… LOS CANDIDATOS, AL DETECTOR DE MENTIRAS Y DE PASO AL ANTIDOPING

Referente periodí­stico…

Por Gerardo DE íVILA (*)

Si Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y quien resulte el candidato (a) del PAN, aspiran a suceder al presidente Felipe Calderón Hinojosa, de entrada, deben cumplir con un requisito imprescindible: no mentirle más a la sociedad.

Los partidos polí­ticos también deberí­an hacer lo mismo. Y aunque los acuerdos polí­ticos no sirven de nada, no estarí­a de más, que los presidentes nacionales impulsaran entre la militancia campañas de altura, de respeto, de propuestas y compromisos, sino es así­, poco habrá que esperar, que no sea una “guerra sucia”.

El paí­s no está para escuchar mentiras ni tampoco falsas promesas. De manera que, no es descabellado proponer que los candidatos se sometan, primero, al detector de mentiras, y posteriormente, a un examen antidoping.

Por supuesto, los precandidatos que quieren llegar a las cámaras deberí­an hacer lo mismo. La sociedad mexicana tiene el derecho a saber que la clase polí­tica está apta fí­sica y mentalmente para asumir cargos de esta naturaleza.

Si las y los precandidatos tienen carisma, inteligencia, visión, dinero, respaldo, entre otros atributos, que mejor, pero eso ya es otra cosa. De poco o nada servirán dichas cualidades si las mentiras y las falsas promesas forman parte del discurso polí­tico y su plataforma electoral.

Hasta este momento, los precandidatos han dicho púbicamente que saben más o menos cuáles son los grandes problemas de México, pero lo que no han señalado son los cómo para resolverlos.

Ante el escenario que estamos planteando, en nuestra óptica, como nunca antes la sociedad debe reflexionar sobre quién debe ser el próximo presidente de México. El voto debe ser ampliamente razonado. No hay que votar sólo para decir que cumplimos como buenos ciudadanos y ciudadanas.

Dicho de otra manera, llegue quien llegue al poder heredará un paí­s de cabeza, irritado, empobrecido, atrasado, en guerra, pero sobre, todo agraviado por tanta inseguridad y miles de muertos en una guerra que nadie pidió. En este momento, la cifra de caí­dos debe superar fácilmente los 60 mil.

Ahora bien, si de aquí­ a la elección de julio próximo no se presenta un estallido social o algo que se le parezca, quien resulte ganador tendrá la oportunidad de llamar A la reconciliación nacional. Urge, se requiere, es necesaria la unidad, a pesar de tanto agravio, de tanta desigualdad social.

No faltamos a la palabra, cuando decimos que los problemas de México son más profundos que la realidad que conocemos. Resolver la inseguridad, el desempleo, la desigualdad social, no se dará de un dí­a a otro. Un sexenio será insuficiente.

De ahí­ la importancia, que los ahora precandidatos, una vez que formalicen su registro, entiendan que los tiempos no están para seguir mintiendo. La sociedad está ávida de un cambio verdadero. ¿Pero quién garantiza ese cambio? Lo que está en juego este 2012 es más que un presidente de la República.

El 2012 muy diferente

Es evidente, que la elección del 1 de julio, será distinta a la de 2006. En aquella jornada, Felipe Calderón Hinojosa logró vencer apenas con el 0.5 de los sufragios a Andrés Manuel López Obrador. Sólo como referente, en votos significó alrededor de 250 mil en un paí­s con más de 100 millones de mexicanos y mexicanas.

Recapitulando: a la crisis de inseguridad, desempleo, alimentaria, de agua, entre otras que vive el paí­s, habrá que agregarle otros cánceres que nos aquejan y que nos tienen mal parados ante la comunidad internacional: la impunidad y la corrupción.

Los retos y desafí­os para el próximo presidente de México son muchos y diversos. Su solución requerirá del concurso de todas y todos, de la conformación de un equipo de mujeres y hombres, capaces y comprometidos. La reconciliación como nación tendrá que ser parte de la bandera de ellos. El paí­s requiere unirse.

Si bien, el aún presidente Felipe Calderón ha hecho un esfuerzo por sacar a la nación adelante, dicho esfuerzo se ha visto opacado por la guerra que libra contra el crimen organizado. ¿Volverá la sociedad a darle su confianza al PAN?

Cómo podemos observar, son demasiados los intereses que están en juego, de ahí­ la necesidad que desde ahora se le exija a los precandidatos que sean serios y no prometan lo que no puedan cumplir. ¿Estaremos ante un Estado Fallido?, de acuerdo con los teóricos aparentemente aún no, pero tampoco estamos lejos. Otro dilema a resolver por parte de los aspirantes a Los Pinos.

Por lo pronto, todos los precandidatos comienzan a mostrar sus atributos y desde luego, sus limitaciones. Y justamente, utilizan ya las redes sociales para explotar tanto una cosa como la otra. De manera que, cuidado con las mentiras, pero más cuidado con la ausencia de compromisos.

En próximas entregas, reflexionaremos sobre las propuestas y los compromisos de quienes buscan llegar al lugar del polémico presidente Calderón.

Son pues, tiempos de conocer propuestas y compromisos serios a los problemas concretos. La mentira, no debe tener cabida en la elección formal que inicia en marzo.

Para el anecdotario:

1) A reserva de equivocarnos, pero no recordamos un inicio de año tan violento como este 2012. Los enfrentamientos entre policí­as y grupos armados han sido el distintivo en estos primeros dí­as. De manera extraoficial, la cifra de muertos debe andar cercana a los 30, una veintena de narco bloqueos y el temor permanente, podrí­a ser el recuento de los daños en nuestro noble Zacatecas.

* Lo bueno, es que las fuerzas federales han estado aquí­â€¦ pero la violencia sigue.

2) La brutal sequí­a que vive la parte centro-norte de la nación comienza a causar severos estragos. Por lo pronto, la Caravana del Hambre pasó por Zacatecas el miércoles por la tarde y se espera llegue a la ciudad de México a finales de enero. Para el caso Zacatecas la realidad es exactamente la misma: las y los campesinos claman los apoyos oficiales y el hambre se asoma. No exageramos. Cuidado.

* El problema podrí­a agudizarse, los productos básicos se encarecen.

3) En el polémico tema de la deuda estatal de Zacatecas continúan las dudas, la confusión en términos de cifras no desaparece entre los grupos opositores. Ya se habla de un “zacatecanazo”, a propósito de lo que pasó en el estado de Coahuila con Humberto Moreira. La actual administración, si quiere, está muy a tiempo de aclarar todo lo que se tenga que aclarar.

* Con informar de manera veraz, seria y responsable me parece es suficiente.

4) Ahora que la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) entrará en un proceso electoral en donde la comunidad universitaria elegirá al nuevo rector, el jefe del Ejecutivo Miguel Alonso Reyes aseguró al aún rector Francisco Javier Domí­nguez Garay de que habrá un pleno respeto a la vida interna universitaria. No habrá intromisión pues. ¿Usted qué opina amable lector?

* Vamos a creerle al gobernador… pero que hay de sus colaboradores. Cuidado.

5) Los panistas siguen sin ponerse de acuerdo en la designación de su candidato a la presidencia de la República. Josefina, Santiago y Ernesto, siguen debatiendo, según ellos, sus propuestas para la solución de los grandes problemas. El 5 de febrero, se definirá lo que ya sabemos todos: “el delfí­n” del presidente Calderón, es decir, Ernesto Cordero no convence a nadie.

* ¿Y si votará el presidente por su gallo? Se me hace que no…

Es mi opinión.

(*) Periodista.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE