LAMENTABLE SAQUEO DE TESTIMONIOS HISTí“RICOS DE ZACATECAS: CRONISTA

Staff / MIRADOR

Zacatecas, Zac.- El Cronista de la Ciudad de Zacatecas, Manuel González Ramí­rez, lamentó la desaparición de placas y monumentos históricos de bronce en la ciudad de Zacatecas.

Aunque aseguró que esto no es privativo de la ciudad ni del estado de Zacatecas el robo de testimonios históricos que están consignados y plasmados en placas metálicas de bronce o retratos escultóricos “es un mal que se está padeciendo a lo largo y ancho del paí­s”.

Dijo que “desafortunadamente los amantes de lo ajeno ya no tienen respeto por lo que representa pasajes, vidas y acciones de personajes memorables o ejemplares y aquí­ en Zacatecas hemos tenido pérdidas importantes”.

Ejemplificó con el retrato escultórico del poeta Ramón López Velarde “que fue realizado por el escultor Francisco Zúñiga, de origen costarricense y que lamentablemente ya falleció”.

Con este retrato, consideró “perdimos quizá el mejor retrato escultórico de López Velarde, que fue el primero que se hizo al poeta y que además era de los más parecidos al personaje, porque luego tenemos el problema hay escultores que hacen bustos y luego no se parecen en nada a los homenajeados”.

Afirmó que esta histórica pieza tení­a un gran valor estético y se encontraba en el Parque Arroyo de la Plata, que lleva precisamente el nombre de Ramón López Velarde.

“Esto pasó al igual que después de dos atentados que sufrió el busto de bronce del primer periodista de américa Juan Ignacio Marí­a de Castorena Urzúa Goyeneche y Villarreal, nacido en esta ciudad de Zacatecas, que editó exactamente hace 290 años, La Gaceta, el primer periódico de América. Sufrió dos atentados consecutivos y en el segundo sí­ desapareció, estaba ubicado en la plaza de los periodistas, a un costado del ex templo de San Francisco”, continuó.

Mencionó además la desaparición de otras placas que daban cuenta de sucesos históricos de Zacatecas. Por ejemplo en el callejón del Santero, se llevaron la placa donde se testimoniaba que ahí­ nació el patriarca de las letras zacatecanas, oriundo de esta capital, naturalmente, el poeta Roberto Cabral del Hoyo.

También la “de la casa de enfrente, en la esquina donde está ahora una galerí­a, existí­a también una placa de bronce que daba cuenta de que ahí­ vio la luz primera, el primer hijo de esta ciudad de Zacatecas que tuvo el privilegio de recibir la consagración episcopal, es decir el nombramiento de Obispo de esta Diócesis de Zacatecas, Don Fernando Mario Chávez Ruvalcaba”.

Recordó que son algunas de las piezas ya perdidas así­ como también una placa del conjunto escultórico del General Jesús González Ortega, que también desapareció junto con otras ubicadas en otros puntos, la que estaba ubicada en el crucero del Cerro de la Bufa a un lado del obelisco donde ahora está el Monumento a la Marina.

Comentó que era una placa monumental “y tampoco se les escaparon dos piezas de bronce de gran formato que eran el Escudo de Zacatecas y el Escudo Nacional que estaban en el monumento para conmemorar los 50 Años de la Toma de Zacatecas, es un obelisco que además marca el centro geográfico de nuestro paí­s y que está situado entre el municipio de Morelos y la ciudad de Zacatecas”.

Dijo que son piezas que lamentablemente han desaparecido y desafortunadamente han sido vendidas por kilos.

Indicó que el último busto que desapareció en el 2012, era el retrato escultórico más antiguo de la ciudad de Zacatecas y que era dedicado al benemérito de Las Américas, Don Benito Juárez y que estaba situado en el jardí­n que lleva su nombre, frente a la Rectorí­a de la UAZ.

En este sentido, consideró que “eso ha hecho que las autoridades en la capital tomen cartas en el asunto, se hacen rondines de parte de la Policí­a Preventiva, se han instalado cámaras de vigilancia en puntos estratégicos, por lo que en los últimos meses no ha habido robos o pérdidas ni ha sufrido atentado ningún monumento, que además de ser testimonios de nuestra historia y promotores de la cultura y reconocimiento a personajes históricos de nuestro estado, son un patrimonio que nos legaron nuestros antepasados y serán un patrimonio que debemos cuidar, preservar y transmitir a nuestras nuevas generaciones”.

Respecto a la efigie del perfil del Ramón López Velarde, firmado por Francisco Zúñiga, informó que fue realizado en 1952, tiene 60 años de antigí¼edad y afortunadamente “esa no fue robada por nadie, fue retirada y está bajo resguardo, precisamente para evitar que se la robaran”.

“Nos dimos cuenta que esa pieza tan valiosa estaba floja y realmente de un tirón salió”, comentó y destacó que “hicimos rondines con mucha frecuencia para ver que todas las placas que hay en la ciudad de Zacatecas estuvieran en su lugar, estuvieran resguardadas y estuvieran bien ancladas”.

Indicó que la efigie de López Velarde “es una pieza de un incalculable valor histórico y artí­stico, está resguardada”, por lo que vamos a ponernos de acuerdo con las autoridades competentes en la materia de la preservación y defensa del patrimonio cultural y tomar una decisión para definir si se regresa esa pieza bien anclada y asegurada con los soportes adecuados para que no sea tan fácil retirarla.

Consideró que “hay que decidir si se vuelve a colocar o vamos a hacer lo que se hace en otras ciudades del paí­s o del mundo donde para preservar piezas originales se colocan réplicas, si se vuelve a colocar o si se coloca una réplica, por seguridad”.

Comentó también el caso de la placa del monumento del Jardí­n de la Madre, que es una placa de bronce de grandes dimensiones, que fue retirada por Protección Civil Municipal “para ponerle un mejor anclaje y evitar que se la llevaran”.

Afirmó que los amantes de lo ajeno tienen respeto ni por los testimonios históricos ni mucho menos lo tienen por imágenes religiosas que también han sufrido atentados, como los casos más recientes del Divino Preso de la Capilla de Bracho y del robo de la corona de la imagen de la Preladita.

“Ya no hay respeto por nada, por eso, el llamado es a constituirnos todos en vigilantes de un patrimonio común, un patrimonio que nos pertenece a todos” puntualizó.

El Cronista de la Ciudad aseguró que es difí­cil que todas estas piezas puedan ser repuestas con el material original, pueden volver a ser puestas con un material que no sea tan cotizado ni tan demandado ni tan atractivo para los delincuentes como es el bronce, sino en un material a la vista similar al bronce pero que en realidad sea arcilla con acabado en bronce, serí­a una opción.

“Lo interesante es que antes de que pasara todo esto, nosotros como responsables de dar fe de los acontecimientos presentes pero también de preservar los sucesos pasados y sus testimonios, nos dimos a la tarea en su momento de fotografiar todo tipo de monumentos, bustos, placas, por eso no se perdió la información de esas placas, tenemos las imágenes, pero eso no es ningún consuelo, lo que debemos es tomar las medidas necesarias para que no se sigan perdiendo”.

Finalmente señaló que hay instituciones que en lugar de poner testimonios históricos de bronce lo están haciendo con otros materiales como la cantera, “aunque es un material muy vulnerable al paso del tiempo y que con el transcurso de los años se irá degradando y se irá perdiendo la información, se tendrán qué estar reponiendo con mucha frecuencia, pero si no queda otro remedio se tendrá qué hacer”.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE