ALIMENTACIÓN SANA E HIGIÉNICA PARA PREVENIR FIEBRE TIFOIDEA: IMSS

La “falta de tiempo” es uno de los pretextos más frecuentes de las personas para preparar en casa alimentos que pueden consumir en la escuela o en el trabajo, lo que conlleva el consumo de productos elaborados en la calle que e representan en la mayoría de los casos un riesgo para la salud.

Comer fuera de casa, sobre todo en puestos que no están bien establecidos y que carecen de las condiciones de higiene adecuadas para la elaboración alimentos representa una de las principales causas por las que se padece  Fiebre Tifoidea.

Carlos Gómez Rodríguez, epidemiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Unidad de Medicina Familiar Número 1, señaló que este padecimiento “es una enfermedad que se caracteriza por la ingestión de alimentos contaminados con Salmonela tiphy, que es la más frecuente y uno de los síntomas que  genera es la presencia de fiebre de 38 grados”.

Además, otros signos de alerta que se presentan son dolor abdominal, náuseas, vómito, diarrea y dolor en cintura, rodillas, codos, hombro, son los más característicos de este padecimiento, además de que el paciente presenta debilidad y puede estar postrado en cama ante ello.

Generalmente son jóvenes en edad productiva, de entre 10 y 25 años los que padecen más está enfermedad, aunque con menor frecuencia, hay adultos mayores de 50 que presentan casos, sobre todo los que tienen enfermedades crónicas que no están bien controladas.

Es especialista dijo que la prevención comienza al evitar comer fuera de casa, mejorar los hábitos alimenticios, consumir alimentos bien cocidos y preparados en el domicilio, fomentar el lavado de manos y no auto medicarse. Recomendó que al detectar síntomas es preferible acudir a  consulta.

Gómez Rodríguez explicó que el tratamiento implica “21 días con antibiótico, después se deja descansar dos semanas; se toma otro examen y si ya está normal se vigila cada tres meses, pero si está anormal son 6 semanas más en tratamiento”, agregó que lo complicado es que quien tiene el padecimiento acuda al médico y que después que siga el tratamiento como lo marca el médico”.

El especialista subrayó que la suspensión de tratamiento puede hacer crónico el padecimiento, lo que hace más difícil la recuperación del paciente y ante ello generar complicaciones como la perforación intestinal, hemorragias con un abdomen agudo, peritonitis que puede llegar a causar la muerte.

Lo más importante es que estos daños en la salud se pueden evitar y cada uno de los derechohabientes debe estar atento ante las causas para reducir los riesgos, que pueden ser fatales.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE