PREVí‰ EXPERTA MAYOR FLUJO DE MIGRANTES CUBANAS A Mí‰XICO

Mayorí­a de actuales residentes fue vulnerable a la violencia
 
Por Guadalupe Cruz Jaimes / Foto: MIRADOR

México, DF. (Cimacnoticias).- De 2000 a 2010 el número de personas migrantes nacidas en Cuba que residen en México aumentó 100 por ciento, al pasar de más de 6 mil a 12 mil 108, de las cuales cerca de la mitad son mujeres que habitan sobre todo en el Distrito Federal.

La mayorí­a de ellas ingresó al paí­s de manera documentada con la intención de mejorar su situación económica, algunas llegaron con convenios laborales o de estudios con alguna empresa o institución mexicana, mientras que otras salieron de Cuba en busca de la reunificación familiar o casadas con un mexicano.

Así­ lo informó a Cimacnoticias Liliana Martí­nez, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), quien detalló, con base en su investigación acerca de la migración cubana, que existen dos “tipos” de migrantes cubanas en el paí­s.

Las primeras son mujeres que abandonaron la nación caribeña al contraer matrimonio con un mexicano; esta forma de migrar ocurrió sobre todo en la década de los 90. Ahora es menos frecuente.

Quienes salieron en esa circunstancia son jóvenes de 20 a 29 años con un nivel de estudios máximo de preparatoria. La mayorí­a se dedica al hogar y tiene hijas e hijos menores de edad nacidos en México.

Estas mujeres están casadas con personas mexicanas que en promedio son 13 años mayores que ellas. La investigadora dijo que llama la atención la diferencia de edad, ya que la máxima en los hombres es de 74 años y la mí­nima en las mujeres es de 17.

Este tipo de migrantes cubanas reside principalmente en el DF, seguido del Estado de México y Quintana Roo.

La doctora en historia por la Universidad Iberoamericana indicó que muchas de ellas ingresaron al paí­s con el permiso de dependiente económica, circunstancia que aumenta su vulnerabilidad de sufrir violencia, trata o tráfico de personas.

En contraste, las migrantes de “tipo 2” tienen  entre 25 y 39 años y su nivel de escolaridad máximo es de licenciatura. Ellas se ocupan sobre todo en el arte, espectáculos y deporte, seguidas de su inserción en el ámbito de la educación y comercio.

Estas cubanas laboran entre 35 y 48 horas a la semana y perciben entre 2 mil y 9 mil pesos al mes. Y se hacen cargo de sus hijas e hijos menores de edad nacidos en Cuba, de donde también son originarios sus cónyuges.

De acuerdo con la también maestra en Ciencias Sociales por la Flacso, ellas afrontan una menor vulnerabilidad debido a su independencia económica y a que al estar unidas con personas de su nacionalidad se mantienen cercanas a sus costumbres y relaciones familiares.

A diferencia de las migrantes “tipo 1”, estas mujeres residen sobre todo en el DF, seguido de Quintana Roo y Yucatán, apuntó Martí­nez, cuya investigación se sustenta en el Censo de Población y Vivienda de 2000 y 2010, así­ como en una encuesta telefónica que realizó a 260 personas nacidas en Cuba que llegaron a México de 1990 a 2004.

En  2000, en México habí­a 6 mil 647 personas de Cuba, de las cuales dos terceras partes residí­an en el paí­s antes de 1995, el tercio restante (mil 660) llegaron entre 1996 y 2000 y son considerados “migrantes recientes”.

El análisis de la académica de Flacso, basado en esa última población, arrojó que 63 por ciento de las “migrantes recientes” eran mujeres dedicadas al hogar casadas con hombres mexicanos mayores que ellas, de quienes dependí­an económicamente.

Mientras que 36 por ciento de las cubanas que llegaron después de 1995 migraron por contrato laboral o de estudios, y estaban unidas con cónyuges originarios de la nación caribeña.

Liliana Martí­nez refirió que el Censo de 2000 les permitió observar que “habí­a más mujeres que hombres en la migración reciente”. Sin embargo, los datos del Censo de 2010 sólo permiten ver el total de la población nacida en Cuba que vive en México, pues no aporta información desagregada por año de ingreso al paí­s.

Así­, el registro de ese año da cuenta de un incremento del 100 por ciento de la población cubana de 6 mil 647 personas a 12 mil 108  de 2000 a 2010, de los cuales 51.2 por ciento son hombres y 48.8, mujeres.

Lo anterior supondrí­a una disminución de la migración femenina, pero no es así­, ya que los datos del Censo 2010 no están desagregados y por tanto no se puede medir la migración reciente de las mujeres de 2005 a 2010, indicó la investigadora.

No obstante, afirmó que el Censo de 2010 permitió ver la presencia de adultas mayores cubanas, quienes “son las mamás de las jóvenes casadas con mexicanos, las abuelas de los niños pequeños que encontramos en sus hogares”. En general estas mujeres regresan a sus paí­ses, “no residen en México”.

De las más de 12 mil personas cubanas que viven en el paí­s, el 28.7 radica en el DF, 12.8 por ciento en Quintana Roo, 9 por ciento en el Estado de México, 7.5 por ciento en Yucatán, y 6.2 por ciento en Jalisco.

Las motivaciones por las que estas personas salen de Cuba son económicas y por reunificación familiar.

La tendencia creciente del flujo migratorio hacia México continuará en los próximos años, probablemente acelerada por la reforma a la Ley de Migración y su reglamento en Cuba, la cual a partir de enero de 2013 facilitará la salida de las personas de ese paí­s.

“La nueva regulación va a disminuir en dos tercios el costo económico de la emigración, pues se limita a tener un pasaporte (mil 500 pesos); ya no requieren carta de invitación ni permiso de salida que generaban otros costos, también ahorrarán tiempo en los trámites”, indicó la especialista en el tema.

Además del “relativo incremento de la migración” seguirá la diversificación de trayectos. Actualmente Estados Unidos es su principal destino, ahí­ reside cerca de un millón de personas cubanas, le sigue España con 25 mil, y México con más de 12 mil.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE