LA APUESTA

Análisis Polí­tico

Por: Gabriel Contreras Velázquez

EL jueves pasado tuve la oportunidad de escuchar la conferencia de Edgardo Buscaglia, que patrocinó el PRD zacatecano. Ahí­, la marcada minorí­a de jóvenes que asistieron al mensaje resultó desalentadora.

Durante el evento, el investigador del fenómeno del “crimen organizado transnacional” y asesor de Naciones Unidas en materia de corrupción, es a la vez de ameno, lúcido y temerario. Ha estudiado de cerca las grandes empresas sofisticadas de la mafia en distintos paí­ses.

En China, Japón, Rusia, Italia, Brasil, Afganistán o Argentina, las condiciones con que operan estos grupos no está alejada de la producción, almacenamiento y distribución de diversos bienes y/o servicios contrarios a los que la jurisdicción de los Estados respalda.

No por ello, estos bienes y servicios dejan de ser parte de la economí­a. Y especialmente en paí­ses donde las instituciones son débiles, dicha cadena ilí­cita de producción de riquezas es donde mejor opera y se fortalece.

Cuando habla de instituciones débiles, la corrupción es propuesta como el agente (endógeno y exógeno) que condiciona la inestabilidad de todo un Estado. Gracias a este intermediario entre grupos de la delincuencia organizada y funcionarios gubernamentales, el Estado hace prevalecer su condición de fragmentación.

Conocedor del desarrollo del fenómeno en otros paí­ses y momentos históricos, no duda ni un poco en mencionar que a esa “fragmentación” es a la que apuestan los grupos delictivos. Mientras menos poder represente el Estado mayor poder ostenta la delincuencia, a manera de empresas de talla internacional que inclusive llegan a absorber las funciones de aquel.

Al hablar de una economí­a global el mensaje no es marcar el contexto actual de la delincuencia organizada, sino ayudar a aclarar la cantidad de intereses que están inmiscuidos en el fenómeno delictivo regional.

Otros dos mensajes son los que capturan la atención, y se relacionan inmediatamente con nuestro entorno. Al abordar el tema del paramilitarismo –que poco se ha planteado en los foros sobre inseguridad- propone a dicha herramienta, igualmente sofisticada, con la que logran incidir en las decisiones de grupos polí­ticos y del Estado mismo.

A base de amenazas amedrentan a aquellos personajes polí­ticos y empresarios, contrarios a su particular statu quo. En México hay varios ejemplos. En Septiembre de 2008, en el municipio de Morelia, en Michoacán, la banda conocida como “Los Zetas” realizó una serie de ataques, cuyo objetivo se centró en la población michoacana.

Al declarar la guerra por espacios al cártel de “La Familia” en aquella ciudad, su aparición mediática en México y el mundo tuvo un escenario privilegiado: la televisión. Contratados por Osiel Cárdenas Guillén en 1997 para la defensa armada del “Cártel del Golfo”, poco a poco tendrí­an camino libre para crear un nuevo grupo delictivo –calificado como el más sanguinario- después de que el capo fue detenido en 2003.

Hacia agosto de 2011, otro de los hechos violentos impacta a la población y a la imagen de un gobierno que en vez de contener la violencia parece incrementarla. En Nuevo León, Monterrey, es incendiado el centro de entretenimiento “Casino Royale”. El suceso arrojarí­a el saldo de 52 civiles muertos, y el lugar reflejarí­a ní­tidamente la participación de los empresarios –que pagan a mercenarios por la seguridad que el Estado ya no les garantiza- en el fenómeno de inseguridad.

En octubre de 2011, el terrorismo como arma de intimidación volverí­a a ser el centro de la opinión pública. El “Cártel Jalisco Nueva Generación” (nacido en 2009 al descabezar al “Cártel del Milenio”) abrirí­a nuevamente las puertas de los medios nacionales y del mundo. En el puerto de Veracruz fueron encontrados 67 cuerpos sin vida. El suceso se lo adjudicó el Cártel Nueva Generación, cuya lucha tiene como principal objetivo “exterminar” con el Cártel de los Zetas.

Reconocidos más tarde como “Los Mata Zetas”, el Cártel de Jalisco Nueva Generación recibirí­a la misma dosis de violencia en su territorio. Después de los Juegos Panamericanos realizados en aquella ciudad, en Noviembre aparecen 26 cuerpos sin vida con la misma lógica con la que habí­an actuado los de Jalisco, sólo que ahora en manos de “Los Zetas”.

Más recientemente, las luchas intestinas impactaron a la estructura de gobierno federal, y el estatal de Nuevo León. La fuga de 29 reos, y la masacre de otros 44, dibujaron las luchas intestinas entre el Cártel del Golfo y el Cártel de Los Zetas. Las autoridades perdieron toda credibilidad en aquel Estado, de por sí­ asediado por otro fuerte grupo delictivo: el Cártel de Sinaloa.

Ahora bien, la segunda premisa que deslizó Buscaglia permite escenarios poco alentadores para la sociedad mexicana. El investigador mencionó que hoy en México “le apuestan” a la hegemoní­a de un solo grupo criminal en todo el paí­s. Evidentemente en franca colaboración con la estructura de gobierno.

Los sucesos del viernes pasado en Jalisco, hablan de un fuerte golpe al Cártel Jalisco Nueva Generación. Sin embargo las imágenes vertidas en todos los medios de comunicación fueron también un fuerte golpe para la ciudadaní­a. Autos y edificios en llamas, la vialidad periférica de una gran ciudad como es Jalisco, el asombro de la gente en las calles; de nuevo la expectativa y la zozobra de la población.

Si tomamos en cuenta que Los Zetas dominaron 21 estados de la república en apenas cuatro años que se separaron completamente del Cártel del Golfo, mientras que el Cártel de Sinaloa operaba en 23 entidades y hoy en sólo 19 de ellas, la premisa del asesor de Naciones Unidas no parece carecer de un sustento real.

Al paralelo, las imágenes que han circulado en los medios de internet, en especial en aquella donde sólo se vierten informaciones sobre narcotráfico “El Blog del Narco” -que curiosamente las autoridades han tolerado sin pronunciarse con respecto a los datos que ahí­ son registrados diariamente; y que en el diario nacional La Jornada del 1° de Marzo se mostró que la agencia americana de estudios sobre seguridad Stratfor también monitorea este sitio para sus insumos de investigación- muestran a un “Chapo” Guzmán en plena tarea de interrogación a un presunto miembro de los bandos contrarios.

No es el primer video donde se realizan interrogatorios por parte de los bandos criminales. Lo que preocupa es la suplantación de la impartición de justicia por parte del Estado, en manos de las empresas delictivas que miran por intereses particulares. Con esto, los datos ofrecidos por el investigador Buscaglia son de total relevancia para la población de México, y de Zacatecas.

¿Las autoridades zacatecanas están al tanto del diagnóstico sobre corrupción y crimen organizado que realiza este asesor de las Naciones Unidas?

¿O acaso la nueva Ley de Seguridad se limitará a homologar la ley nacional, para adquirir recursos destinados a instituciones de seguridad que distribuyen la violencia?

Si lo creen así­, deberí­an de tomar en cuenta que es dinero tirado a la basura mientras no propongan un rediseño institucional de la mano de la sociedad, y así­ erradiquen efectivamente la corrupción. De lo contrario, Zacatecas apenas se estará asomando a una tragedia que no sufre de ser mayor, sino de ser constante.

[email protected]

*

*

Top
CLOSE
CLOSE