CLAUSURAN I PARTE DEL DIPLOMADO “COMO ARDEN LAS PALABRAS”, LITERATURA ZACATECANA

DSCF8878

Entre emotivas evocaciones, buenos consejos, ardientes palabras, buenas anécdotas, en medio de libros y una melodiosa audición de corridos mexicanos, así como, un amplio reconocimiento a los participantes, tuvo lugar la clausura de la Primera parte del Diplomado titulado “Como Arden las Palabras”, Literatura Zacatecana, trabajos comprendidos los meses de Febrero a Junio del 2013 y que se llevaron a cabo en el Centro Cultural Ciudadela del Arte.

En una verdadera tertulia y unidos por la literatura zacatecana los asistentes a este diplomado dirigido por el Maestro Veremundo Carrillo, en punto de las 5 de la tarde, acompañados por autoridades universitarias, celebraron la conclusión de los trabajos de esta primera parte con el Tema 11. Siglo XXI. Memorias.

El docente al darles la bienvenida, los introdujo con un prólogo acerca de las “Nuevas Tareas de la Bioética. “La vida si no permanece, se extingue. La vida si no cambia desaparece. Persistencia y cambio son la esencia de la vida. La Bioética tiene mucho que estudiar y que decir. (Que también la política se actualice). El hombre, ser libre con capacidad para pensar, reflexionar, querer y decidir, es siempre el mismo. Pero su conocimiento de sí mismo, del mundo y de la historia, se va clarificando continuamente. Hay que estar enterados y comprometidos. Se presentan nuevos temas, nuevos saberes y nuevas responsabilidades”…

Acto seguido se realizó un Dialogo interactivo con los escritores: Luis Rubio, Juan Almeida, Gonzalo Aréchiga, Armando Márquez y Kutzy Hernández, quienes presentaron algunos libros de su propia autoría y donde cada uno de los prolíferos autores, narró algunos párrafos manifestando la esencia de sus textos en los que plasmaron sus sentimientos y ahí en ese momento afloraron los recuerdos vividos, sobre todo su niñez y adolescencia en sus lugares de origen, allá por el rumbo de los cañones y hasta la comarca lagunera.

Dichos literatos comentaron como fue que se iniciaron en el mundo de las letras, para dejar impresas sus memorias escritas con pasión y dedicadas a sus terruños. Los escritores agradecieron además la oportunidad de criticar su obra, amén de reconocer sus agotamientos al encontrarse redactando, no sin alguna dificultad, algo de insomnio y páginas en blanco hasta el fluir de las ideas.

Mención especial, fueron los consejos que brindó la periodista Kutzy Hernández, en relación a su experiencia a fin de redactar su “Tesis”, y como su asesora le sugirió, “No antepongas el marco teórico frente a lo que te está diciendo el libro”.

Propuso, Kutzy utilizar las aficiones personales como herramienta, ejemplificó: “Puesto que a la hora de escribir, en lugar de ello me colocaba frente al televisor y veía uno de mis programas favoritos” La ley y el Orden” serie que aborda los casos de una pareja de detectives que plantean hipótesis, evidencias e investigación y ya analizados estos factores se presentan a los juzgadores: emplear lo detectivesco y aplicarlo a la hora de trabajar en mi tesis, lo que me dio resultado al

conjuntar estos elementos y enfrentar en su momento a mis sinodales, uno de ellos el más severo el maestro Veremundo”.

Posterior a la charla con los escritores, tuvo lugar una reflexión de la Novela Cristera, con gran narrativa del movimiento armado religioso, para dar paso a una audición musical de “Corridos” interpretados por el Dueto “Estampa Norteña”, conformado por Tamis Noriega y Magdaleno Hernández, originarios de Trancoso, quienes entonaron la épica popular: “Pablo del Norte”, “Rico Hacendado”, “La Tumba de Villa” y “La Toma de Zacatecas”, entre otras.

Enseguida tuvo lugar la clausura de esta parte del Diplomado, la cual corrió a cargo del Director de la Ciudadela del Arte, Héctor Ávila Ovalle, quien destacó el espíritu de los participantes, que con el esfuerzo y deseo de cultivarse cuentan ahora con amplio conocimiento literario, asimismo, los conminó a continuar el diplomado en sus siguientes facetas que redundará dijo, en favor de la cultura en la entidad.

Por su parte los estudiosos, manifestaron su reconocimiento al maestro Veremundo al formar parte de este diplomado, en voz de Rosita Caloca, les expresó con emoción que este Seminario “Es el puente entre Dios y el Hombre y esta manera de culminar el Seminario hace que las relaciones sean más fraternas y nos acerca a la posibilidad de escribir, dijo que los escritores invitados son ejemplo de lo que se puede hacer y abren las puertas de la culturización”.

Concluyó, diciendo que “El entusiasmo despertado en este taller, se vio reflejado en una hermosa tarde literaria de sorpresas, lo que los impulsa a seguir por este sendero y bajar sus pensamientos y sentimientos más íntimos al papel”. Y es que los participantes se vieron recompensados con tómbolas cuyos premios fueron precisamente preciados libros.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE