por ciento de las cuentas por cobrar del instituto que ascienden a $674.3 millones de pesos y que se traducen aproximadamente en 500 millones de pesos, a lo que habría que actualizar el adeudo con el IMSS y otras deudas pendientes.

La crisis que arrastran los Colegios de Bachilleres del estado de Zacatecas (Cobaez) no es nueva, naturalmente, son años en los que los gobiernos estatales no han cumplido con la aportación completa de su pago al paripaso en el que la federación, aporta el 50% del presupuesto anual.

Esta situación que se colocó en una situación de emergencia financiera el año pasado obligó al gobernador Alejandro Tello a declarar que el Contrato Colectivo signado con el Supdacobaez era insostenible, desde el punto de vista financiero y que por ello “es necesario liquidar al subsistema y generarlo bajo otras condiciones”.

Fue así que las declaraciones emitidas a los medios de comunicación estimuladas por un comentario en su cuenta personal de Twitter sobre la preocupante situación financiera del Cobaez, provocaron el siguiente comentario:

“Hay que revisar la viabilidad del subsistema y no es ninguna amenaza, pero el Cobaez le debe al Issstezac 200 millones de pesos, lo que pone en predicamento al propio instituto y la pensión de todos los trabajadores del estado, mientras que al Seguro Social le debe 70 millones de pesos”.

Hoy día la situación empeoró y los Colegios de Bachilleres tienen al borde de la quiebra financiera al Issstezac.

La cereza del pastel la coloca la Universidad Autónoma de Zacatecas que tuvo recursos financieros solo para pagar la última quincena de octubre del presente año. Ya no hay liquidez para las próximas y menos aún para el pago de aguinaldo y prestaciones para el cierre del ejercicio 2018.

El rector Antonio Guzmán Fernández heredó una deuda de aproximadamente 2,000 millones de pesos de su antecesor Armando Silva Chairez. Al inicio de su período rectoral Hacienda le retuvo 136 millones de pesos de la participación federal, pese al amparo que le otorgó el Juzgado Segundo de Distrito en el estado. Hacienda ni recibió al rector y además desacató el amparo otorgado.

En este momento prevalecen por lo menos diez universidades públicas en crisis financiera que fueron desoídas por la Secretaría de Hacienda, quien remitió a las instituciones a pedir el auxilio de sus gobiernos estatales para pagar la quincena para lo cual, la UAZ requerirá de por lo menos 50 millones de pesos. Quedaría pendiente la negociación para el pago de aguinaldo.

La reestructuración de la deuda total de la Máxima Casa de Estudios del estado quedaría pendiente a la negociación con las autoridades de la administración de Andrés Manuel López Obrador el próximo año.

Pero AMLO está más comprometido con su proyecto personal de echar andar 100 universidades en el país, que fortalecer y sanear a las existentes.

Cada gobierno estatal resuelve a su manera la situación de presión financiera anual. ¿Cómo lo hará Alejandro Tello en esta ocasión?

Al tiempo.

@juangomezac

Etiquetas
https://www.goldcorp.com/Spanish/cartera/operaciones/penasquito/default.aspx

Noticias relacionadas

Top