Todos debemos involucrarnos para solucionar la violencia: MAR

Zacatecas, Zac.-El ex gobernador del estado, Miguel Alonso Reyes, sostuvo en entrevista, a propósito del tema de la violencia que se vive en la entidad y el país, que se trata de un flagelo y un problema que se presenta a nivel nacional que ha rebasado fronteras y superado estrategias. Lamentablemente el crimen organizado sigue evolucionando cada vez más con acciones y herramientas más sofisticadas, lo que ha repercutido en un deterioro en la calidad de vida de muchos mexicanos que se han visto afectados en la vida de sus familiares o en su patrimonio.
Por otro lado, la demanda permanente de drogas de Estados Unidos genera que esta situación siga viva con acciones más violentas, y se ha visto un aumento en el consumo de drogas en la República Mexicana, y el contrabando de armas de aquél país es algo que no se ha podido frenar y se presenta con intensidad.

Además, destacó el rezago que existe en México en materia de desigualdad social y de pobreza sigue generando violencia y situaciones que no permiten evolucionar de forma armónica a la sociedad, y persiste la necesidad de seguir trabajando en la material.

La ubicación geográfica de zacatecas ha sido complicada en el tema, pues estamos en un punto neurálgico del centro-norte de México, rodeados por estados que históricamente han tenido condiciones de violencia, dijo, a pesar de los esfuerzos que se hacen. “Todos tenemos que sumarnos en la búsqueda de mejores estrategias”.

En cuanto a una posible manera de revertir la violencia, manifestó que no hay que bajar la guardia ni disminuir cualquier esfuerzo. Es un asunto de tener, por un lado, mejores fuerzas de seguridad, más capacitadas, más honestas y equipadas, y por otro lado, trabajar en el asunto de la prevención, de generación de empleos y de disminución de la pobreza, además de atención a las víctimas y de mejorar el marco jurídico.

Es una corresponsabilidad de los distintos órdenes de gobierno y de la sociedad, y reiteró que todos debemos participar en materia de prevención, sin dejar de lado la capacidad de reacción y de contención. Son acciones paralelas que deben llevarse a cabo de la mejor manera, y todas son necesarias.

Sin embargo, reconoció que en ocasiones la Federación ha dejado solos a los estados, incluso, la misma Federación se ha visto rebasada por este fenómeno. Los eventos violentos han hecho que se trasladen fuerzas federales a las regiones, y se tiene un “estira y afloja de la misma cobija”.

Se debe buscar que no se vayan las fuerzas federales de Zacatecas, agregó, y comentó que es necesario seguir solicitando que se apoye a las entidades en este sentido.

En entrevista con el periodista Francisco Elizondo, en el programa matutino de noticias A Tiempo, y a pregunta expresa de si esta situación es solamente culpa de la autoridad, el ex mandatario sostuvo que el responsable en turno enfrenta una realizad y una condición derivada de un origen o con múltiples causas, y que se deben enfrentar. Consideró “un tanto injusto” que solamente se le responsabilice a una persona, ya que es una tarea compartida, aunque el gobernador, en su momento, es la figura política visible en la que la gente tiene puestas sus esperanzas. Además, en el artículo 21 constitucional se tiene la responsabilidad, junto con la Federación y municipios, estar a cargo de la seguridad.

La sociedad tiene una participación fundamental, advirtió, ya que la confianza de la misma a las acciones emprendidas y a las estrategias es básica para que se logren éxitos. Cada golpe a la delincuencia se debe reconocer y esto debe alentar a seguir adelante, “saber que somos más los que estamos a favor del bien que los que están a favor del mal”. La denuncia a tiempo es básica para evitar más sucesos de violencia.

Le manifestó el periodista que varios ex gobernadores han manifestado, en entrevistas igualmente transmitidas por ese medio informativo, que Miguel Alonso tiene mucho que ver con las condiciones de violencia al haber tolerado tantos antros en el Centro Histórico y por la enorme deuda que se le dejó al actual gobernador, Alejandro Tello.

Ante ello, Alonso Reyes señaló que es lamentable que se aproveche la iniciativa de parte del medio informativo para buscar sin elementos y con imprecisiones, y en otros casos con falsedades y mentiras, el señalar cosas completamente fuera de la realidad.

En el tema de los antros, como origen del problema, le pareció una visión muy simplista ante un problema multifactorial que abarca a toda la región y al país.

“A veces se opina de oídas y no se tiene la claridad, con elementos fundados, de qué se ha hecho en los últimos años en la entidad, y se queda la idea y la visión de hace 30 años”.

En lo que se refiere a lo manifestado por la también ex gobernadora, Amalia García Medina, en el sentido de que emitió declaraciones fundadas en la absoluta falsedad. “Es una falta de respeto a la memoria y a la inteligencia del pueblo zacatecano el gratar de justificar los errores de las personas que en su momento se cometieron en seguridad pública”.

Algunas cosas que señaló están viciadas con falta de ética y de deshonestidad personal al pretender endosar errores y desaciertos, de evadir la responsabilidad que cada quien debe asumir de lo que nos tocó enfrentar.

“Los zacatecanos recibimos una enorme deuda, pero de ella. La deuda fue registrada en la Secretaría de Hacienda de manera tramposa por un monto aproximado de 650 millones de pesos, cuando la realidad de los adeudos fue superior a los 5 mil millones de pesos. Se incluye en la deuda no registrada, y que nos tocó enfrentar, el PPS de Ciudad Gobierno, una obra que se recibió en etapa gris, sin servicios, y cuya deuda estaba contratada para pagarse a más de 20 años, con el equivalente a pago mensual por mantenimientos de un millón de dólares. Además, estaba contratado a cargo de las participaciones federales, lo que todavía me parece más ofensivo a los zacatecanos”.

Si no se pagaba la mensualidad, se disminuiría de las participaciones federales, lo que fue “verdaderamente leonino”. Se enfrentó el tema y se reestructuró el problema para trasladar el PPS a deuda real y se aprovechó la obra negra para concluirla.

La ex gobernadora también dejó adeudos al IMSS, al Infonavit y no se pagó parte del Hospital General. Se quedaron pendientes de pago a bancos a corto plazo, a contratistas y proveedores que a un año todavía no se les pagaban.

“Si alguien conoció lo que se recibió, y la enorme deuda que se enfrentó, es el gobernador Alejandro Tello, que al principio de mi administración fue secretario de Finanzas”.

La parte que le correspondió de los 7 mil 400 millones de pesos, que fue como finalmente se entregó la deuda, cerca de 70 por ciento está compuesta por la deuda real que se heredó, dijo, mientras que el resto se compone de otros compromisos financieros que era importante asimilar.

Aquí entra, en parte, la inversión que se hizo en materia de seguridad pública, la construcción de los dos batallones militares, de las cinco Unidades Regionales de Seguridad (Unirse), de aumentar de 200 a mil policías estatales, la adquisición del helicóptero, vehículos acorazados y camionetas blindadas, que no tenía la Policía Estatal Preventiva.

Además, se generó un sistema de videovigilancia en los municipios más grandes, y se decidió sumarle esta inversión para combatir la delincuencia, pues de otra suerte hubiera sido imposible hacerla, pues estaban los compromisos de deuda pública en los municipios, el gasoducto, y el complemento de pago de nómina al sector educativo, que sigue siendo un compromiso muy delicado.

“Las dos administraciones anteriores comprometieron financieramente al estado con cada vez más prestaciones al magisterio sin que se haya proyectado si se podía realizar, dentro del pago de maestros, y sin menospreciar la labor de los docentes”.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top