FELIPE CALDERí“N: EL AVE DE MAL AGíœERO

Por: Héctor Alvarado

A @macluxCMYK ojalá que siempre tengas conciencia de tu capacidad.

Felipe Calderón Hinojosa cumplió 5 años como Presidente de México, para celebrarlos realizó una simulación de Diálogo Ciudadano que fue transmitido por los principales canales de la televisión abierta, más que Diálogo, este intento de interlocución con la sociedad terminó siendo un monólogo presidencial en el que reiteró las justificaciones de la guerra contra el narco y una forma de realizar propaganda testimonial con beneficiarios de sus obras pues resultó que todas las personas que intervinieron, casualmente estaban muy agradecidas y reconocidas con el Presidente.

Si una cosa hay que reconocerle al oriundo de Michoacán es su innegable habilidad y astucia polí­tica que lo llevaron de estar polí­ticamente muerto a la Presidencia de la República.

El camino de Calderón comenzó cuando el ex Presidente Vicente Fox lo cesó de manera fulminante del cargo de Secretario de Energí­a en mayo del 2004, luego de que anunciara su destape como aspirante a la Presidencia de la República en el estado de Jalisco, hecho que desató la furia de Fox  quien de inmediato lo descalificó y señaló como un imprudente, esta situación se conjugó con la elección de Manuel Espino Barrientos –acérrimo adversario de Felipe Calderón- como Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional en marzo del 2005.

Calderón parecí­a polí­ticamente muerto, lo habí­an corrido del gobierno federal, no tení­a a su alcance la posibilidad de acceder a recursos públicos para recorrer el paí­s, no tení­a la facilidad de acceder a los medios de comunicación que tiene los funcionarios federales y competí­a en su aspiración presidencial con el Secretario de Gobernación Santiago Creel, además de ello, su delfí­n a la dirigencia nacional del PAN, Carlos Medina Plascencia habí­a sido derrotado de manera contundente por Manuel Espino.

Contra todos los pronósticos y adversidades, Felipe Calderón se posicionó como aspirante al interior del PAN y derrotó en la elección interna al ex Secretario de Gobernación Santiago Creel y al ex Secretario del Medio Ambiente, Alberto Cárdenas. Pero la contienda constitucional parecí­a un asunto poco más que imposible de ganar, pues inició en tercer lugar, con tan sólo 16 por ciento de las preferencias, muy por debajo de Roberto Madrazo del Partido Revolucionario Institucional y de Andrés Manuel López Obrador del Partido de la Revolución Democrática que durante 5 años habí­a mantenido el primer lugar en las preferencias.

La brutal campaña negra que implementó el Partido Acción Nacional en contra de Andrés Manuel López Obrador y la descarada intromisión del ex Presidente de la República, Vicente Fox  quien rompió la equidad de la contienda para favorecer al candidato blanquiazul que como dice López Obrador en el libro Vuelta en U del investigador Sergio Aguayo, “utilizó la investidura presidencial y los recursos del Estado para impedir, por todos los medios que ganara la Presidencia”, fueron la formula mediante la cual Felipe Calderón ganó la elección presidencial del 2006 por el estrecho margen del 0.56 por ciento de diferencia que dejó la duda sobre si se dio o no el fraude electoral que acusó el candidato del PRD quien también lo estigmatizó de ser espurio.

Su toma de protesta como Presidente, el 1 de diciembre del 2006, se dio bajo la amenaza constante de que no podrí­a realizarse en el Congreso de la Unión por la presión que ejercieron los partidos de izquierda que hasta la fecha se niegan a reconocerlo como Presidente Legí­timo de México.

Iniciando su sexenio, con una sociedad polarizada por la campaña negra implementada por el PAN y ante la necesidad urgente de legitimarse ante la duda del fraude electoral y desviar la atención de los cuestionamientos que lo agobiaban, Felipe Calderón tomó la decisión polí­tica de declararle la guerra a los cárteles del narcotráfico, incluso el inquilino de Los Pinos, se atrevió a vestirse de militar pretendiendo imponer la imagen de que él era el jefe supremo de la nación.

Desde entonces en nuestro paí­s se ha desatado una ola roja de inseguridad, violencia y muerte que se expande por todos los rincones del territorio nacional, hoy pudiera decirse que prácticamente no existe un solo municipio o comunidad de México en el que no se hayan realizado hechos delictivos.

La estrategia que implementa Felipe Calderón para enfrentar a los cárteles del narcotráfico es considerada errónea por diversos sectores de la sociedad y basta citar el último informe de la organización Human Rights Watch para confirmar esta aseveración, en él que se establece que “En vez de reducir la violencia, la ‘guerra contra el narcotráfico’ ha provocado un incremento dramático de la cantidad de asesinatos, torturas y otros terribles abusos por parte de las fuerzas de seguridad, que sólo contribuyen a agravar el clima de descontrol y temor que predomina en muchas partes del paí­s”.

El informe también señala que los abusos y violaciones a los de derechos humanos por parte de los elementos de las corporaciones de seguridad han aumentado pues “se tienen evidencias de que miembros de las fuerzas de seguridad habrí­an participado en más de 170 casos de tortura, 39 “desapariciones” y 24 ejecuciones extrajudiciales desde que Calderón asumió la presidencia en diciembre de 2006”.

Pero no sólo la violencia y la muerte han sido caracterí­sticas del gobierno de Calderón, también la crisis económica que se vive desde el 2008, el desempleo generalizado, los desacuerdos con las fuerzas polí­ticas opositoras, la pobreza  y marginación que van en aumento, sin olvidar la epidemia de influenza AH1N1 que prácticamente paralizó al paí­s en mayo del 2009, las inundaciones que se han presentado los estados del centro y sur del paí­s dejando a miles de damnificados sin hogar, mientras que en las entidades del norte de México se vive una terrible sequí­a que al combinarse con las heladas que el servicio meteorológico prevé se den en los próximos dí­as, serán un coctel cuyo efecto catastrófico se sentirá en el campo mexicano.

En los últimos dí­as a Calderón también le salió su lado autoritario, que habí­a logrado esconder casi 5 años, y decidió amenazar con proceder legalmente contra los 23 mil mexicanos que presentaron una solicitud para que sea juzgado por crí­menes de lesa humanidad en la Corte Internacional de la Haya.

Si bien Felipe Calderón logró llegar a la residencia oficial de Los Pinos por las habilidades polí­ticas que posee, es decir, con la formula del“haiga sido como haiga”, también podemos decir que los efectos que su gobierno ha traí­do para nuestro paí­s son similares a los de un ave de mal agí¼ero y será recordado como el hombre que encabezó el sexenio de la muerte y como uno de los peores Presidentes de México

Punto Final

Las campañas mediáticas para desprestigiar a una persona con mentiras, también son actos de corrupción. El abuso y la mala fe en el ejercicio del poder cuando eres autoridad, también son actos de corrupción. La incapacidad, la torpeza y la ineficacia en el ejercicio de un cargo público, también es corrupción. Las cosas caen por su propio peso, es verdad que la historia juzgará y pondrá a cada quien en su lugar, algunos serán recordados por sus grandes obras, otros se irán al basurero de la historia sin poder levantar la cara por la derrota que les atrajo haber intentado abusar y desprestigiar, hechos que su torpeza e incapacidad no les permitió realizar.

Twitter: @hectoralvaradox

*

*

Top
CLOSE
CLOSE