SOCIEDAD Y GOBIERNO

Por: Dra. Norma Julieta del Río Venegas

La relación entre Sociedad y Gobierno siempre debe de ser en sentido estricto un asunto prioritario, la transparencia y la mejora institucional es el resultado de esta relación, por tal motivo estamos obligados a promover ante la ciudadanía las iniciativas de grupos ciudadanos, con el fin de que puedan hacer valer sus derechos y contribuir con la mejora de los servicios.

Los ejercicios de monitoreo se inician con una revisión documental para conocer si los gobiernos y sus dependencias e  instituciones, cuentan con su misión, visión, objetivos, facultades, funciones y sus procesos, pero sobre todo, que estas se encuentren actualizadas, de ahí la importancia de que se cuente con un reglamento, manual de organización y de procedimientos.

Para conocer y obtener información puede ser a través de encuestas de percepción de los usuarios, encuestas a aplicar para obtener una muestra confiable, acceso a la información pública, e incluso, el ciudadano puede proponer la manera de obtener la información necesaria fuera de estas herramientas.

Los monitoreos más frecuentes para conocer el grado de cumplimiento se dan en las dependencias y entidades que ofrecen servicios directos al público, como programas sociales y las ejecutoras de obras publicas.

En este sentido, existe la Guía de Monitoreo Ciudadano de la Secretaría de la Función Pública que establece como objetivo contribuir con la promoción de la participación ciudadana mediante el ejercicio del derecho a la información y la rendición de cuentas para detectar necesidades y expectativas de los usuarios.

La nueva relación Sociedad – Gobierno ha trascendido de tal manera que los ciudadanos comenzaron a involucrarse en actividades de participación ciudadana.

Los Contralores Sociales son ciudadanos que se han comprometido con la vigilancia como un componente de diversos aspectos y proyectos sociales, políticos y democráticos.

En ocasiones son a través de un nombramiento, pero no necesariamente los ciudadanos deben de contar con un nombramiento, es una responsabilidad social involucrarse para que coadyuve en las tareas de vigilar el cumplimiento de las instituciones a los servicios, observadores del correcto uso de los recursos de la entidad, contribuyendo a que la gestión gubernamental se realice en términos de transparencia, legalidad y honradez.

Las Contralorías Sociales se presentan como una herramienta de la participación altamente eficiente en materia de vigilancia y control de la gestión pública como un modo de sanear los vicios derivados de la corrupción, la duplicidad de esfuerzos y la inadecuada distribución de los recursos que truncan el desarrollo de las entidades.

El fortalecimiento de la participación ciudadana representa un factor prioritario en el control de la gestión de cualquier Entidad Federativa, impulsando dicha participación con absoluta libertad, sin que se vea perjudicada por clientelismos, manipulaciones o intereses ajenos. Si bien es cierto que la participación social debe vencer la apatía, lo es también que el incentivo ofrecido para participar debe ser convincente, y que mejor conveniencia que la búsqueda del bienestar público con total independencia.

Otro problema que dificulta la participación activa de los ciudadanos es la falta de promoción y el privilegiar estratos sociales. Es común que la llamada “sociedad civil” o sociedad organizada sea representada por ciudadanos de estratos sociales elevados, sin que ello signifique que sean los únicos interesados en la eficaz gestión de sus representantes. Es necesario que toda persona interesada en mecanismos de rendición de cuentas tenga la posibilidad de participar activamente, sin importar la condición social.

Un aspecto importante para que los ciudadanos realmente se interesen en vigilar las acciones gubernamentales es su nivel de acción. Muchos esfuerzos de participación ciudadana se quedan simplemente en recomendaciones, quejas o denuncias sin mayor trascendencia. La verdadera utilidad consiste en el empoderamiento real del ciudadano, el que tiene un verdadero control del Gobierno que lo representa, y que puede ejercer acciones directas para beneficio común.

Actualmente los medios electrónicos se han convertido en una herramienta más para incrementar la colaboración ciudadana, mediante el estímulo de su uso se fomenta el que la información relativa a las acciones de gobierno llegue a más ciudadanos, mediante la rendición de cuentas cada gobernante puede acercarse a conocer a su público, promoviendo que la sociedad se vincule y sobre todo, se involucre.

La legitimación de los gobiernos solo puede darse a través de sus ciudadanos, la democracia, la corresponsabilidad, equidad e imparcialidad, transparencia, rendición de cuentas, solidaridad y la legalidad son ejes fundamentales que deben practicar los gobiernos de cualquier entidad para cumplir con la población. Recordemos que llegado el momento, son los ciudadanos los que legitimaran las acciones positivas del quehacer gubernamental, y eso, no tiene precio.

Noticias relacionadas

*

*

Top
CLOSE
CLOSE