UAZ: FELICES 180 Aí‘OS, PERO PERSISTEN LOS PROBLEMAS…

Referente periodí­stico…

Por Gerardo DE íVILA (*)

La UAZ está de manteles largos pero también demasiado endeudada. ¡¡¡Otra vez!!! Acierta Armando Silva Cháirez cuando argumenta: “la universidad nunca tendrá solvencia económica por si sola”. Aún en esta realidad, es pertinente recordarle al rector la urgencia de combatir algunos problemas estructurales que frenan el fortalecimiento de la institución.

A 180 años de su fundación, es bueno recordar que la Universidad Autónoma de Zacatecas ha experimentado profundos cambios, pero aún no ha sido capaz de dejar atrás añejos problemas estructurales que la tienen ¡¡¡otra vez!!! Con graves  problemas financieros.

¡¡¡Otra vez!!! la UAZ no tiene dinero para afrontar los compromisos de fin de año, pero además, la deuda con instituciones crece de forma preocupante. Para variar, la institución es tema de debate en la agenda pública. ¿Por qué siempre el mismo dilema? ¿Quién o qué no está funcionando?

La respuesta a las anteriores interrogantes parece sencilla y compleja a la vez. La explicación es que el problema de la universidad es multifactorial, demasiadas son las variables que debemos tomar en cuenta para encontrar una respuesta convincente. Evidentemente, los conflictos no son de ahora.

180 años, nos parece un buen pretexto para que nuestra universidad reflexione sobre los problemas estructurales que la ahogan: la deuda con el ISSSTE, el sistema de pensiones y jubilaciones; la calidad educativa (acreditación de sus programas), la nueva relación con los sindicatos, la transparencia y rendición de cuentas, el ví­nculo con la sociedad y el crecimiento contra el presupuesto.

Cada año, lo mismo…

El tema es que, para estas fechas, la institución no logra superar los problemas financieros que repercuten irremediablemente en lo académico. En descargo de la universidad ha crecido tanto cuantitativamente como cualitativamente, pero a un costo demasiado alto.

Sólo como referente, el presupuesto asignado a la UAZ en este 2012 supera los mil millones de pesos, pero no corresponde con la matrí­cula ni a las necesidades de la universidad. ¿Pero entonces qué es lo que pasa?

Una vez más la UAZ tendrá que renegociar su deuda y ventilar sus problemas ante la Federación. A los ojos de la sociedad, la opinión pública y otros sectores productivos, la institución es un barril sin fondo. Ningún rector ha sido capaz de solucionar los problemas, ni antes ni ahora.

Cuando señalamos que -ni antes ni ahora- nos referimos a los exrectores: Jesús Manuel Dí­az Casas, Jorge Eduardo Hiriartt Estrada, Virgilio Rivera Delgadillo, Francisco Flores Sandoval, Rogelio Cárdenas Hernández, Alfredo Femat Bañuelos, Francisco Javier Domí­nguez Garay y ahora Armando Silva Cháirez.

Todos intentaron sacar adelante a la UAZ, pero también casi todos, se quedaron en el intento, heredando deudas y problemas a al sucesor inmediato, siempre en contextos diferentes. Por cierto, la universidad-partido le hizo mucho daño a la institución, aunque parece que este problema quedó enterrado en el pasado.

Muchos millones

Cómo entender pues, que en este momento, la UAZ debe al ISSSTE 500 millones de pesos, pero además requiere 275 millones de pesos para pagar aguinaldos a funcionarios, maestros y trabajadores. El hecho es que la UAZ trae ¡¡¡otra vez!!! problemas financieros serios. ¿Por qué?

Y por si lo anterior fuera poco, el agonizante gobierno de Felipe Calderón Hinojosa ya se va, lo que obliga al nuevo rector a esperar a las nuevas autoridades para poder negociar recursos extraordinarios que ayuden a la UAZ a salir adelante porque como lo ha dicho el rector la institución no puede detener actividades.

A180 años hay más preguntas que respuestas: ¿Ha evolucionado la universidad? ¿Qué le hace falta a la institución para salir adelante? ¿Por qué la universidad año con año afronta problemas financieros? ¿Quiénes los provocan? ¿Cómo llevar a la UAZ hacia una nueva universidad? ¿Cuánto tiempo tardarán esos cambios?

En suma, en descargo de la propia universidad resulta pertinente aclarar que la inmensa mayorí­a de las universidades públicas afrontan problemas financieros de igual o más magnitud, pero la diferencia es que la nuestra no ha logrado estabilizar las finanzas como sí­ lo han hecho otras.

Así­ las cosas, la UAZ debe replantear muy bien la ruta a seguir en los próximos años para continuar con el orgullo que dio aquel 5 de noviembre de 1832, fecha de su fundación. La institución debe transitar hacia una nueva universidad: la de la calidad educativa, la formadora de nuevas generaciones, de conciencia crí­tica y comprometida con la transparencia y rendición de cuentas.

Aún y con todo: felices 180 años. Que vengan muchos más.

Para el anecdotario:

1) Al son de la canción “El Hijo Desobediente” y de que difí­cilmente regresará a Zacatecas, fue despedido el lunes de Zacatecas el presidente Felipe Calderón. Con la nostalgia natural visiblemente en su rostro y un fuerte dispositivo de seguridad –mucho más marcado al de otras visitas- dijo adiós al territorio zacatecano. El Ejecutivo Federal vino a inaugurar obras que ya estaban siendo utilizadas, pero bueno, se vale porque son obras federales bajo su gobierno.

* De poco le sirvieron en las elecciones de julio pasado.

2) Como se dice en el argot periodí­stico: estamos en la fase investigación sobre la deuda del Gobierno del Estado de Zacatecas. De acuerdo con la Auditorí­a Superior de la Federación (ASF), la deuda  estatal aumentó “vertiginosamente” de 2007 a 2011. Vea usted. La deuda de Coahuila creció 6,076.6%; la de Zacatecas, 2,184.8%, la de Campeche, 1,376.4%, la de Nayarit, 603.5% y la Tamaulipas, 591.2% Si esto así­, insistimos, según, la ASF, entonces sí­ estamos endeudaos. Cuidado. Habrá qué ver.

* Dicen los clásicos: no adelantemos ví­speras.

3) Al menos en el discurso, parece que el PRD y PAN sí­ tienen la intención de unir fuerzas para las elecciones locales de 2013. Ambos partidos polí­ticos, saben y entienden que la derrota electoral de julio pasado los tiene algo mermados, al menos aquí­ en Zacatecas. Sin embargo, verlos juntos en alianza o coalición no es sencillo. Habrá explorar varios escenarios antes de darse un sí­. Lo que queda muy claro es que ir solo a al proceso electoral de julio próximo es complicado para ellos y para cualquiera de los partidos de “oposición”. La negociación con el PRI es otra ruta de salida.

* Nada sencillo la tienen.

 Es mi opinión.

(*) Periodista.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE