“Comprobé en carne propia que Mecanismo de Segob no sirve”

Por: Anayeli García Martínez

mediosCimacnoticias | México, DF.- La periodista del portal Desinformémonos Flor Goche denunció que el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, de la Secretaría de Gobernación (Segob), fue “omiso” ante el allanamiento de su departamento este martes 8 de septiembre, al alegar que “no tiene facultades para investigar”.

El robo al departamento que Goche comparte con la reportera de la revista Contralínea Elva Mendoza, ocurrió entre las 9 de la mañana –cuando la informadora salió de su casa– y las 7 de la noche que regresó, y se dio cuenta de que la puerta principal no tenía seguro y de que fueron sustraídas dos computadoras y documentos de trabajo.

“Cuando me di cuenta de toda esta situación lo que hice fue apretar el ‘botón de pánico’”, explicó a Cimacnoticias Flor Goche, quien también fue colaboradora en la revista Contralínea.

Ambas reporteras cuentan con un “botón de pánico” en su domicilio, luego de que el 18 de abril de 2014 la casa de Miguel Badillo, director de la revista, fue allanada, y de que el 24 de junio del mismo año las oficinas del medio de comunicación fueron saqueadas, por lo que el 18 de julio de 2014 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó a las autoridades mexicanas otorgar medidas de protección para las y los comunicadores que laboran en Contralínea.

Como resultado, las y los reporteros de la revista ingresaron al Mecanismo de Protección, instancia de la Segob encargada de proteger a periodistas y activistas en riesgo, pero a decir de Goche en esa ocasión no funcionó, como tampoco sirvió de nada en una ocasión cuando en la revista recibieron una amenaza telefónica e intentaron usar la misma herramienta de auxilio.

Al no obtener respuesta con el “botón de pánico”, la reportera llamó por teléfono al Mecanismo de Protección, pero su personal le dijo que no podían hacer nada porque no tenían la facultad de investigar. Aún así ella insistió en que no funcionó el “botón de pánico”.

Minutos más tarde dos policías llegaron a su domicilio. Ella les pidió que tomaran las huellas dactilares o demás acciones para recabar la información. Sin embargo, los agentes alegaron que a ellos les informaron que había un delito en flagrancia y por eso acudieron al lugar, pero en vista de que ya no estaban los ladrones “no podían hacer nada porque ellos no investigaban”, contó Goche.

Sólo para hacer la denuncia, el personal del Mecanismo se negó a apoyarla porque cuando la reportera les llamó por teléfono para pedir que la ayudaran a solicitar que los peritos acudieran a su casa, ellos le dijeron que no podían hacerlo, pero le pidieron que una vez que tuviera la Averiguación Previa, les enviara una copia para que intervinieran.

Flor Goche narró que siguió insistiendo, al grado que el personal del Mecanismo le preguntó si en su medio de comunicación no había área jurídica, pues es la que debería asesorarla y no la instancia de Segob.

“Fueron los primeros a los que recurrí (el Mecanismo); incluso antes de ponerme en contacto con Contralínea –por las medidas que tengo y porque estuve trabajando con ellos– y con Gloria Muñoz (directora) de Desinformémonos. Con quien primero me comuniqué fue con el Mecanismo para sentirme acompañada, cobijada”, abundó la reportera.

“Comprobé en carne propia que este Mecanismo no está funcionando”, pues en este caso se demostraron las falencias y la falta de compromiso del Mecanismo con los periodistas y con los defensores de Derechos Humanos, criticó Goche.

 

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top