Mexicanas fueron invisibles para la historia oficial

Por: Anaiz Zamora Márquez

Cimacnoticias | México, DF.- Conmemorar el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer implica rescatar la labor y trabajo de aquellas mexicanas que formaron parte de las transformaciones y reivindicaciones sociales, y que han quedado invisibilizadas en la historia oficial.

María Esther Aguirre Lora, doctora en Pedagogía e integrante del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE), impartió hoy la conferencia “Mujeres que hacen historia”, en la cual hizo un recorrido sobre el papel de la población femenina en la historia y transformación del país.

La también ganadora del Premio Universidad Nacional en el área de Investigación en Humanidades 2011, destacó que históricamente las mujeres han luchado por desnaturalizar todo lo que se ha vivido como normal, y lo han transmitido a través de un intercambio permanente de conocimientos desde sus propios lugares de acción.

En ese contexto, rescató la labor y trabajo que realizaban las “comadronas y nodrizas” en las antiguas culturas mesoamericanas, pues no sólo cuidaban la llegada al mundo de los nuevos seres vivos sino que tenían el papel de descifrar su destino.

“Se trataba de parteras con funciones múltiples”, de ellas se derivan las “comadronas o también llamadas alcahuetas”, mujeres sabias que aconsejaban y apoyaban la gestación, orientaban los primeros días del recién nacido, e incluso interrumpían embarazos.

Aguirre Lora dijo que la colonización borró el papel trascendental de esas mujeres, toda vez que desde la moral del cristianismo el papel de consejeras y confidentes que tenían no permitía instaurar las nuevas concepciones sobre la vida o la dignidad de las mujeres.

Por ello, iniciada la Conquista, existía una gran preocupación por la educación femenina, pues “era con las niñas en donde podían gestar un niño con los ideales reformados, y finalmente se pensó que era mejor sacar a las niñas indias de las familias para generar otro tipo de mujer y con ello otro tipo de sociedad”.

Ahí se inició el enclaustramiento de las mujeres, quienes buscaban formas alternativas para expresarse, como la música, pero igualmente sus aportes a la cultura se perdieron en la reconstrucción de la historia de México.

Otro campo donde el papel de las mujeres es invisible es la historia de la cultura escrita, ya que a partir de las investigaciones históricas que se han hecho recientemente se pudo conocer que hubo mujeres “escritoras, impresoras, editoras y libreras”, y algunas de ellas llegaron a encabezar las primeras imprentas tras quedarse viudas.

“Creemos que los talleres de imprenta son mundos masculinos, pero hemos descubierto que había muchas mujeres en los talleres”, mujeres que artesanalmente hacían los sellos o las impresiones en las páginas, pues se debe recordar que los primeros libros eran hechos a mano.

María Esther Aguirre señaló que es verdad que estas mujeres cumplían con los roles tradicionales de ser esposas o hijas de impresores, pero eran mujeres que además de hacer las labores de la casa tenían que aprender los oficios de impresión y se hacían cargo incluso de la distribución de estos libros.

En el siglo XIX las mujeres pasaron de ser lectoras a escritoras, y posteriormente debido a su empeño y reclamo llegan a ser editoras de revistas femeninas, paso importante para que finalmente las demandas, necesidades y exigencias de las mujeres fueran escuchadas.

Rescatar esta historia es una forma de afirmar que las mujeres somos seres con historia y que siempre hemos estado presentes en el desarrollo del país, finalizó la investigadora.

Etiquetas ,
http://www.issstezac.gob.mx/

Noticias relacionadas

*

*

Top
CLOSE
CLOSE