LOS DEBATES: LEY Y POLíTICA

Análisis Polí­tico

Por: Gabriel Contreras Velázquez

El Instituto Federal Electoral se encuentra entrampado entre dos grandes poderes: los partidos polí­ticos y los medios de comunicación. El debate acerca de los debates entre candidatos a puestos de elección popular, deja algunos huecos jurí­dicos que la polí­tica bien ha llenado.

Por un lado, la propuesta del debate es que dicha herramienta de las democracias contemporáneas, favorecidas por sistemas electorales y partidistas bien definidos, es la que permite reconocer y remarcar las diferencias entre los programas de gobierno de cada corriente polí­tica.

Otra propuesta es la que permite entrever que dichos debates, deben de fundamentar sus márgenes en una reglamentación clara y concisa, generada por la misma autoridad electoral que sustenta su naturaleza como árbitro y organizador del proceso electoral (en este caso el IFE).

Y por último, los debates entre candidatos son el espacio de expresión categórica de un proceso electoral, a comparación de la lluvia torrencial de spots. Tan sólo en el primer dí­a de precampañas, el IFE registró un total de 78 134 impactos en más de 2 mil estaciones de radio y televisión. Los partidos con menos acceso al tiempo de difusión de spots en los medios de comunicación (entre ellos los de izquierda), se han encargado de cuestionar este sistema de divulgación de información polí­tico electoral.

El 13 de Enero, uno de los periodistas y locutores más consultado en la radio y la televisión en nuestro paí­s, Joaquí­n López Dóriga, habí­a promovido a través de la cadena Radio Fórmula, un debate entre los aspirantes de la izquierda al gobierno del D.F.

Dicho debate fue cancelado por una querella entre la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y Televisión (CIRT) y el IFE, so pretexto de que en Nayarit existí­a el antecedente de un castigo de la autoridad electoral a una televisora de ese estado por transmitir un debate, aunque el castigo fue porque el Tribunal Electoral llegó a la conclusión de que la compañí­a habí­a cedido tiempo o que éste habí­a sido adquirido por el candidato a gobernador del estado por el PRD.

En contraste, el debate organizado entre los precandidatos panistas el 17 de enero, transmitido por internet desde el sitio web del Partido Acción Nacional, no tuvo repercusión jurí­dica alguna, debido a que la cadena de televisión Milenio, así­ como algunos portales de internet de periódicos a nivel nacional, compartieron la señal virtual que obtení­an desde una página pública (la del partido), y por lo tanto de acceso libre.

A comparación del grupo Radio Fórmula, las páginas web de algunos periódicos se vieron aventajadas debido a una laxa regulación de medios electrónicos que existe en nuestro paí­s –casi nula, se podrí­a decir. La transmisión del debate fue un éxito, y la autoridad electoral no emitió alguna observación o sanción al respecto.

Esto influye directamente en el fenómeno polí­tico. Si bien el debate del PAN no fue otra cosa que una exposición de ideas, acciones, compromisos y promesas de los precandidatos de dicho instituto, sí­ captaron la atención de todos los medios de comunicación, y las primeras planas de los periódicos al siguiente dí­a.

Sí­, el debate no fue seguido por la ciudadaní­a en general, ya sea porque se realizó a una hora donde la mayorí­a de la gente consume su tiempo en otras actividades (a la 1 de la tarde), ya sea porque, como dicen ellos, estaba únicamente dirigido a los militantes, adherentes y simpatizantes del partido. Sin embargo, se logró captar completamente la atención de la opinión pública en las horas posteriores, hasta el dí­a siguiente en los noticieros y en medios impresos. Conclusión: el tiempo de precampañas panistas fue explotado a su máxima expresión en los medios.

En dí­as pasados, gracias a las presiones de la CIRT, los consejeros de la autoridad electoral federal se han propuesto crear una comisión que  encargada de coordinar la realización de debates entre los candidatos de los partidos y coaliciones para el proceso electoral 2012.

La finalidad de dicha comisión es absorber la incertidumbre acerca de la realización de los debates. Tendrá la facultad de regular y poner lí­mites a las caracterí­sticas de los debates –gracias a la cantidad de crí­ticas que se desataron después de los soliloquios panistas- para que auténticamente sean espacios donde la confrontación de ideas sea una realidad.

Más allá, la autoridad electoral no somete a discusión la posibilidad de otorgar a los medios de comunicación la oportunidad de lucrar con la transmisión de otros debates, fuera del tiempo oficial destinado para dichas actividades polí­tico electorales.

Es interesante este fenómeno, ya que nos permite constatar la contradicción entre la jurisprudencia y la polí­tica. La polí­tica es el espacio del conflicto y la oportunidad. Mientras que la jurisprudencia sólo puede rescatar los márgenes del desarrollo de los conflictos.

Tercera Ley de Newton…

Dentro del PRI zacatecano las cosas son ambiguas, más nunca raras. Con la designación de Alejandro Tello Cristerna como acompañante de fórmula (en segundo lugar) de Carlos Puente Salas, se cumple la coalición entre el PRI y el Verde estatales.

Posterior a la coyuntura que se suscitó después de la escisión del PANAL con el PRI a nivel nacional, el gobernador estatal “aprovechó” los reacomodos para impulsar a uno de sus incondicionales al Senado.

Pregunta: ¿por qué Tello? Su afiliación partidista es reciente, no ha militado en un partido, no ha hecho carrera polí­tica en su vida, y llegó al PRI con la encomienda de ponerse en las manos de la estructura porque no sabe absolutamente nada de campañas electorales (según rumora el viento en las oficinas del PRI)…

Eso sí­, es cercano al gobernador gracias a una amistad que los une de tiempo atrás… ¿La incondicionalidad es un indicador que nos permite conocer la forma de operar del mandatario estatal? Luego ¿Alonso Reyes en verdad confí­a en su gabinete, ese que construyó pagando favores polí­ticos?

El otro incondicional (aunque nada benéfico para la imagen de Alonso Reyes), no pudo llegar a la candidatura debido a que los estatutos del partido nunca se lo permitieron. Sí­, hablo de Simón Pedro de León, el cual se mantuvo arriba de las preferencias (desde mayo de 2011 hasta enero de 2012 en que se dieron a conocer escuetamente esos resultados) SEGíšN las encuestas del Gabinete Estratégico de Comunicación, Consulta Mitofksi y BCG Beltrán y Asociados, y que se comentaron en varias columnas polí­ticas de diarios locales.

Pieza clave: Las encuestas nunca fueron dadas a conocer oficialmente.

Aludidos: José Olvera Acevedo siempre se mantuvo en segundo lugar de las preferencias. ¿Por qué entonces no subió al lugar que supuestamente ocuparí­a Pedro de León?…

¿El PRI ha cambiado su forma de designación de candidatos, los cuales iban a ser avalados por las encuestas? ¿Esas encuestas sirvieron de algo? ¿Reforzamos la hipótesis de que el candidato prIÓ­sta fue elegido por lí­nea directa (o dedazo) del gobernador?

Algunos enterados comentan que esas encuestas fueron mandadas a hacer. Y claro, cualquier encuesta es mandada a hacer; ese es el negocio de la casa encuestadora, no regalan información por su buena voluntad. Lo que se olvida es que, cuando se hace una encuesta, y el que la compra no sale beneficiado con los resultados, lo mejor que se puede hacer es no publicarla.

Pues bien, en este caso no fue publicada (o al menos nunca la dieron a conocer al público), sin embargo sus “datos” fueron una y otra vez usados por el PRI zacatecano para respaldar las aspiraciones de Pedro de León desde mediados de 2011 sino es que antes. ¿Por qué la obstinación? ¿En verdad querí­an que llegara?… Algunos sí­ (los alonsistas), otros no (los prIÓ­stas “viejos”).

Lo que se ve de lejos en el panorama es que, Alonso aun no controla el partido (y probablemente aun le falte mucho para hacerlo) y ya quiere mover su estructura según sus cálculos. No hay que olvidar que el joven gobernador llegó como judí­o a la tierra prometida, cuando busco impulsar su candidatura (osea, sus márgenes de preferencia electoral por encuesta) en un partido que aprovechó la oportunidad que la ex gobernadora Garcí­a Medina dejó pasar.

Hoy, aun no tiene posibilidad de remontarse como un lí­der partidista, sino todaví­a como la cabeza de un grupo, cuya función es tender puentes y acuerdos entre los sectores divididos del partido (y no sólo aquí­, a nivel nacional suenan los mismos ecos).

[email protected]

*

*

Top
CLOSE
CLOSE