La falacia de la “planilla única”

Por: Gabriel Contreras Velázquez

RECUENTO-DE-VOTOSZacatecas, Zac.-Persiste un exceso de buena voluntad alrededor de la idea de una “planilla única”, o “candidatura común”, o “gobierno colectivo”, para suplir a la administración interina en el ayuntamiento de Zacatecas.

Bajo la premisa ambigua de que este gran acuerdo político -aseguran- ahorraría a las arcas del estado el recurso destinado a la organización y calificación de una elección extraordinaria, los partidos llaman al consenso alrededor de dicha figura.

Pero las ideas y los discursos van en contrasentido con los hechos. Este fin de semana la ratificación de al menos dos coaliciones que participaron en la pasada elección habla de que los Comités Ejecutivos Nacionales del PRI, PVEM y PANAL no habían siquiera tomado en cuenta –hasta hace unos días- la posibilidad de un pacto de tal magnitud. Lo mismo en las sedes nacionales del PRD, PAN, MC y PT.

Y es que la famosa propuesta de “pluralismo” y “unidad” detonó en los medios de comunicación semanas después de que la convocatoria para un proceso electoral extraordinario fuera presentada y aprobada en la Legislatura local. Ya era tarde para pensar en buscar la manera de evadir el obligado ejercicio democrático que por ley –les guste o no a quienes no se pronuncian en contra de las votaciones- sucedería en la capital zacatecana.

Las dirigencias nacionales de todos los institutos políticos tuvieron una última oportunidad de empujar ese acuerdo común para que un frente amplio de partidos se registrara ante la autoridad electoral el pasado 22 de octubre, fecha en que concluía el periodo de inscripción de coaliciones. No sucedió así porque, insisto, la propuesta de “planilla única” se ventiló con un par de días de anticipación a la fecha de dichos registros. Muy tarde para un cabildeo entre ocho fuerzas políticas involucradas, con excepción de Morena.

Frente a una jornada extraordinaria insalvable, la idea de un “gran acuerdo común” no sólo deja de tener relevancia sino viabilidad. La elección en marcha nuevamente será para quien obtenga la mayoría de votos, y las regidurías plurinominales se distribuirán entre las otras fuerzas políticas dependiendo su porcentaje de representación. Tal y como siempre ha funcionado el sistema electoral de acuerdo a las normas vigentes.

El debate alrededor de la “candidatura única” (ahora incluso el obispo Sigifredo Noriega se ha pronunciado a favor de tal) es discusión bizantina justo en el periodo en que las precampañas se encuentran en marcha, pero sin que los partidos hayan presentado a sus respectivos precandidatos. Esto los deja sin posibilidad de realizar actividades proselitistas, ya que de acuerdo a la Ley Electoral local la promoción política podrá iniciar una vez que proceda el registro de las precandidaturas.

Esto deja al ciudadano y a las militancias de los partidos sin propuestas reales para observar en una precampaña que durará apenas 10 días, y una campaña relámpago de otros 20 días. El tiempo transcurre y los planteamientos políticos, naturales en un proceso electoral, simplemente se encuentran ausentes.

Ahora bien, quienes se han mantenido distanciados del juego inocuo de la coalición plural de partidos, ahora están ocupados en aprovechar los tiempos de precampaña y campaña para posicionar nuevamente al Movimiento de Regeneración Nacional.

Como anticipamos en este espacio, en Morena a falta de presupuesto en el partido debido a que el recurso que devengarán al Instituto Nacional Electoral por concepto de multas es mayor a su financiamiento en este 2016, se dedicará a buscar la nota mediante conferencias de prensa y mítines “sin candidato”. Probablemente asistan a los comicios ‘por mero trámite’.

Supuestamente inscribirán a un ciudadano cualquiera en la boleta electoral para cumplir con los requisitos burocráticos, y conducirán un fuerte llamado al “abstencionismo” y a no legitimar el robo que el “PRIGobierno” azuzó en la capital. Han comenzado con una conferencia de prensa el pasado domingo, en la que David Monreal reavivó las sospechas alrededor del supuesto enriquecimiento ilícito de la familia Alonso durante el sexenio pasado. Un tema que la agenda pública había desvanecido con el estado crítico en las finanzas estatales (consecuencia del señalado saqueo).

En Morena aprovecharon el vacío comunicativo que el gabinete de Alejandro Tello ha hecho con respecto a la falta de carga de responsabilidades a funcionarios públicos bajo sospecha de desvío de recursos. Al no haber culpables del estado financiero deplorable en que se encuentra Zacatecas, los tiempos electorales del partido de Andrés Manuel se deslizarán sobre la pendiente oportunista de las acusaciones y los señalamientos.

No importa que la prioridad para el Movimiento de Regeneración Nacional no sea dirigirse al fondo de las acusaciones, buscar a los culpables del “atraco”, ni la estricta aplicación de la ley. Lo que busca el tabasqueño son los temas que lo mantengan vigente en la agenda pública.

Mientras, los demás partidos, buscan por todos los medios un acuerdo irrealizable.

Twitter: @GabrielConV

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top