DISCRIMINADAS, MíS DE MILLí“N Y MEDIO DE EMPLEADAS DEL HOGAR

Sin contratos, sin prestaciones y además humilladas: Conapred

Por Guadalupe Cruz Jaimes

México, DF.-(CIMAC).- En México, nueve de cada 10 de las más de un millón 799 mil 51 trabajadoras del hogar carecen de un contrato escrito, y de cualquier tipo de prestación como aguinaldo, vacaciones, servicios de salud privados y seguridad social, informó el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Además de esa falta de derechos laborales, las empleadas del hogar padecen jornadas excesivas de trabajo y poco sueldo, además de maltratos, abusos y discriminación, reportó el Conapred al dar a conocer los resultados de la “Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis) 2010, Resultados sobre trabajadoras domésticas”.

Según la Enadis 2010, mientras 47.4 por ciento de las empleadas labora todo el dí­a, 43.7 por ciento gana de 500 a menos de mil pesos a la semana.

La encuesta, elaborada por Conapred, ONU Mujeres y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), además de datos estadí­sticos contiene testimonios del grado de humillación al que están expuestas las empleadas del hogar en México.

MALTRATOS

Una trabajadora indí­gena relató: “Ahí­ no podí­amos comer de lo que ella comí­a, nosotros comí­amos diferente… ahí­ no tení­amos permiso de ver televisión, ni de escuchar música, ni de platicar entre nosotras durante el dí­a que estábamos trabajando. No tení­amos derecho.

“No tení­amos permiso de usar el lavadero para lavar nuestra ropa en la semana, sólo los sábados, y cuando terminábamos de lavar nos decí­a ‘cuando terminen de lavar sus garras –así­ nos decí­a ella–, por favor me limpian bien el lavadero con cloro’, o sea nosotras, como empleadas, no tení­amos derecho a agarrar nada.

“Si querí­amos un refresco tení­amos que comprarlo nosotras, si ella veí­a que usáramos (sic) una jarra de ella nos decí­a que la tiráramos a la basura porque todo para comer de nosotros era desechable; si ella veí­a que usáramos (sic) un traste de ella lo tiraba o ella misma lo rompí­a.”

De acuerdo con la Enadis 2010, el 38.8 por ciento de las trabajadoras considera que el principal problema que enfrentan es la sobrecarga de trabajo y los bajos salarios. Le sigue con 19.3 por ciento el maltrato, abuso, humillación y discriminación.

INEQUIDAD

Las mujeres representan 91.5 por ciento de quienes en el paí­s se ocupan en el servicio doméstico, ésta es una fuente de empleo fundamental para las mexicanas, ya que casi una de cada nueve es trabajadora del hogar remunerada, es decir alrededor de 10.7 por ciento de los 17.3 millones de mujeres ocupadas en el paí­s en 2010.

En contraste, sólo hay un trabajador del hogar por cada 100 hombres ocupados en México. A pesar de ser minorí­a ellos tienen mejores condiciones laborales que las mujeres ocupadas en este sector, en términos del salario, jornada y prestaciones.

Sólo 6.8 por ciento de las trabajadoras del hogar recibe aguinaldo, 6.7 está inscrita al Instituto Mexicano del Seguro Social, 5.2 tiene vacaciones, 4 por ciento recibe ayuda de despensa, 2.1 por ciento tiene acceso a servicio médico privado, y 1.2 por ciento cuenta con un crédito de vivienda.

Mary Goldsmith, encargada del área de Investigación Mujer, Identidad y Poder, de la Universidad Autónoma Metropolitana, señala en la introducción de la Enadis que a pesar de que el gremio de las empleadas del hogar rebasa en número a otros grupos de trabajadoras y trabajadores, sus derechos no se reconocen porque “su invisibilidad económica y su exclusión como sujetas de derechos humanos laborales no se fundamenta en una cuestión de cifras, sino que es sintomática de la discriminación”.

Muestra de la discriminación que reveló la encuesta es que cerca de una quinta parte de las personas entrevistadas piensa que se justifica dar alimentos sobrantes a quienes realizan este tipo de actividad. Sólo 31.8 por ciento opina que no se respetan los derechos de las trabajadoras del hogar.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE