Impunidad es “más grave” que hace 25 años

Precaucion

Por: Anayeli García Martínez

Cimacnoticias | México, DF.-  La sociedad mexicana se está acostumbrando al “horror” como algo cotidiano porque los  delitos no graves al igual que los crímenes atroces o las violaciones a Derechos Humanos (DH) quedan en la impunidad, afirmó la directora de Freedom House-México, Mariclaire Acosta.
Al participar en el “Seminario internacional sobre combate a la impunidad por violaciones graves a los Derechos Humanos”, que organiza la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), Acosta dijo que hoy la impunidad es “más grave” que hace 25 años.

Explicó que según la Encuesta Nacional sobre Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, realizada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), en 2013 se cometieron en México 33.1 millones de delitos contra 22.5 millones de personas.

Tales delitos, en su mayoría del fuero común, fueron: robo, asalto con violencia y extorsión, seguidos por secuestro, homicidio y violación sexual, pero no se incluyeron en la encuesta las violaciones graves a DH.

Sin embargo, Mariclaire Acosta recalcó que la impunidad es igual en cualquier delito, lo que constituye una violación al derecho al acceso a la justicia. “Nos vamos acostumbrando al horror y a la transgresión como elementos normales de nuestra cotidianidad”, dijo la fundadora y parte del Consejo de la CMDPDH.

De esos delitos, el 93.8 por ciento quedaron impunes, es decir, 31 millones, además 65.6 por ciento por causas atribuibles a la autoridad, como miedo de las victimas a la extorsión de funcionarios, pérdida de tiempo, tramites largos, desconfianza hacia el personal, o actitud hostil del mismo.

Como muestra de la situación mexicana, Acosta destacó que según cifras oficiales, existían 23 mil 270 personas desaparecidas de las que poco o nada se conoce, excepto que la mayoría son jóvenes; y hay 70 mil ejecutados, todos presuntos delincuentes, pero de los que tampoco se sabe nada ni las razones de su asesinato.

Aseguró que hay avances como la reforma constitucional en materia de DH de 2011, pero dijo que nada ha sido suficiente para abatir la inseguridad y garantizar el acceso a la justicia de las víctimas de la delincuencia común, o de violaciones a DH.

Por ello recordó que hace 25 años la organización estadounidense Human Rights Watch publicó su primer informe sobre México, y destacó que la situación descrita en esa época no ha variado mucho: hoy se utiliza la fuerza pública para solucionar los conflictos, y las faltas de la clase gobernante quedan impunes.

Dijo que la reforma constitucional no se ha traducido en hechos reales, y como ejemplo de ello está el incremento de la delincuencia, por lo que advirtió que mientras no haya justicia no habrá democracia, y la impunidad seguirá afectando a poblaciones vulnerables como las niñas, las y los jóvenes, y las personas migrantes.

En el seminario participan juristas y abogados de Iberoamérica y organizaciones como la Fundación Konrad Adenauer-Stiftung, la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, I(dh)eas, y Amnistía Internacional México.

 

Etiquetas

Noticias relacionadas

Top