DEBEN ELIMINARSE LOS MONOPOLIOS Y DEMOCRATIZARSE LOS MEDIOS DE COMUNICACIӓN

Por: Gabriel Contreras Velázquez / Foto: / MIRADOR

Zacatecas, Zac.- La presentación del informe de Los Medios Digitales: México, abre un tema trascendental para las instituciones democráticas del paí­s. La libertad de expresión, mientras viva bajo el modelo de Concentración de medios de comunicación que vivimos en México, sustentado con una Legislación sobre Radio y Televisión de la década de los años 60 del siglo pasado, tendrá a los mexicanos encerrados en 2 propuestas de televisión (Televisa y Tv Azteca) y tan sólo 13 grupos radiodifusores en todo el paí­s.

Los contenidos que ofrecen estas 15 empresas son apenas algunas propuestas a las que nos hemos acostumbrado (esto no significa necesariamente que esas sean las propuestas que las personas quieren ver), ya que estos consorcios de comunicación tienen bien establecidos sus compromisos con la clase polí­tica.

La inmovilidad de una legislación que obedezca a los tiempos contemporáneos, dominados por la revolución de las tecnologí­as de la comunicación, mantiene a México como el único paí­s en donde sólo dos grandes televisoras concentran el modelo de competencia económica y cultural en contenidos transmitidos a la sociedad.

Esto significa que las maniobras para romper dicha concentración, no sólo debe de recargarse en abrir nuevos canales con la conversión tecnológica a la digitalización de la transmisión de voz imagen, video y datos, sino en la capacidad de crear y ofrecer nuevos contenidos para una población y una sociedad plural. Al mismo tiempo, debe de regularse la participación de las grandes empresas en el ofrecimiento de otros servicios como: televisión por cable, telefoní­a e internet.

Es por tal que la transformación del paí­s se abre en dos grandes vertientes: concretar las leyes que irrumpan la condensación de medios, y a su vez generar una cultura donde la sociedad busque el respeto a sus derechos o genere nuevos contenidos en radio y tv. La cultura es la base sobre la cual la sociedad podrá exigir y pugnar por esos nuevos espacios, que una legislación menos tendiente a la concentración ofrecerí­a.

Una democratización social, es al mismo tiempo una democratización de los medios, ya que la oferta de mayores espacios en radio y televisión garantiza que la libertad de expresión tenga canales en donde manifestarse.

En lo que corresponde a los Medios Públicos, los cuales sobreviven a la expectativa presupuestal que los gobiernos de los estados y el nacional le destinen, es otro tema que la sociedad es importante que tome dentro de sus demandas. Si un gobierno limita la radiodifusión o la televisión pública, entonces los espacios destinados a la sociedad son acaparados por las empresas que monopolizan la comunicación en distintos medios.

Es por eso que las propuestas que realizaron los representantes de AMEDI y el Open Society Foundations se centran en estos puntos: 1) Voluntad polí­tica para generar una Ley de Radio y Televisión cuyo objetivo sea la democratización de los medios de comunicación. 2) Que las leyes garanticen el acceso universal a la banda ancha. 3) La producción de nuevos contenidos para radio y televisión (apoyados por la sociedad). 4) Acceso equitativo a las licencias para concesiones de espacio para radio y tv. 5) El apoyo a la producción audiovisual independiente nacional y local. 6) La reforma al artí­culo 144 de los Derechos de autor, que soporte esta nueva fase de comunicación para la sociedad.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE