EMITE IMSS RECOMENDACIONES PARA PREVENIR INFARTO O HEMORRAGIA CEREBRAL DESPUí‰S DE LOS 30 Aí‘OS

Zacatecas, Zac.- Tomarse la presión con frecuencia después de los 30 años a fin de tener un control adecuado, previene de infarto o hemorragia cerebral, ya que la mitad de los casos de lesiones vasculares son ocasionados por hipertensión arterial, padecimiento que cada vez se presenta en personas más jóvenes, debido a los malos hábitos alimenticios, a la falta de ejercicio y a los fuertes cuadros de estrés.

Carlos Amador Muñoz Lira, coordinador de Atención y Prevención a la Salud en la Delegación Zacatecas del IMSS, señaló lo anterior y explicó que el infarto cerebral se debe a la oclusión o ruptura de alguna de las arterias y se conoce como Ictus Cerebral o Enfermedad Vascular Cerebral (EVC).

Esta enfermedad neurológica antes era exclusiva de la vejez, pero actualmente personas de 30 a 40 años están en riesgo de sufrir un evento vascular a causa de hipertensión, no obstante la mayor incidencia se encuentra entre los mayores de cincuenta.

Destacó la importancia de promover entre la población joven el ejercicio fí­sico, el cuidado de la alimentación, control de peso y sobre todo que tengan una conciencia preventiva. También, periódicamente hay que acudir con el médico familiar a vigilar sus parámetros de azúcar, de colesterol y su presión arterial, única forma de prevenir un accidente vascular.

Explicó el especialista que el Ictus Cerebral se presenta de manera súbita, intensa e impredecible. El 20 por ciento de los casos fallecen en el momento agudo y la mitad de los que sobreviven quedan con secuelas neurológicas permanentes –motoras, sensitivas y mentales- en distintos grados, desde daños muy leves como alguna alteración mí­nima para caminar, hasta los que necesitan del apoyo o asistencia de otra persona.

Explicó que en el 80 por ciento de los casos no hay ningún sí­ntoma previo al evento y cuando se hace presente el infarto o hemorragia cerebral, el paciente no manifiesta dolor. Su sintomatologí­a es variadí­sima, ya que depende de la zona afectada del cerebro.

En términos generales, dijo el doctor Vásquez Dí­az, los principales sí­ntomas son: pérdida brusca de la fuerza en una mitad de cuerpo, puede ser la cara, un brazo o una pierna, trastorno de la sensibilidad, súbita pérdida de la vista, dificultad para hablar y expresarse, sensación de vértigo, inestabilidad e incapacidad para caminar y hasta caí­das bruscas al piso.

Existen dos tipos de Ictus Cerebral o de Enfermedad Vascular Cerebral (EVC). La primera es la isquémica, que es un infarto bien localizado en el cerebro debido a una disminución importante de flujo sanguí­neo y la falta de oxigenación en esta zona; y la segunda llamada hemorrágica que se produce por la ruptura de una arteria y ocasiona un derrame intracraneal.

La edad, dijo, es otro factor de riesgo importante, ya que un Evento Vascular Cerebral lo padecen 300 personas por cada cien mil entre los 80 y 90 años de edad. Esta enfermedad se ubica entre las primeras diez causas de morbi-mortabilidad.

Mencionó otros factores condicionantes para sufrir Ictus cerebral, como: ateroesclerosis, tabaquismo, sedentarismo, obesidad, diabetes mellitus, elevación del colesterol y enfermedades cardiacas.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE