¿Quién va perdiendo?

Agenda Política

Gabriel Contreras Velázquez

RECUENTO-DE-VOTOSZacatecas, Zac.- Desde el 27 de febrero y hasta el 28 de mayo del año que transcurre, el Partido Verde Ecologista de México mantuvo 461 elementos de propaganda fija y 418 publicitarios en 10 estados de la República, con las leyendas “El Verde sí cumple”, “Vales de medicina”, “Propuestas cumplidas” o “Propuesta cumplida”.

El plazo comprende desde el momento en que el Instituto Nacional Electoral resuelve sobre el retiro de dichos materiales, hasta que el Tribunal conoce del asunto como queja por incumplimiento de medidas cautelares (o sea, por no quitar la propaganda en fecha límite del pasado 1° de marzo).

Como lo he sostenido con anterioridad, el contenido de la publicidad del Partido Verde no contraviene al modelo de comunicación política. No denigra, no diatriba, no calumnia, no difama ni a instituciones ni a personas.

Las acciones conjuntas que llevaron a una sobre exposición (entrega de monederos electrónicos, kits escolares, lentes, propaganda pagada por su bancada en el Congreso de la Unión, etc.) en tiempos de pre campaña es a donde debemos atender si queremos entender qué fue lo que rompió la equidad (legalmente), y el consenso político al interior del Consejo General del INE.

Pero volvamos a los tiempos legales. ¿Qué implica el periodo de días en que se resuelve el asunto de la propaganda fija y publicidad que contravino a la ley? Según los cánones jurídicos, durante el transcurso de la resolución y la posterior impugnación del mismo, el Verde Ecologista (así como cualquier otro partido) puede hacer valer su derecho de inconformidad. Puede incluso negarse a retirar los materiales propagandísticos y publicitarios, sino es el Tribunal quien resuelve de manera definitiva sobre el asunto.

Con ello que garantizan mantener esos espacios de promoción, no sólo los tres meses que ha abarcado este procedimiento legal (febrero a mayo), sino además el periodo previo desde que se coloca la publicidad hasta que el Instituto Nacional conoce y aborda la queja por la que se pide que sea retirada.

Luego, en sesión de Consejo General del INE del 20 de mayo las sanciones impuestas pasaron por primera vez de las multas financieras, a la sanción sobre los derechos del partido en materia de propaganda. El consejo, en una ríspida discusión -el mismo día que se analizaría el retiro del registro al partido- definió de forma inédita (tardo meses en valorar una sanción que afectara las pautas de difusión de propaganda a nivel nacional) quitarle al partido 3 días de sus spots en radio y televisión.

Pero, la sanción amortiguó en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. El 29 de mayo el pleno decidió re individualizar aquella sanción, ya que las 72 horas que la ley marca para el cumplimiento de la medida cautelar (en este caso retirar 461 elementos de propaganda fija y otros 418 publicitarios) era un plazo poco razonable.

Uno se preguntaría ¿un partido puede levantar publicidad en un día de jornada laboral, pero para quitarla 72 horas no le son suficientes? Puede que sí, puede que no. En fin, nuevamente los “tiempos legales”.

Esos mismos “tiempos legales” son con los que ahora se decide que para quitarle el registro al Partido Verde, como lo pidieron las firmas de 140 mil ciudadanos, era necesario iniciar un Procedimiento Ordinario Sancionador. Y claro, la Ley General de Partidos Políticos sólo atiende, en este caso, en su artículo 94, numeral 1, inciso E, que un partido puede perder el registro por: “Incumplir de manera grave y sistemática a juicio del Consejo General… la normatividad electoral.”

No se especifica qué procedimiento específico debe de seguirse, lo que sugiere que las condiciones políticas en el seno del consejo son las que decidirán el vaivén de una decisión que para una parte de los votantes mexicanos resulta trascendente. Hagamos un ejercicio hipotético, restemos 140 mil votos a los que obtenga el Verde el próximo 7 de junio, y nos daremos una idea de la dimensión del problema en la opinión pública.

¿Qué va a pasar con las múltiples peticiones de retirar el registro al partido? Que se van a resolver después de la jornada electoral cuando menos impacto tengan y políticamente estén en la “congeladora” de la autoridad. No soy de la opinión de que al partido se le anulará el registro, aprovecharon muy bien los resquicios legales en todo el proceso electoral.

Ello no quita que una simulación de discusión en el Consejo General del INE para quitar un registro sea un indicador de una autoridad rebasada. Al final del día los partidos hacen las leyes, y los partidos las cumplen como pueden.

Nota: Agradezco la atención con que la columnista Silvia Montes Montañez hizo a los comentarios de este lector de su espacio de opinión en el periódico Página 24. Mis consideraciones y la atención puesta al asunto le reconozco amablemente.

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top