Opaco futuro para Peña Nieto

Agenda Política

Gabriel Contreras Velázquez

pena-nieto-619x3482Zacatecas, Zac.- Sí, la nueva composición de la Cámara de Diputados Federal es una bocanada de aire para el presidente de la República en cuanto aún hay pendientes legislativos que den soporte jurídico a las reformas estructurales iniciadas en este sexenio. Así lo comenté aquí cuando las casas encuestadoras daban un panorama positivo para la coalición PRI-PVEM, apenas iniciadas las campañas electorales. Hoy, con la mayoría simple ganada por esta mancuerna legislativa, las leyes secundarias pendientes pintan para ser un mero trámite en San Lázaro.

Sin embargo, la agenda nacional ha modificado sus prioridades, y a quien menos beneficia en estos momentos es a quien pareciera que los resultados de la elección le han dado ventaja: Peña Nieto.

Persiste la percepción negativa en temas como la inseguridad (la toma de vialidades en la ciudad de Guadalajara hace unos meses, el ejemplo más cercano), los resultados magros y la tardía intervención política en el clima político alrededor del caso Ayoztinapa, las diferentes muestras de conflicto de interés y corrupción al interior del gabinete, la reforma educativa en estado de excepción por el conflicto con el magisterio disidente, y la crítica acérrima de la reforma fiscal por parte del partido opositor tradicional, entre otros.

Estos temas aglutinan actualmente la inconformidad ciudadana, misma que se refleja en los niveles más pobres de aprobación presidencial para el partido en el gobierno, sólo apenas después del descalabro político, económico y social de 1994, durante el inicio del sexenio de Ernesto Zedillo. El contraste sustancial en esa comparación es que la intención de voto en la elección del 94 ayudaba al PRI a superar al segundo lugar (PAN) por una diferencia abismal de 8 millones de votos, mientras que en 2012 la diferencia entre el primero y segundo (otra vez, PAN) fue de apenas de 2 millones de votos en promedio, mientras que en relación con el tercero (PRD) había un escalón de 5 millones.

Pareciera que a partir del siglo 20 la Democracia mexicana encontró que la legitimidad que ofrece una elección a los gobiernos -a excepción de distintos estados de la República donde todavía encontramos carros completos y mayorías aplastantes- redujo sus márgenes. Podría decirse en la lectura de los números electorales que, para algunos casos, mientras más competida sea una elección (cercanía de votos entre varios partidos), menor y/o más difícil será para el candidato ganador buscar la aprobación.

Para Peña Nieto la falta de toma de decisiones contundentes que revirtieran la percepción negativa sobre su gobierno, en distintos momentos de abierto cuestionamiento público, le ha impedido mantenerse como un activo político incluso para su propio partido que, aunque con menor votación, sigue recopilando la mayoría de puestos de elección popular a nivel nacional y local.

De mantenerse esta tendencia, el PRI, junto con el Verde, sostendrá la agenda reformista como su eje de legislativo con una variante importante: su representante. Cada día más alejadas de quien fuera su promotor (por su imagen negativa), las modificaciones constitucionales tendrán más cercanía con los grupos legislativos (encabezados por los principales actores del Pacto por México) que con el poder ejecutivo.

Además está por abrirse un abanico de posibilidades y juegos políticos hacia la sucesión o alternancia presidencial, lo que mantiene en un inminente escenario de desgaste a la imagen del inquilino de Los Pinos. Si el partido en el gobierno quiere alejar a Peña del discurso reformista y evitar contaminar los cambios legales, los grupos de oposición tendrán como encomienda resaltar los negativos de las reformas y relacionarlos directamente con los negativos en la toma de decisiones del ejecutivo.

En un frente distinto, los partidos de oposición –si la capacidad y el cálculo político se los permite- también podrán erosionar la alianza del PRI con el Verde Ecologista. A la larga lista de acusaciones que especialmente el PAN, PRD y Morena han dejado caer sobre los verdes en el Consejo General del INE, se suma ahora el conflicto por una posible nueva ruptura de la equidad, esta vez por violar la veda electoral mediante la promoción de la agenda del partido en plena jornada electoral, con artistas y deportistas como embajadores de dicha encomienda.

Ya hay un común denominador en esta ecuación política. El diario digital SinEmbargo.mx dio a conocer hace unos días que la influyente y controvertida publirrelacionista, Danna Vázquez (entre sus clientes se encuentra Sofía Castro, hijastra del presidente de la República), quien maneja las cuentas de Twitter de diversas figuras mediáticas, habría operado la estrategia de difusión el pasado domingo 7 de junio.

Uno de los artistas involucrados denunció que en diversas ocasiones durante el día le insistieron que “vendiera” sus publicaciones en Twitter a favor del Verde Ecologista. Desde 100 y hasta 200 mil pesos cada mensaje sería pagado. La investigación ya fue llevada a la autoridad electoral.

 

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top