Caso de feminicidio llega a la Corte

Por: Anaiz Zamora Márquez

CIMACFoto: César Martínez López

CIMACFoto: César Martínez López

Cimacnoticias | México, DF.- Ante las irregularidades en las que incurrió el Poder Judicial de San Luis Potosí, el asesinato de Karla del Carmen Pontiago será analizado por la SCJN.

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió para su análisis el caso del asesinato de la joven Karla del Carmen Pontiago Lucciotto, en el que las autoridades judiciales de San Luis Potosí (SLP) cometieron omisiones y malas actuaciones al investigar este feminicidio.

Esta es la segunda ocasión en la que la SCJN atrae para su estudio otro caso de feminicidio caracterizado por la impunidad y la falta de acceso a la justicia para las víctimas.

En marzo pasado, la Corte emitió un fallo histórico al ordenar a las autoridades del Edomex volver a investigar la muerte de Mariana Lima Buendía, joven asesinada en 2010. La PGJEM debe resarcir todas las fallas que cometió en su indagación, al considerar que no se trató de un feminicidio, sino de un “suicidio”.

En el caso de Karla del Carmen Pontiago –ultimada en 2012–, la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho solicita a la SCJN que repare la investigación de los hechos hasta la etapa de la averiguación previa, a fin de que se repongan todas las omisiones que ignoraron la violencia que padeció la víctima, y derivaron en que el agresor fuera sentenciado por “homicidio culposo” y no por feminicidio, y al final quedar en libertad.

IMPUNIDAD

Desde julio de 2011 en SLP está tipificado penalmente el delito de feminicidio. Se estipula que se deben investigar las muertes de mujeres en las que haya existido alguna relación entre la víctima y el victimario, y hubiera signos de violencia sexual o antecedentes de cualquier agresión. Hasta ahora en la entidad no hay sentencia alguna por este crimen.

La organización Enfoque de Igualdad detectó que de 2003 a 2013 se cometieron 203 casos de feminicidio, y 109 asesinatos de mujeres; el índice de impunidad alcanzó más de 80 por ciento.

Enfoque de Igualdad documentó el caso de Karla del Carmen Pontiago, estudiante de nutrición que además trabajaba como masajista. Fue asesinada cuando tenía 22 años. La Procuraduría General de Justicia (PGJ) clasificó su muerte como un “accidente”, pero su familia considera que fue un feminicidio.

Su madre, Esperanza Lucciotto, relató a Cimacnoticias que a mediados de 2012 Karla conoció a Jorge Vasilakos Reyes, empresario potosino que la invitó a trabajar como edecán en la feria del estado.

A las dos semanas de haber sido contratada, Karla contó a su madre que Jorge le había robado el celular y la había ofendido verbalmente. Al empresario no le gustaba que ella platicara con sus amigos.

La joven dejó el empleo, pero Jorge la siguió buscando y le ofreció trabajo como edecán en “El Play”, una discoteca de su propiedad. “Jorge comenzó a acosar a mi hija; iba al spa primero con el pretexto de pagarle lo del fin de semana, y después acudía a que le dieran masaje”, recuerda Esperanza.

Fernando Lucciotto –hermano mayor de la joven– narra que la noche del sábado 27 de octubre de 2012 dejó a Karla a las puertas de “El Play”. Al regresar por ella a las 2 de la mañana, se percató de que el lugar estaba vacío, aunque a esa hora solía estar siempre lleno. La llamó a su celular pero ella no contestó, así que se acercó a la entrada del lugar.

“Uno de los guardias me dijo que Karla se había cortado; como pude me metí y recorrí los dos primeros pisos sin encontrarla; vi unas escaleras que daban a un tercer piso, subí y ahí la encontré tirada en medio de un charco de sangre y con las botas desabrochadas; con ella estaba una joven que le tomaba las manos. Karla alcanzó a decirme: ‘ayúdame’.

“La levanté y agarré el celular que estaba tirado junto a ella; también había dos billetes llenos de sangre como si alguien se los hubiera aventado”, cuenta Fernando. Vasilakos ni siquiera se acercó para explicar lo sucedido.

Karla fue trasladada de urgencia al Hospital Central de SLP. Los médicos pidieron a la madre su autorización para amputarle la pierna derecha, pues tenía una herida de más de 10 centímetros que le había tocado el hueso. Tras la operación Karla estuvo en terapia intensiva.

“Era claro que no era un accidente. Karla tenía marcas en el brazo, dedos marcados en el cuello, un gran golpe en la cabeza, el ojo prácticamente salido, y el labio hinchado como si la hubieran mordido”, contó Esperanza.

La joven no tuvo mejoría. “Karla murió a la 1:30 de la mañana (del lunes 29 de octubre de 2012). Un agente judicial de apellido Carvajal llegó como a las 2 de la mañana a tomarnos la declaración; después nos enteramos de que esa denuncia se perdió”, relató.

El MP Especializado en Delitos de Alto Impacto de SLP abrió la Averiguación Previa AP/PGJE/SLP/UEDADO/217/XI/2012, que contiene una versión “muy distinta” a la de la familia.

El MP aseguró que un agente ministerial acudió al hospital tras una llamada del personal de salud, pero que no pudo tomar la declaración de Karla porque estaba inconsciente, y no encontró a ningún familiar. Según la averiguación, la PGJ acudió a la discoteca “El Play” la tarde de ese 29 de octubre, donde las evidencias ya estaban resguardadas.

Las autoridades dijeron que la muerte de Karla fue “un accidente”, pues las luces del tercer piso estaban apagadas y ella subió corriendo. Explicaron que por la falta de iluminación la joven no vio la puerta de vidrio y chocó contra ella, lo que hizo que se rompiera y el cristal le provocara una herida en la pierna y los múltiples golpes que le causaron la muerte.

El dictamen de la necropsia –cuya copia tiene Cimacnoticias– señala que Karla presentaba 39 lesiones en el cuerpo, sus genitales externos tenían un edema importante, y que la causa de la muerte fue “choque hipovolémico secundario a lesión de arteria y vena femoral derecha”, es decir que se desangró.

Marco Barrera, representante legal de la familia, explicó que el MP investigó sin avisar a la familia, la cual pudo acceder al expediente hasta que un tribunal colegiado ordenó a la PGJ –11 meses después de la muerte de la joven– abrir la carpeta.

Sin considerar las pruebas aportadas por la familia, ni el acoso del que fue víctima Karla, en agosto de 2013 un juez dictó auto de formal prisión contra Vasilakos por “homicidio culposo”, pero pudo pagar una fianza y quedar libre.

Con información de http://cimacnoticias.com.mx/ 

 

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top