Violencia y matrimonios tempranos disparan embarazos en niñas

Infancia-03_2
Por: Anaiz Zamora Márquez

Cimacnoticias | México, DF.- Las niñas de entre 10 y 15 años de edad se enfrentan a la incapacidad, omisión e incluso complicidad del Estado mexicano, para prevenir que presenten un embarazo temprano, que en la mayoría de los casos es producto de violencia sexual.
Durante el foro “Recupera una oportunidad. Prevención del embarazo en adolescentes” –realizado hoy en la Cámara de Diputados–, expertas en derechos de la infancia y derechos sexuales y reproductivos coincidieron en que el embarazo temprano es una “tragedia nacional”, en la que las niñas menores de 15 años son las más afectadas pues comúnmente sus gestaciones van de la mano de la violencia física o sexual, sin que existan políticas públicas integrales para atenderlas.

Leonor Calderón, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), externó su preocupación de que no se emprendan acciones específicas para frenar los embarazos en niñas de entre 10 y 14 años, y de que incluso la legislación vigente llegue a ser cómplice de esta situación al permitir los matrimonios de menores de edad.

La especialista recordó que el Estado mexicano está obligado a tutelar el interés superior de la infancia, y que se debe considerar que a esa edad las niñas tienen una nula capacidad para reclamar sus derechos y decidir libremente sobre su cuerpo y sexualidad, por lo que no se puede pensar “que el embarazo es producto de una relación consentida o que este hecho biológico las hará madurar y dejarán de ser niñas”.

Al año –según datos del UNFPA– se presentan en el mundo 7.3 millones de embarazos en menores de 18 años de edad; de ellos, 2 millones corresponden a menores de 14 años, y se prevé que para 2030 la cantidad aumente a 3 millones de gestaciones prematuras, “lo que debe ser una preocupación internacional”, sostuvo Calderón.

Añadió que en México, aunque ha disminuido la tasa de fecundidad a nivel nacional, el número de embarazos en adolescentes que forman parte de esa tasa es mayor que antes, lo que podría deberse a una falta de políticas integrales para frenar la incidencia desde diversas perspectivas, así como a legislaciones que no protegen a las niñas, como el Código Civil federal (artículo 148) que permite los matrimonios desde los 14 años de edad, aunque muchas veces estas uniones disfracen violaciones sexuales o transacciones económicas.

De acuerdo con la experta, al no prohibirse este tipo de enlaces se abona a acrecentar la problemática, ya que desde el UNFPA se detectó que una de cada 10 niñas se convierte en madre antes de los 15 años en países donde se permite el matrimonio temprano.

“Se debe buscar equiparar las legislaciones para proteger el derecho a decidir de las niñas, pues mientras se les niegan una serie de derechos como votar o comprar una propiedad, se autoriza a que alguien más firme para que tengan una familia”, sostuvo.

Leonor Calderón destacó que se debe buscar inhibir o en su caso sancionar la relaciones sexuales antes de los 15 años de edad, pues en la gran mayoría podrían tratarse de agresiones sexuales, sin que esto implique prohibir las relaciones entre adolescentes de 15 y 19 años, a quienes es necesario brindarles toda la información que les permita tener sexo seguro e informado.

Al llamado para detener los matrimonios tempranos se sumó Nashieli Ramírez, coordinadora de Ririki Intervención Social, quien denunció que los embarazos antes de los 15 años de edad forman parte “de un fenómeno de adultos teniendo relaciones sexuales son niñas”, delito que es encubierto por un marco legal que justifica este hecho.

Y es que a decir de la activista, dentro de las acciones de prevención de este flagelo no se visualiza que los embarazos en menores de 15 años se debe a que ellas están casadas, y de que gran medida se trata de matrimonios entre hombres adultos y niñas.

Retomó las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía y del Consejo Nacional de Población que definen que entre el 18 y 30 por ciento de las y los niños nacidos vivos que tienen como madre a una niña menor de 15 años son hijos de madres solteras.

Mientras que el 98.2 por ciento de niños menores de 15 años no están casados, en las niñas el porcentaje es de 88.9. El 79.5 por ciento de los hijos de niñas menores de 15 años tienen como padre a un adulto.

 

http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/cabalgata.gif

Noticias relacionadas

Top