Aislamiento prolongado provoca incremento de enfermedades mentales: IMSS

Las estadísticas hablan de un núcleo duro de violencia contra las mujeres que no se explica por el crimen organizado, sino por una lógica patriarcal de dominación masculina, señala el doctor en sociología médica Roberto Castro Pérez, investigador del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, sobre un tema que requiere atenderse con la creación de políticas públicas que permitan a las mujeres exigir una vida libre de violencia. 8 de marzo Día Internacional de la Mujer. (Foto: Shutterstock.)

Zacatecas, Zac.- El aislamiento prolongado provocado por la emergencia sanitaria del COVID-19, afecta los mecanismos que nos permiten enfrentar el estrés, principalmente, porque limita el contacto social. Ante tal situación, estar informados, hacer equipo para hacer frente al mecanismo estresor, y pedir ayuda profesional, es fundamental.

La médico psiquiatra adscrita al Hospital General de Zona (HGZ) No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro social (IMSS) en Zacatecas, Cristina Medina Graciano, explicó que esta situación nos impide estrechar lazos y ser solidarios con otros, por lo tanto, “nos hace sentir solos, desamparados e incrementa la percepción de estrés, que ya es malo y nos enferma”.

Cuando no se identifica esta sintomatología adaptativa y las personas se encuentran en un entorno complicado, se convierte en un desorden mental, que sería como tal, un trastorno.

Medina Graciano detalló que en la consulta, principalmente se presentan trastornos de ansiedad y depresivos durante el periodo de aislamiento. “Algo que también hemos visto con mucha frecuencia y prácticamente es lo que tenemos ahora, son las complicaciones asociadas al consumo de alcohol, tabaco, cannabis, entre otras”.

Explicó que son estrategias de las personas para lidiar con la ansiedad y la soledad; y no hay diferencia entre si es legal o no.

Respecto a los rangos de edad en que se presentan estas alteraciones de la conducta, la especialista dijo: “desafortunadamente impacta en toda la población, no hay rangos de edad específicos, y hoy en México vivimos en una realidad en la que niños de 10, 12 años ya tienen contacto con el consumo de sustancias”.

La población que con mayor frecuencia presenta este tipo de trastornos, está entre los 15 y 35 años de edad.

Muchos síntomas son reacción normal ante lo anormal, pero en el momento en que nos impiden acatar las recomendaciones, las indicaciones de prevención y que afectan nuestra interacción con las demás personas, entonces es momento de ocuparnos.

Expuso que si los pensamientos, emociones o conductas ya se convirtieron en un trastorno, por ejemplo, “puede ser que yo tenga mucho miedo a salir y contagiarme, pero lo habitual sería que a través de las medidas de protección, de las indicaciones que nos dan, los horarios establecidos, yo pueda salir a hacer mis compras al supermercado; el día que ese miedo me paralice y no me permita hacerlo, entonces debemos pedir ayuda”.

La principal recomendación para contrarrestar los efectos del aislamiento, es mantener un estilo de vida saludable, el concepto, que aunque parece un poco ambiguo nos remite a que tengamos un patrón adecuado de sueño nocturno, de seis a ocho horas, que cuidemos horarios de alimentación con tres comidas al día, si es posible colaciones y realizar algún tipo de actividad física en casa.

El contacto social es muy importante, entonces el uso de aparatos electrónicos para mantener el contacto con la familia y amigos, facilita mucho que podamos estar al tanto de nuestros seres queridos sin ponernos en riesgo.

A lo largo de la vida hemos lidiado con el estrés, por lo tanto, sabemos

cómo manejarlo, por ejemplo realizar actividades artísticas, tocar algún instrumento, bailar, todo esto lo podemos hacer en casa y eso nos va ayudar a mantener nuestra salud mental dentro de los parámetros esperados, concluyó la especialista.

Etiquetas
http://187.174.173.99/

Noticias relacionadas

*

*

Top
CLOSE
CLOSE