PARA ENSEí‘AR COMPETENCIAS, EL PROFESOR DEBE SER COMPETENTE: CARLES MONEREO

En cualquier sistema educativo se deben enseñar las seis demandas sociales: Cantidad, caducidad, certidumbre, comprensión, comunicación y cooperación, expuso el especialista español Carles Monereo, quien invitado por la Unidad Académica de Contadurí­a y Administración de la UAZ, impartió la conferencia  “Estrategias de enseñanza y aprendizaje basadas en competencias. La orientación educativa como eje del desarrollo de competencias”.

Ante docentes de la UAZ,  así­ como de diversas instituciones educativas reunidos en el Teatro Fernando Calderón, y contando con la presencia del Secretario Académico, Jesús Octavio Enrí­quez Rivera, y del Director de la Unidad Académica de Contadurí­a y Administración, Gerardo de Jesús González Leaños, el conferencista  manifestó que la currí­cula por competencias es una “idea global a todos los niveles educativos”, en la que se forman alumnos en aspectos funcionales.

Respecto a las competencias, precisó que son el conjunto de saberes, estrategias y conocimientos. El conocimiento es el saber decir; la estrategia el saber pensar, y la competencia el saber resolver, explicó el experto de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Carles Monereo  agregó que, debido a las competencias,  se dan nuevas necesidades y demandas: la cantidad, en donde se tiene que buscar información especializada; la caducidad,  para lo cual hay que actualizarse permanentemente; la certidumbre, para seleccionar crí­ticamente la información; la comprensión, para poder decodificar multilenguajes; la comunicación,  con el fin de expresarse con flexibilidad,  y la cooperación, para trabajar con otros para los mismos objetivos. í‰stas –enfatizo- son las seis demandas sociales que se deben enseñar en cualquier sistema educativo.

Al aseverar que “en la internet hay mucha falsedad y muchos profesores en lugar de navegar por ella, naufragan”,  debido a que no saben buscar,  el ponente insistió a los docentes que enseñaran a los estudiantes para que sepan cuál  información es válida y fiable. í‰ste  –comentó– es uno de los aspectos que no se está enseñando.

Otra de las cosas que los profesores dan por hecho –señaló el invitado- es el que sus estudiantes saben interpretar gráficas y saben leer un texto cientí­fico, lo cual no es verdad, pues para ello hay que enseñarles.

  • Problemas que deben resolver los egresados de las diferentes profesiones

En el mismo contexto de las competencias, Carles Monereo habló de la necesidad de cuestionar qué problemas podrá resolver el estudiante cuando termine la carrera: prototí­picos, entendidos como aquellos que se producen de forma más frecuente en un determinado contexto socio-profesional, o emergentes, que son aquellos que se producirán a mediano plazo, atendiendo a la evolución sociológica, tecnológica, cientí­fica y polí­tica.

Bajo esa consideración, replanteó  la pregunta a los docentes: ¿Qué problemas prototí­picos y emergentes deberá ser capaz de resolver el alumno cuando finalice una asignatura o etapa de la carrera?

Por otra parte, para el  conferenciante y ganador del “XVII Premio Rosa Sensat de Pedagogí­a”, hay que utilizar actividades reales para evaluar en donde exista: Realismo, que condicione la aplicación y exigencia cognitiva similares a las de los problemas extra-académicos; relevancia, en donde las competencias implicadas son o serán útiles en los contextos involucrados;  construcción, que favorece y evalúa la forma en que el alumno construye las respuestas y cómo le permiten seguir construyendo aprendizaje,  y socialización,  para que las conductas y discursos socialicen al alumno en su comunidad de práctica (ciudadano, profesional, investigador).

Un método para enseñar competencias en el aula

Destacó que para enseñar competencias no vale cualquier método, hay  que hacer cambios, entre ellos,  de una visión académica a la visión profesional; de la obligatoriedad (de las asignaturas), a la opcionalidad (módulos),  y la evaluación como fiscalización.

De igual manera, el ponente mostró a los presentes algunos de los métodos que utiliza con sus alumnos en clase, como  los apuntes, de los cuales dijo que para él son un “medio de evaluación y construcción de conocimiento”. Por lo que él pide un “dossier” (informe) de notas y apuntes, mediante cual mide organización, ampliación, reflexión y calidad, en una escala de insuficiente, correcta y óptima.

Explicó Carles Monereo que “para  enseñar competencias, el profesor debe ser competente”. Por esta razón –reconoció–  debe haber un cambio en la asignación de profesores. Entre los aspectos que deben considerarse están: La selección de los mismos, tomando en cuenta la gestión, los incidentes y la vocación;  la formación inicial y permanente, y la incentivación al buen profesor, con el otorgamiento de reconocimientos, complementos salariales, promoción, sabáticos y ayudas a la docencia. Además  –añadió– debe crearse “una cultura de centro”, con grupos docentes, innovadores, tutorí­as entre iguales e intercambio de buenas prácticas.

  • La evaluación es la clave de toda innovación

 A manera de conclusión, el especialista español  dijo que un profesor es parecido a un actor, ya que debe de ser “muchos en uno” y ajustarse a su audiencia. La motivación nace del sentido y la funcionalidad de lo que se enseña. “Vale lo que sirve”, afirmó.

Igualmente, el catedrático de la Universidad Autónoma de  Barcelona precisó que la evaluación es la clave de toda innovación: “Dime cómo evalúas y te diré como aprenden tus alumnos”.  El objetivo último de toda enseñanza es lograr que los alumnos se “autoenseñen” y “autoevalúen”.  El buen docente  –concluyó—“es  una voz en nuestra mente que nos orienta”.

Posterior a la conferencia,  así­ como de la sesión de preguntas y respuestas, la Coordinadora de Docencia de la UAZ, Lorena Jiménez Sandoval, entregó un reconocimiento institucional a Carles Monereo.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE