MíS VALE PREVENIR QUE. . . .

Por: Juan Antonio Caldera Alaniz / Comandante del Departamento de Bomberos del Estado de Zacatecas

La falta de una adecuada planeación para enfrentarnos a una situación de emergencia, contingencia o desastre, pone en mayor riesgo nuestra propia vida y el  patrimonio. Nuestra seguridad está en nuestra propia casa, nosotros como ciudadanos podemos realizar un plan familiar ¿Qué es? Es un conjunto de actividades de todos y cada uno de los integrantes de una familia deben realizar antes, durante y después de que se presente una emergencia; se deben considerar las medidas preventivas y los acontecimientos necesarios para actuar de manera organizada.

Que hacer en caso de. . . cualquier fenómeno ya sea natural o provocado por el hombre, algo que nos permita estar orientando sobre la población en cuanto a lo que se debe hacer o prever en una emergencia o desastre de los que con mayor frecuencia afecta a las personas, familias y comunidades que se han preparado y actuar de manera efectiva para autoprotegerse y si es posible, participar en las tareas comunitarias en la etapa de auxilio, en una preparación mental y fí­sica.

Es conveniente observar las recomendaciones porque nos ayudan a proteger nuestra propia vida, la familia, a compañeros y amigos; prepararnos para enfrentar desde un huracán, inundación, tormenta eléctrica, sismo, incendio, pánico o crisis, etc. Podemos pensar… Pero aquí­ no pasa nada. Sí­, todo puede pasar en cualquier lugar del mundo… nos puede pasar solo que hay una diferencia, la cultura de la prevención, no la reconocemos hasta que nos pasa, podemos mitigar los efectos y sus consecuencias,  ¿Cómo? NO corro NO empujo, NO grito, tres palabras muy fáciles de decir pero difí­cil de realizarlas, esta singular recomendación nos puede  salvar la vida, si se aplica con responsabilidad, porque lo primero que hacemos es correr, gritar, empujar y también propagando rumores y pánico, cuando es todo lo contrario.

A salvo, en caso de estar en medio de un balacera… durante, lo primero es, conserve la calma, lo primero que se recomienda es tirarse al piso y a rastras buscar un lugar seguro, permanecer lejos de la área, asegurar a los niños que desconocen la magnitud de un enfrentamiento, esperar a que se tranquilice la situación y verificar que el peligro haya terminado, atender a la evacuación del lugar por riesgo inmenente, no corra, no empuje, no grite.

A salvo, en caso de un incendio. . .durante, lo primero es conserve la calma, el pánico generalizado a veces causa más muertes que el mismo incendio, busque el extintor más cercano y trate de combatir el fuego, si no, busque a alguien que pueda hacerlo por usted, no pierda el tiempo buscando objetos personales, si hay humo, colóquese lo más cerca posible del piso y desplácese “gateando”. Tápese la nariz y la boca con un trapo húmedo, en el momento de la evacuación, siga las instrucciones del personal especializado, no corra, no empuje, no grite.

A salvo, en caso de inundaciones… durante, lo primero es conserve la calma, prepárese para trasladarse a un lugar seguro, si llegara a ser necesario, busque el refugio temporal como Escuelas, Iglesias o Edificios Gubernamentales, siempre y cuando estos lugares se encuentren fuera de peligro, no se acerque a postes o cables de electricidad averiados, evite caminar por zonas inundadas, no utilice su automóvil a menos que sea indispensable, usted puede ser golpeado por el arrastre de árboles, piedras o animales muertos, evite cruzar cauces de rí­os, lleve consigo sólo lo indispensable, en el momento de la evacuación, siga las instrucciones del personal especializado, no corra, no empuje, no grite.

Más vale… tenerlo y no necesitarlo que necesitarlo y no tenerlo, (extintor, botiquí­n de primeros auxilios, plan interno, plan familiar, etc.) hacia una nueva cultura de protección civil.

 

*

*

Top