REFERENTE PERIODíSTICO

Ni cómo defender lo indefendible

 Por Gerardo DE íVILA (*)

Algo no marcha bien en la LX Legislatura del Estado y el desgaste que se observa a nada bueno conducirá a Zacatecas, si antes no hay un cambio de actitud y aptitud por parte de los diputados. Eso incluye congruencia y mayor compromiso.

Ha transcurrido ya un año y la improductividad de una buena parte de los representantes del pueblo se hace ahora más ostensible que nunca. En suma, ha sido un año improductivo, con muy localizados y aislados esfuerzos.

¿Qué está ocurriendo al interior del Congreso? ¿Hay crisis en la Legislatura? ¿Existe un vací­o de poder? ¿Hay incapacidad? ¿Ausencia de liderazgo? ¿Por qué no llegan los acuerdos que requiere Zacatecas? ¿Y las iniciativas? ¿Quién opera?

El colmo es que ni las iniciativas del Ejecutivo han podido consolidarse y concretizarse. ¡Ni cómo defender lo indefendible!

A un año de trabajo legislativo, queda en entredicho el viejo adagio de que el Ejecutivo propone y el Legislativo dispone. Faltan dos años para cambiar la percepción que actualmente se tiene de los diputados, pero al paso que vamos se ve complicado que haya un viraje legislativo.

Ante este escenario, creo yo, necesariamente, los 30 legisladores tendrán que entrar en un proceso de autocrí­tica si es que quieren mejorar la percepción que tiene la ciudadaní­a sobre el trabajo legislativo. Ahora mismo tienen claro, que es momento de cambar la imagen adversa que hay hacia ellos y ellas.

Es público y notorio que la figura del diputado (a) se encuentra demasiado desgastada. En términos generales la clase polí­tica requiere una sacudida.

Un circo de tres pistas…

Improductividad, falta de agenda legislativa, pleitos estériles, incongruencia, revanchas polí­ticas, frivolidad, intereses económicos (presuntos maiceos), son tan sólo una parte de lo que se comenta en los mentideros, corrillos y centros de reunión de los zacatecanos.

Por momentos, la LX Legislatura del Estado se ha convertido en un circo de tres pistas ante la falta de resultados que los propios diputados han reconocido de viva voz. ¡Ni cómo defender lo indefendible!

Para cambiar esta impresión de los zacatecanos, los legisladores, necesariamente, tendrán que replantear su estilo de trabajar, de hacer polí­tica. El camino es buscar que regrese la confianza de la sociedad.

Cómo andarán las cosas, que en un año, no han sido capaces de designar al Secretario General de Legislatura, cargo que dejó Le Roy Barragán Ocampo, hoy oficial mayor, aunque sí­ hicieron uso del salario para atender compromisos de algunos diputados.

¿No será que el Congreso no requiere de Secretario General? Si fuera así­, pues entonces a desaparecer la figura.

Paradójicamente, algunas buenas iniciativas, puntos de acuerdo importantes, intervenciones serias en tribuna, fueron “congeladas” por los intereses personales o de grupo, peor aún, por las marcadas diferencias personales. El mayoriteo ha sido una estrategia que pocos resultados ha dado.

Así­ las cosas, el próximo miércoles 7 de septiembre se cumplirá un año de que los 30 diputados y diputadas juraron respetar y hacer respetar la ley y velar por los intereses superiores de la sociedad.

Dicho juramento, el compromiso asumido en campaña, no se ha cumplido a cabalidad y, hasta el momento, sólo hemos visto una buena dosis de circo, maroma y teatro legislativo, en donde los acuerdos que requiere Zacatecas no llegan.

Tanto al exterior como al interior de la Cámara de Diputados, han retumbado más los escándalos que la productividad. Nos parece, que en muchos casos, ni agenda legislativa traen los representantes del pueblo…

Ahora bien, en descargo de algunos diputados y diputadas que están realizando un esfuerzo, no todo es malo, sin embargo, lo negativo está borrando a quienes intentan cumplir con sus  electores, con Zacatecas.

