LECHE MATERNA, ALIMENTO IDEAL QUE PROVEERí DE NUTRIENTES NECESARIOS AL BEBí‰

Ejercicio, revisiones periódicas, llevar una dieta balanceada y consumir ácido fólico durante los tres primeros meses, son algunas recomendaciones que emite especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para llevar a buen término un embarazo. Sin embargo, señala que la edad de la mujer determina el cuidado prenatal que necesita para que las madres, desde los 25 a los 35 años, no presenten complicaciones mayores durante la gestación.

Maritza Garcí­a Espinoza, médico materno fetal adscrita al servicio de complicaciones hipertensivas del embarazo del Hospital de Gineco Obstetricia número 4 “Luis Castelazo Ayala”, explicó que a partir de los 35 años la mujer es considerada paciente de “alto riesgo” debido a que puede tener mayor dificultad para embarazarse, desarrollar diabetes gestacional, preeclampsia (alta presión arterial que podrí­a provocar un parto prematuro) y el bebé puede nacer con Sí­ndrome de Down.

La recomendación más importante es que la mujer acuda al médico en cuanto tenga conocimiento de estar embarazada, para someterse a pruebas de control prenatal, que consisten en exámenes de sangre, orina, funcionamiento renal y hepático, además de descartar alguna infección.

La especialista del IMSS destacó que durante el embarazo es importante acudir mensualmente con el ginecobstetra para chequeos clí­nicos y estudios de ecografí­a o ultrasonido; éstos ayudarán a identificar alguna anomalí­a con el bebé y en el terreno afectivo es el primer contacto que establecen madre e hijo, ya que puede verlo y escuchar sus latidos desde la sexta o séptima semana de gestación.

La ingesta de ácido fólico durante los tres primeros meses para prevenir la espina bí­fida (defecto de nacimiento en la columna) y la anencefalia (problemas en el desarrollo del cerebro), debe ir acompañada de una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio; se recomienda subir un kilo mensual para evitar el sobrepeso y la obesidad.

En embarazos de alto riesgo, dependiendo de la patologí­a (hipertensión, preclampsia, retención de lí­quidos) serán las indicaciones precisas que estas mujeres tendrán, en forma general, con una alimentación balanceada y visitas mensuales al médico podrán cursar un embarazo sin dificultades, precisó Garcí­a Espinoza.

La ginecobstetra del Seguro Social advirtió que después del puerperio o alumbramiento es necesario acudir a una revisión médica para checar las caracterí­sticas del sangrado posterior al parto, que no exista algún problema para amamantar al bebé y, sobre todo, que no haya indicio alguno de infección.

Una vez que la mujer ha dado a luz, se recomienda realizar sus tres alimentos, tomar suficiente agua y en algunos casos, ingerir multivitamí­nicos. Para mantener saludable al bebé es necesaria la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida, ya que ésta proveerá de todos los nutrientes necesarios al neonato.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE