REFERENTE PERIODíSTICO

El gasoducto: ¿la obra del sexenio?

Por Gerardo DE íVILA (*)

Así­ como a los escritores se les juzga por sus obras literarias, a los gobernantes en cambio, se les califica por lo que queda a la vista al término de su encomienda: las edificaciones.

Por supuesto, los gobernadores pueden trascender por otro tipo de acciones que no necesariamente están relacionadas con la obra pública: actos de gobierno, sensibilidad polí­tica y humana, procuración y administración de la justicia, salud, educación, etc. Sin embargo, por alguna extraña razón, la mayorí­a le apuesta a las primeras, a lo que está a la vista. Les gusta mucho las comparaciones.

En las siguientes lí­neas trataremos de recordar de manera somera, algunas obras que caracterizaron e imprimieron el sello distintivo de cada uno de los últimos cinco gobernantes para entender lo que podrí­a ser la obra del sexenio de la actual administración.

Sólo como referente, ninguno de los ex mandatarios que señalaré aquí­ escapa a las sospecha de corrupción y hasta de actos de represión hacia sus adversarios polí­ticos, pero esto último habré de tratarlo posteriormente por separado.

De momento únicamente nos concretaremos a señalar la trascendencia de lo realizado por los últimos cinco gobernadores. Comenzaremos con José Guadalupe Cervantes Corona y concluiremos con Miguel Alonso Reyes.

El propósito principal de esta entrega es: reflexionar sobre el proyecto del gasoducto –parece ser que ahora sí­ se concretizará– que podrí­a convertirse en la obra distintiva del sexenio de Alonso Reyes. Al menos hasta este momento así­ parece.

De acuerdo con el Secretario de Desarrollo Económico, Eduardo López Muñoz, el tan esperado proyecto iniciará en 2012 y tendrá un costó que oscila entre 900 y 1,300 millones de pesos. Comenzará en Aguascalientes y llegará hasta Calera de Ví­ctor Rosales.

Si bien, no será una obra ostentosa, de mucho relumbrón, considero que colocará a Zacatecas en un lugar muy atractivo para los inversionistas, locales, nacionales y extranjeros. Ahora bien, el reto mayor para la actual administración será –como está sucediendo en todos los demás actos de gobierno que están a la vista– transparentar el proyecto del gasoducto.

No precisarlo involucrarí­a en serios problemas al actual gobierno, tal y como sucedió a ex gobernadora Amalia Garcí­a en casi todas las construcciones que hoy están a la vista.

El gobernador Alonso Reyes es consciente de que el proyecto del gasoducto requiere total transparencia tanto en la licitación como en la designación del proyecto. No cabe la menor sospecha.

Los logros de los ex gobernadores

Para empezar, a Cervantes Corona, se le recuerda por haber impulsado vigorosamente el rescate de los museos, por la construcción de algunas carreteras estatales y los bulevares principales de la capital, así­ como por la construcción de varias presas en el Estado, entre otras cosas.

Genaro Borrego Estrada es, sin duda, quien impulsó y puso a nuestro estado en un lugar preponderante en el plano nacional en materia de turismo. El rescate del centro histórico y  la comunidad migrante en el desarrollo de nuestra entidad,  fueron algunos de los rasgos distintivos de su administración.

La visita del Papa Peregrino Juan Pablo II con el apoyo del ahora Cardenal Javier Lozano Barragán, fue una acción también de mucha trascendencia. Seis meses antes de culminar su sexenio fue relevado por Pedro de León Sánchez que sólo tuvo tiempo para cerrar la puerta del gobierno genarista.

Paradójicamente, al ex gobernador Arturo Romo Gutiérrez, únicamente se le recuerda por haber impulsado fuertemente a la educación y el cableado subterráneo del centro histórico. Fue con él, cuando se firmó el Acuerdo Nacional para la Calidad Educativa.

Así­, creó la Secretarí­a de Educación y Cultura y regionalizó el Estado. Fue todo, poco o nada hay que recordar, que no sea, su mala relación con los medios, la inconformidad de los taxistas y la mega protesta de los maestros, que a la postre fue determinante para que el Revolucionario Institucional perdiera la gubernatura.

 Al controvertido Ricardo Monreal ívila se recuerda por el ambicioso programa del rescate carretero, los puentes en algunos municipios y algunas otras obras fastuosas, pero sobre todo, por su responsabilidad social aunada a su carisma natural, que ocasiona que hasta nuestros dí­as sea recordado.

También se debe mencionar la llegada de algunos importantes centros comerciales, que con un extraño afán “modernizador” ocasionaron de inmediato la ruina de innumerables pequeños comercios y la consecuente pérdida de empleos.

Hasta la fecha conserva a un buen número de adversarios que no le perdonan haber renunciado al PRI en aquel histórico o fatí­dico –según se le quiera ver– año de 1998.

Un dato más de suma importancia, todo lo que hicieron los ex gobernantes mencionados, fue logrado con presupuestos mucho muy modestos, definitivamente inferiores a los de ahora, que en los últimos tres años han alcanzado los 20 mil millones de pesos o más.

Sin dejar de reconocer que lo realizado por Amalia Garcí­a, se centró en su gran mayorí­a en la capital y soslayando a los municipios. Ciudad Gobierno, Megavelaria, Proyecto Aeroespacial y Plaza del Bicentenario fueron sus máximas expresiones: todas bajo sospecha de corrupción.

No debe dejar de reconocerse que todos los gobernadores mencionados también son recordados por su contribución a la actividad polí­tica, económica y social de nuestro pueblo. Su compromiso para el campo, la salud, la industria, la minerí­a y la cultura, fundamentalmente.

El gasoducto: ¿la obra del sexenio?

Han transcurrido poco más de 10 meses de gobierno y, por lo menos, hasta lo que conocemos, el gasoducto se perfila para convertirse en la obra distintiva del sexenio. El costo podrí­a ascender hasta los 1,300 millones de pesos y quedará listo en el 2014.

En materia de carreteras, no se ve proyecto claro, que ponga a Zacatecas a la altura de lo que vienen realizando los estados circunvecinos. Ahora bien, el tema del gasoducto no es una demanda de ahora, por lo menos, ha sido un reclamo de los empresarios en los últimos tres sexenios, de tal suerte que el jefe del Ejecutivo seguramente cuidará con pinzas el proyecto. De lo contrario, afrontará serios problemas, en especial, con los partidos de oposición que ya han comenzando a valorar este proyecto.

Por cierto, del empréstito autorizado hace unas semanas, se tomará una cantidad para dar inicio con los trabajos. Definitivamente: el gasoducto será la obra del sexenio de Miguel Alonso.

Para el anecdotario:

1) La sucesión presidencial de 2012 continúa aceleradamente. Nadie la detiene ya. Las tres principales fuerzas polí­ticas –PRI, PAN y PRD– entraron en cónclave en el centro del paí­s para analizar y decidir sobre los métodos de selección y nominar a su candidato.

Hasta el momento, todos los institutos coinciden en que es necesario reducir la lista de aspirantes y que, en noviembre haya “humo blanco”. A primera vista, se ve que el PRI no tiene tantos problemas para la designación: Enrique Peña Nieto o Manlio Fabio Beltrones, no hay más.

Es en el PAN donde se avecinan fuertes tormentas. De entrada, al Secretario Cordero le cambiaron el escenario. Ahora Santiago Creel y Josefina Vázquez Mota han metido mucho ruido. Vamos a ver qué decide el Presidente Caderón de todo esto y, desde luego, la militancia, ahora muy menoscabada. ¿O será parte de la estrategia azul para despistar al enemigo?

Por lo pronto, ya dimitió el primero de los panistas: el Secretario del Trabajo Javier Lozano, mejor conocido como el “porro”. Y así­ se irán descartando cada uno hasta que quede el bueno.

Para las izquierdas no hay de otra: si no van unidos, no tienen nada que hacer en la próxima elección presidencial. ¿Quién debe ser el candidato? ¿López Obrador o Marcelo Ebrard? ¿Quién representa verdaderamente a las izquierdas? í‰stas y otras son las interrogantes se deberán responder y entre más pronto mejor.

En suma, al dí­a de hoy no hay nada para nadie, aunque el PRI se perfila con una mejor estrategia. Los escenarios son muy cambiantes, varí­an todos los dí­as.

2) Nuestra solidaridad sincera para con la compañera periodista Karla Valdés del Semanario 7 Dí­as del municipio de Calera. Hasta lo que conocemos, ha sido ví­ctima de amenazas.

Estaremos atentos al seguimiento de las denuncias que interpuso tanto en la PGJE como en la propia PGR.

Es mi opinión.

(*) Periodista.

Top