Dar nombres no tiene sentido, incomodarí­a a algunos y comprometerí­a a otros, además, no es la idea de esta reflexión, al final, Zacatecas tiene claro quién es quién en cuanto a diputados se refiere.

Es evidente, que muchos de los actuales legisladores, buscarán en el 2012 y 2013 ser diputados federales o alcaldes de sus respectivos municipios. La pregunta es: ¿han hecho los méritos suficientes? La respuesta es sencilla: la mayorí­a no.

En resumen, literalmente se ha ido un año y los resultados del Poder Legislativo no convencen a nadie. Aún y con todo, hay tiempo para rectificar y cambiar la percepción ciudadana. ¿Habrá la voluntad para hacerlo? Finalmente, el llamado es hacia los 30 representantes populares para que se pongan las pilas…

¡Ni cómo defender lo indefendible!

Para el anecdotario:

1) En un hecho nunca antes visto, inédito dirí­a yo, 21 delegados de la Procuradurí­a General de la República “renunciaron” a su cargo. A decir de la procuradora Maricela Morales esta determinación tiene como propósito dar mejores resultados en la lucha contra el crimen organizado emprendida por el presidente Felipe Calderón. La realidad es que las cosas no marchan bien, más allá de la propia depuración se dio.

Quienes fungí­an como delegados en las entidades federativas mencionadas entre las que se incluye el Estado de Zacatecas, tuvieron que dejar la responsabilidad. Poco a poco iremos valorando los alcances de esta “renuncia” masiva. Al momento de ser despedidos hubo abuso de fuerza y prepotencia en contra de ellos y la mayorí­a –algunos con 20 años de antigí¼edad y gran experiencia– están siendo investigados como vulgares delincuentes. Todo parece indicar que la procuradora los sustituirá por delegados “a modo”.

2) El presidente estatal del PRI Juan Carlos Lozano sigue polemizando con sus declaraciones. A principio de esta semana –sin mencionarlos– aludió a sus aliados electorales, en especial, a Ramiro Rosales (PANAL) y Xerardo Ramirez (PVEM), quienes aspiran a la diputación federal en 2012 y a la presidencia municipal de Zacatecas en 2013, respectivamente.

Palabra más palabras menos, el dirigente priista ironizó diciendo: “nuestros aliados aspiran a mucho”, es decir, que es mucho lo que ambicionan en comparación con lo que han aportado. Con este tipo de expresiones se pueden provocar rupturas con los llamados partidos “chicos”, que de cualquier forma tienen sus caracterí­sticas y trayectoria peculiares y que han aportado en el conjunto.

3) El delfí­n del presidente Felipe Calderón continúa siendo el señor secretario de Hacienda Ernesto Cordero, aunque todas las encuestas lo ubican en el cuarto sitio de las preferencias en relación con el resto de los aspirantes panistas. Ni con el respaldo de sus gobernadores ha repuntado el ocurrente funcionario.

Y definitivamente es Josefina Vázquez Mota la que puntea. ¿Cómo se deben interpretar entonces los resultados de las encuestas? ¿Habrá un viraje en la decisión? Eso lo sobremos en los dí­as venideros. Por lo pronto, el secretario Cordero no está posicionado en el ánimo de la militancia panista como se habí­a dicho.

4) Para ser francos, a estas alturas, el futuro de las izquierdas es incierto. El destape de Marcelo Ebrard apenas el domingo, lo único que refleja es que, tanto PRD como PT y ahora el Movimiento Ciudadano (antes PC), van juntos pero no revueltos al 2012. Por lo pronto, el aún jefe de gobierno comienza a obtener simpatí­as.

De entrada, Carlos Fuentes lo ve como el candidato de izquierda más serio, por encima de López Obrador. Lo dicho, si las izquierdas se van dispersas y divididas no únicamente no ganarán, sino que perderán los últimos espacios que les quedan. Cuidado. Aunque nada está escrito, el PRI trabaja en ese propósito.

5) La declaratoria de zona de desastre en el campo está más que justificada…

Es mi opinión.

(*) Periodista.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE