Matrimonio infantil, una práctica común en México

Para las niñas es un escape de la violencia familiar y para las familias una forma de reparar el honor

Por: Gabriela Ramírez
Matrimonio infantil, una práctica común en MéxicoSemMéxico.- El matrimonio representa para las niñas, una forma de escapar de la violencia en sus hogares y para las familias la vía para “reparar el honor” en caso de un embarazo a temprana edad.

En México el matrimonio infantil es una práctica común. Según datos de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014, en 23 de las 32 entidades al menos una de cada cinco mujeres entra en unión conyugal antes de cumplir 18 años de edad.

Este fenómeno no es exclusivo de zonas rurales o poblaciones indígenas, pero está asociado a condiciones económicas y educativas.

De acuerdo al informe publicado en 2012 del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNPFA) “Marrying too Young. End Child Marriage”, en el que se presenta la prevalencia y tendencias del problema en países en desarrollo, México tiene una tasa de matrimonio de menores de edad de 22.9 por ciento, que si bien está por debajo del nivel crítico de 30 por ciento, es de las más altas de América Latina (sin incluir el Caribe), solo superada, por Honduras, Guatemala, Brasil y Colombia.

El panorama nacional

Según datos de la ENADID 2014, Chiapas es la entidad que ocupa el primer lugar en matrimonio infantil: 8.4 por ciento de matrimonios en menores de 15 años y 30.4 por ciento en menores de 18 años. En esta entidad se rebasa el nivel crítico de 30 por ciento destacado por UNFPA.

Durango, Campeche y Tabasco se encuentran entre las entidades con más casos de matrimonio antes de los 15 años.

Nayarit, Zacatecas y Chihuahua entre las primeras en matrimonio en menores de edad, pero no entre las de menores de 15 años.

Once entidades federativas presentan las tasas de matrimonio infantil más altas en mujeres urbanas (entre 20 y 25 por ciento), destacan Aguascalientes, Baja California Sur, Guanajuato, Michoacán y Nuevo León.

En el caso de las mujeres rurales, únicamente en dos entidades no se rebasa el nivel de 20 por ciento pero se ubican muy cerca de este nivel: Baja California Sur y Aguascalientes, con tasas de 19 y 18 por ciento, respectivamente.

En Chihuahua, Veracruz, Chiapas y Oaxaca cerca o más de la mitad de las mujeres con educación primaria entraron en unión conyugal antes de cumplir 18 años, alcanzando hasta 62 por ciento en las dos primeras.

Respecto a la situación de las mujeres indígenas, en Campeche, Quintana Roo y Yucatán no se observan diferencias significativas en las tasas de matrimonio infantil entre las hablantes y las no hablantes de lenguas indígenas.

Sin embargo, en Veracruz la proporción de jóvenes hablantes de lengua indígena que se unieron antes de los 18 años es más del doble con las no hablantes: 56 por ciento contra 24.
En Chiapas y Oaxaca, las entidades con mayor porcentaje de jóvenes de 20 a 24 años hablantes de lengua indígena, la diferencia entre las hablantes y no hablantes en la proporción de unidas antes de los 18 años es de al menos diez puntos porcentuales: 40 por ciento contra 27 y 33 contra 22, respectivamente.

Cuestión de desigualdad de género

Según ONU Mujeres México, el matrimonio infantil es un fenómeno predominantemente femenino resultado de una clara diferenciación de género.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de la Juventud 2010, 3.9 por ciento de los varones de 20 a 24 años de edad se unió conyugalmente antes de cumplir la mayoría de edad, mientras en las mujeres la cifra es de 17.3 por ciento.

Éste hecho permite dar cuenta cuenta de que las mujeres menores se han unido con varones considerablemente mayores que ellas.

Datos de la ENADID 2014, señalan que 21.5 por ciento de las mujeres de 20 a 24 años de edad se unieron antes de cumplir la mayoría de edad, mientras 3.8 por ciento, antes de cumplir 15 años.

El 14 por ciento de las niñas que se unieron antes de los 15 años, solo contaba con estudios de primaria, mientras que en aquellas que aprobaron al menos un año de secundaria, esta cifra se dedujo a la mitad.

La legislación

Recientemente en la Ciudad de México se puso en marcha una reforma al Código Civil para eliminar el matrimonio infantil.

En el ámbito nacional, el 30 de abril de 2015 la Cámara de Diputados aprobó reformas al Código Civil Federal, que instituyen la edad de 18 años como mínima para contraer matrimonio en México tanto en varones como en mujeres.

En 25 entidades los Códigos Civiles no establecen una edad mínima de 18 años para contraer matrimonio o bien, permiten dispensas para que menores puedan unirse con el consentimiento de padres o tutores.

Seis entidades, y ahora la Ciudad de México, no permiten el matrimonio infantil.

Organizaciones civiles han exigido a las autoridades que armonicen los códigos civiles estatales. El Observatorio de Violencia Social y de Género en Campeche ha impulsado en Change.org una petición para que los gobiernos de los Estados, las Comisiones de Igualdad de los Congresos locales y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos incorporen en sus códigos civiles la prohibición explícita de la dispensa que permita el matrimonio infantil y que armonicen las leyes secundarias.

Hasta el momento la petición ya ha alcanzado más de 23 mil firmas.

Los valores tradicionales

El matrimonio representa para muchas niñas una forma de evadir la violencia que viven en sus casas, pero sigue siendo un valor importante en la sociedad actual.

Cinthya, nombre ficticio de una mujer cuya identidad no ha querido revelar, es originaria de la Ciudad de México. Antes de cumplir los 14 años se fue con su novio, un hombre que entonces tenía 28 años.

La razón de la huida, más allá del amor, del romance y por supuesto de una conciencia plena del paso que estaba a punto de concretar, fue huir de la violencia en su casa donde compartía el techo con siete hermanos.

Luego de escapar con el novio hacia Hidalgo y desatar la furia de su familia, Cinthya accedió a casarse por presión de su suegra, por la iglesia, por el civil y con vestido blanco, así quedó limpio el honor de la familia y, claro, el de la novia.

“El matrimonio es el vehículo para restaurar el orden y el honor de la familia y de la mujer, no se si es la mejor alternativa, yo creo que en lugar de eso las niñas merecen más atención y tener más y mejor información relata esta mujer que al paso de los años ha conseguido un importante puesto político en la Ciudad.

Lo que estaba por venir era algo que no había imaginado. No tenía idea de lo que sucedería en “la noche de bodas”, de lo que era el sexo y por supuesto de las responsabilidades que le trajo el estar casada.

Así , sin saber, llegaron dos hijos, con ellos más responsabilidades y la obligación de trabajar para mantenerlos. Incursionar en Tupper Ware le hizo adquirir una serie de herramientas que la llevaron al mundo de las organizaciones sociales y posteriormente a la política.

El matrimonio no fue para siempre. Cinthya se divorció y años después encontró una pareja con la que conoció “un amor diferente”.

“En mi primer matrimonio no supe nunca lo que era el amor, es más ni siquiera disfrutaba ni sabía que podía disfrutarse el sexo, eso lo descubrí ya mucho más grande”.

Cinthya atribuye éste hecho en su vida a la falta de atención de los padres. Es de las pocas mujeres que han podido romper el ciclo de una vida con pocos recursos y con oportunidades limitadas. La mayoría no logra y sus descendientes replican los patrones.

“Las niñas necesitan atención, necesitan información y sobre todo saber que pueden construir un futuro, que no todo consiste en tener un matrimonio” concluye.

Con información de www.semmexico.org

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top