“No seré feliz pero tengo marido”, monólogo que invita a la reflexión: Silvia Pasquel

Fotos: Misael Camarillo / MIRADOR

“No seré feliz pero tengo marido” es un monólogo que trata sobre la vida y el matrimonio de Vivi y Jorge, un matrimonio común y corriente como muchos en el mundo, no importan la ciudad o el idioma, y el título es muy engañoso, ya que los señores piensan que no será conveniente asistir, pues “nos van a dar hasta por debajo de la lengua, pero no soy Paquita la del Barrio”.

Fueron las palabras con las que la actriz Silvia Pasquel inició su conferencia de prensa este lunes, en la que anunció la puesta en escena de la señalada obra. Agregó que en el argumento los protagonistas se casan en 1987 y ella está embarazada, y se van teniendo momentos afortunados y otros que no son afortunados dentro del desarrollo de su vida, hasta llegar a los 25 años con la celebración de sus bodas de plata.

En ese momento, Jorge llega como regalo de aniversario a hacer el comunicado de que se va con otra mujer. A partir de ahí inicia una escena muy conmovedora que invita a la reflexión y que da el mensaje de que “la vida no termina cuando acaba una relación, sino que puede empezar a partir de que alguien se decida a retomar sus sueños y a ser feliz”.

Toda la primera parte de la obra es muy “chispeante y burbujeante”, señaló la actriz, pues pasan muchas cosas y te engancha de inmediato. No te da tiempo ni de aburrirte, para llegar precisamente al momento donde viene la reflexión y el mensaje, ya que este es un libro motivacional en donde narra Viviana Gómez la vida de 27 años de su matrimonio.

Silvia Pasquel mencionó que ella escogió hablar de los 25 años debido a que para los mexicanos el momento de cumplir 25 años de matrimonio es muy significativo y tiene un gran impacto, además de algunas otras modificaciones. Se rescataron también algunos elementos jocosos y el aspecto de la relación sexual, de manera que se hizo de este monólogo una grata comedia.

La imagen de Jorgito ya no es un cuadro, como en las primeras escenificaciones, sino que ahora es un muñeco de tamaño natural “que yo manejo como ventrílocuo y que representa a los hombres en el escenario muy dignamente”, comentó Pasquel.

Es interesante ver, prosiguió, cómo los hombres y mujeres reaccionamos ante diversos estímulos, y se ha hecho pensar a muchos jóvenes que están a punto de casarse, o a muchos que están recién casados, ya que se les convoca a la reflexión y corregir el rumbo para mejorar la relación en pareja. “por eso hay que ir a ver la obra con el marido, no con la amiga, pues al esposo es al que le tienen que caer los veintes”, dijo.

A la fecha se han efectuado más de 200 representaciones, agregó, y con mucho éxito, y mucha gente sale de la primera función para comprar boletos para la segunda. Ciudades a las que no se iba más que un día ya se han estado presentando 3 y hasta 4 días, además de que se programas nuevas presentaciones en donde ya se hizo la escenificación.

El cariño y la confianza que me tiene el público son importantes, y estamos segurísimos de que se la van a pasar bien y que se trata de algo divertido y nunca antes visto.

La verdad no quería hacer este monólogo, advirtió, ya que es muy difícil hacer teatro con estas características, pues se complica estar una hora y cuarto en el escenario hablando como merolico y mantener la atención del público. Sobretodo está la responsabilidad de la taquilla, pues ahora es de una sola persona. “Resulta que soy más taquillera de lo que pensé, casi como la Shakira del teatro”.

Además, se le ha puesto un toque personal importante, sobre todo en la escena final, que no está en el libro, y ese es el sentimiento que se experimente cuando se ha terminado una relación. Se improvisa mucho con la gente y eso le da también un atractivo espacial a la obra, señaló.

En otro tema, rechazó hacer mayor comentario a cerca de la serie de fotografías en donde su sobrina Frida Sofía aparece en una revista para caballeros, pues aseveró que “a nadie le interesa mi opinión, y no las he visto. Si ella considera que es lo que le conviene para su carrera, pues lo que queda es apoyarla”. Añadió que su nieta Michelle está en Estados Unidos, enfocada completamente a su carrera en la moda y que no tiene intención de posar también, lo mismo que Camila, quien va a estudiar actuación. “No se van a encuerar, dijo, ni yo tampoco”.

Para la segunda mitad del año tiene un proyecto para hacer telenovela y por ahora se avoca a trabajar en toda la república con la obra, comentó.

 

Etiquetas

Noticias relacionadas

Top