REFERENTE PERIODíSTICO

El dinero sucio y el 2012

Por Gerardo DE íVILA (*)

La elección de 2012 corre el riesgo de ser financiada por los poderes fácticos que ahora mismo tienen al paí­s de cabeza. La presencia de dinero ilí­cito podrí­a ser el distintivo de una sucesión presidencial que, se advierte, será la más competida de la historia moderna, similar a la de 2006.

Lo que se encuentra a la vista hasta el momento es lo siguiente: un PRI, con altas probabilidades de regresar a Los Pinos; el PAN –despropósito tras despropósito– viviendo momentos muy complicados, como partido y como gobierno; la autodenominada “izquierda” mexicana perdiendo tiempo valioso, no acaba de unificarse y fortalecerse; los poderes fácticos –tradicionales y emergentes– al acecho: observan, actúan e invierten.

En Zacatecas, contra lo que pudiera pensarse, muchos de los polí­ticos –de izquierda, de derecha y de centro– no han escapado a la tentación de recibir dinero mal habido.

Ante esta realidad, creo que las instituciones involucradas en la elección presidencial del próximo año deben asumir su responsabilidad para que haya transparencia en la contienda electoral. Si no hay transparencia en el uso de los recursos que para este efecto se destinen, menos lo habrá en el conteo y resultado finales.

¿Cómo evitar que el dinero ilí­cito llegue a las campañas polí­ticas? ¿Quién o quiénes deben frenar el posible arribo? ¿Qué medidas se deben tomar para impedir, más aún, la preponderancia de los grupos delictivos?

En primer lugar existe la inaplazable necesidad de blindar desde ahora la sucesión presidencial de 2012. No hacerlo fortalecerí­a lo que hoy mismo estamos viendo como nación: el creciente poderí­o de la delincuencia organizada.

Hoy más que nunca este paí­s debe reflexionar sobre quién debe manejar el futuro de México, pero nunca a costa de dinero producto de actividades ilí­citas.

A blindar la elección…

Si el Congreso de la Unión, el Instituto Federal Electoral y los partidos polí­ticos no hacen nada para evitarlo, la sucesión presidencial corre el riesgo de ser financiada –como nunca antes– con dinero ilí­cito, producto de actividades poco escrupulosas.

Para evitar que las campañas polí­ticas y los candidatos a un cargo de elección popular, entre ellos, el de la presidencia de la República sean financiados por los cárteles urgen profundas reformas que los legisladores deben impulsar desde ahora.

Evidentemente, el IFE y los partidos polí­ticos a través de sus representantes deben sumarse a un blindaje electoral. No hacerlo implicarí­a un alto costo económico, polí­tico y humano, todaví­a mayor, para nuestro paí­s.

Hace unos dí­as, aquí­ en Zacateca,  quien fue Auditor Superior de la Federación, Arturo González de Aragón describió pormenorizadamente el riesgo de que la narcopolí­tica se infiltre en las campañas que tendrán lugar el próximo año, en las que el electorado decidirá quien será el nuevo presidente de nuestro paí­s.

Sin embargo, en estos momentos, el IFE enfrenta problemas relacionados con la transparencia en la aplicación de los recursos públicos que se le asignan. Nada menos en 2010 tuvo un subejercicio de 350 millones, mismos que no ha reintegrado a la Federación, argumentando que requiere ese dinero.

La entrevista concedida del ex auditor González de Aragón a los compañeros periodistas Verónica Espinosa y Alfredo Valadez corresponsales de Proceso y La Jornada, respectivamente,  presagia desde ahora la aparición de la narco polí­tica en las campañas que están por venir.

De ahí­ la importancia, sugirió el ex titular de la ASF que los señores diputados se pongan a trabajar de inmediato y promuevan y concreticen profundas reformas al Código Federal Electoral para evitar la presencia del dinero sucio en las campañas polí­ticas, pero también la exigencia de que el IFE sea transparente en sus recursos.

Por lo pronto, en la visión del experimentado ex auditor, el Congreso de la Unión debe darse a la tarea de fortalecer el marco jurí­dico electoral y rehacerlo más transparente de cara a la nación, no elaborarlo así­ abonarí­a desde ahora a la sospecha de un fraude electoral.

Sólo como referente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvo que regresar poco más de 172 millones de pesos al erario público producto del subejercicio, es decir, no gastó el presupuesto que se le habí­a asignado. ¿Entonces por qué el IFE no procede de la misma forma?

En resumidas cuentas, el IFE debe impulsar ante el Congreso de la Unión las reformas que requiere para blindar las futuras elecciones, ser claro en el uso de los recursos públicos y recuperar la credibilidad para, en lo sucesivo, cambiar la pésima percepción que los ciudadanos tienen de él, y poder ostentarse como una institución confiable para vigilar y calificar el resultado de las elecciones federales.

Así­, los partidos polí­ticos a través de sus representantes en el Congreso de la Unión tienen el deber de respaldar al IFE reformando algunas leyes. Si esto no ocurre, no descarte usted que el dinero ilí­cito termine por financiar las próximas campañas polí­ticas.

De este tamaño es la necesidad de blindar la elección de 2012. El tiempo se agota para lograr el propósito.

Para el anecdotario:

1) Los dí­as de mayor aforo de turismo nacional e internacional en Zacatecas están transcurriendo. La Semana Mayor tradicionalmente es muy buena en esta temporada, esperemos que la de Pascua sea igual. Vamos a esperar el informe de Carlos Puente, Secretario de Turismo, al final del Festival Cultural Zacatecas 2011 y, por supuesto, a escuchar también el testimonio de los prestadores de servicios que normalmente han manejado cifras diferentes. Deseamos que se cumplan las expectativas de unos y otros.

2) Sin dejar de reconocer algunas fallas tecnológicas en luces y sonido, retrasos en eventos, la música de viento del pueblo de Zacatecas en la apertura del Festival Cultural Zacatecas 2011, el malestar social por la zona VIP en los espacios populares de Plaza de Armas, entre otras cosas, me parece que el balance, hasta este momento, es favorable para los responsables de organizar la máxima fiesta cultural en el Estado. Sinceramente esperemos que todo continúe bien como hasta ahora. ¡Ah!, y el helicóptero sobrevolando la ciudad en horas picos para garantizar la seguridad, por supuesto, no sin antes cobrar 10 mil pesos por hora de vuelo.

3) De acuerdo con las declaraciones del Secretario de Finanzas Alejandro Téllez Cristerna, el futuro de los Proyectos de Prestación de Servicios de los que tanto se vanaglorió el pasado gobierno son poco halagí¼eños en Zacatecas. Se habrán de renegociar porque hasta ahora han resultado muy onerosos.

Es decir, el actual gobierno busca llegar a un acuerdo con los grupos constructores porque pagar 11 millones de pesos mensuales –más lo que resulte– durante 20 años, se está convirtiendo en una situación humanamente imposible de soportar para nuestra entidad. Se presume –suspicaces que somos los zacatecanos– que fue un negocio redondo para todos los que negociaron los PPS. Por cierto, ¿dónde andará Eduardo Ruiz Fierro que tanto los cacareó?

Es mi opinión.

Periodista

*

*

Top
CLOSE
CLOSE