Discuten ganadores de Premio Nobel sobre interdisciplinariedad

cyd-300615-portada-gMéxico, DF.-La Reunión Lindau de Premios Nobel de este año está dedicada al intercambio científico interdisciplinario, muestra de ello es la participación de los ganadores del Premio Nobel de Química 2014, Eric Betzig, del Instituto Médico Howard Hughes,  y William E. Moerner, del Departamento de Química de la Universidad de Stanford, ambas instituciones de Estados Unidos, y Stefan W. Hell, quien dirige el Instituto Max Planck de Química Biofísica en Alemania, en el panel de discusión: La búsqueda de la interdisciplinariedad: ¿Inspiración o Distracción?

¿Qué tan interdisciplinarias queremos que sean nuestras ciencias? y ¿qué riesgos académicos tendrán que tomar los científicos jóvenes si deciden dejar los caminos de sus disciplinas bien establecidas?, fueron algunos de los planteamientos que se discutieron alrededor de la interdisciplinariedad, término que se ha vuelto parte de las reflexiones contemporáneas acerca de la ciencia, y en las que se ha plateado que los problemas científicos, en general, no pueden estar encerrados dentro de un mismo marco disciplinario, sino que requieren el esfuerzo conjunto de varias disciplinas. Sin embargo, en la práctica, el trabajo interdisciplinario a menudo trae consigo algunos problemas, tal es el caso de la confusión conceptual, que puede presentarse cuando un término se utiliza en dos o más disciplinas, pero que tiene un significado diferente en cada una.

En dicho panel de discusión, cuyo objetivo principal fue debatir el concepto de interdisciplinariedad y su relevancia para los avances científicos, también participaron Martin Chalfie, del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Colombia de Estados Unidos; Steven Chu, del Departamento de Física de la Universidad de Stanford, y fue moderado por la joven científica Sibylle Anderl, del Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble en Francia.

Los tres científicos laureados con el Nobel de Química 2014 –que presentaron conferencias individuales y tuvieron sesiones de diálogo con jóvenes investigadores– obtuvieron el reconocimiento “por el desarrollo de la microscopía de fluorescencia de alta resolución”, que a diferencia de las técnicas de microscopia óptica tradicionales, permite ver células a escala nanomolecular. Así, durante mucho tiempo la limitación de la microscopía óptica tradicional era la resolución, sin embargo los tres investigadores utilizaron moléculas fluorescentes para eludir esta limitante.

En 2014 el comité del Nobel premió el trabajo sobre dos principios que han hecho posible la “nanoscopía”. El primero fue descubierto por el doctor Hell –quien presentó ayer en Lindau la conferencia plenaria Microscopía óptica: La revolución de la resolución–, que  requiere de dos rayos láser, uno que estimula  las moléculas fluorescentes para hacerlas brillar y otro que cancela el brillo generado con excepción del que se encuentra en un volumen nanométrico.

El segundo método, que se basa en la capacidad de encender y apagar la fluorescencia de moléculas individuales, fue desarrollado por los estadounidenses Betzig -que dictó Trabajando en donde otros no lo hacen– y Moerner -cuya ponencia se tituló Diversión con luz y moléculas individuales. Con esa técnica, los investigadores fotografiaron la misma área varias veces dejando que en cada ocasión brillaran menos moléculas, para posteriormente superponer las imágenes, logrando con ello una resolución capaz de alcanzar el nivel nanómetrico.

La 65ª Reunión Lindau de Premios Nobel inició actividades el domingo tras la inauguración encabezada por la condesa Bettina Bernadotte, presidenta del Consejo para los Encuentros de Premios Nobel de Lindau; Joachim Gauck, presidente de la República Federal de Alemania y Carl-Henrik Heldin, presidente del Comité de la Fundación Nobel. Esta reunión terminará el próximo viernes 3 de julio.

Lindau, ciencia, arte y algo más

Lindau, una pequeña ciudad alemana de apenas 25 mil habitantes situada en una isla a las orillas del lago Conztanza, en Baviera, no sólo alberga desde el domingo pasado a más de 65 ganadores del Premio Nobel y 650 jóvenes investigadores de postdoctorado y estudiantes de doctorado de 90 países, también lleva a cabo un programa artístico paralelo a la actividad académica, y la música ha sido parte de estas expresiones en la que ya han participado la Orquesta Filarmónica de Viena y la banda La Gapette.

Además, en el Museo de la ciudad, con el objetivo de mostrar el desarrollo de los encuentros durante los últimos 60 años,  presenta la exposición “Las Reuniones Lindau de Premios Nobel: Ahora y entonces”.

La exposición se compone de cuatro salas temáticas, una de ellas es “Los laureados”, en la que se exponen los retratos de los ganadores del Premio Nobel, o la sala “Proyectos de alcance”, en la que se presenta la serie Bocetos de Ciencia del fotógrafo Volker Steger y que está igualmente dedicada a los laureados y a sus descubrimientos. La particularidad de esta muestra es que el artista pidió a varios Nobel que dibujaran en papel y con lápices de colores sus hallazgos. Esta serie, que consta de 50 fotografías, fue lanzada en el Museo Nobel en Estocolmo en junio de 2012, y desde entonces ha estado de gira por todo el mundo; en este proyecto participan el Museo Nobel de Estocolmo y las Reuniones Lindau de Premios Nobel.

Goldcorp

Noticias relacionadas

Top