¿MIEDO O PRECAUCIӓN?

Referente periodí­stico…

Por Gerardo DE íVILA (*)

¿Para qué debatir? ¿Qué debatir? ¿Es importante hacerlo? ¿Con quién o quiénes debatir? ¿Sirve de algo? ¿Ayuda el debatir? ¿Miedo o temor al ridí­culo quién no acude a debatir? ¿Quién gana, quién pierde en un debate? ¿Por qué es necesario debatir? ¿Por qué no aceptó Enrique Peña Nieto un debate radiofónico?

Si Enrique Peña Nieto quiere ser el presidente de México debe demostrar de -pies a cabeza- que efectivamente es un mexicano preparado y comprometido, capaz de afrontar los retos y desafí­os que tenemos como paí­s. No hay otra forma.

Ahora bien, si es visionario, estadista, lí­der, carismático, inteligente, conocedor, sensible, atractivo, sencillo, con personalidad, con poder de convencimiento, que mejor. Entonces, ¿por qué no acudir a un debate radiofónico? ¿A qué se teme?

Para ser presidente no basta parecerlo, se tiene que demostrar con hechos, con la congruencia y con las propuestas, pero sobre todo, con la enorme convicción de que tiene las agallas para gobernar. Debatir es apenas una forma de ello y si no va a debatir deja muchas dudas y la creciente sospecha de que su formación no es sólida.

La “campaña sucia” que implementó el PAN, a través del español Antonio Sola, parece haber afectado al candidato del PRI-PVEM, aunque en las mediciones, el señor Peña Nieto se mantiene como puntero desde antes que arrancara el proceso electoral.

Estamos a semanas de la gran medición, de la gran encuesta, la única que vale, la que decide quién debe ser el próximo presidente de México. No hay discusión de que las encuestas -serí­as y pagadas- indican que el priista es el candidato que traen las preferencias. Aunque faltan aún dos meses de campaña.

Si las mediciones indican de que Enrique Peña Nieto va sobradamente adelante, entonces, no vemos por qué no quiere debatir antes de llegar al primer encuentro al que está convocando el IFE. Si como candidato no asume hoy con toda firmeza decisiones, menos lo podrá hacer como presidente. Cuidado.

El desaire a debatir…

El desaire que hizo el abanderado de la alianza PRI-PVEM a Carmen Aristegui de inmediato levantó reacciones en las redes sociales y, por supuesto, entre los otros candidatos, quienes no aprovecharon el tiempo para atacarlo.

Luis Videgaray, coordinador de campaña del candidato, en una carta dirigida a Aristegui le notificó que Peña Nieto no acudirí­a al debate. ¿Miedo o precaución? Insistimos, cualquiera de los otros candidatos que aspiran a ser presidente, lo menos que deben hacer es debatir y confrontar sus ideas de cara a la nación. Por eso creemos que fue un error no asistir al programa de la periodista.

Ciertamente, el próximo domingo 6 de mayo, los cuatro candidatos se verán las caras en un debate que impulsó el IFE, pero hay otros foros igual de importantes que deben ser atendidos.

Entonces, ¿a qué o a quién le tiene miedo Peña Nieto y su equipo de estrategas? Cualquier foro que tengan los presidenciables en este momento, además de los debates oficiales, son de suma importancia, deben ser aprovechados.

El candidato del PRI-PVEM así­ como sus estrategas deben reflexionar sobre este tema. Finalmente, nada está escrito y la sociedad mexicana puede reaccionar de manera distinta en los dos meses que faltan de campaña. Desdeñar este tipo de encuentros es no estar a la altura. Otra vez cuidado.

En suma, somos de la idea, que ningún candidato debe rehuir a los debates, vaya en el lugar que vaya en las preferencias electorales, si hay inteligencia les dará para librar cualquier ataque personal que se presente.

El paí­s requiere escuchar las propuestas de los presidenciables, la sociedad quiere saber qué modelo de paí­s están proponiendo, y que mejor hacerlo de frente a la nación, de la mano que ofrecen ahora las tecnologí­as de la información.

Entonces por qué no asistió

En descargo del candidato y su equipo de campaña están en su legí­timo derecho de no haber acudido al debate radiofónico convocado por la influyente periodista Carmen Aristegui, pero creemos que la decisión asumida no fue la correcta.

Entonces, nuestras hipótesis sobre el por qué no fue Peña Nieto al debate son las siguientes pero no las únicas.

a) No fue para evitar los ataques de sus adversarios polí­ticos.

b) No fue para cuidar al máximo lo que señalan las encuestas.

c) No fue para evitar las preguntas incómodas de la periodista.

d) No fue probablemente por no dominar los temas a tratar o.

e) No fue simplemente porque tendí­a el derecho de no hacerlo.

En cualquier escenario, es lamentable que el candidato no haya acudido. ¿Miedo o precaución? Andrés Manuel López Obrador no acudió a un debate y así­ le fue en 2006, además de otros tropiezos que tuvo.

Para el anecdotario:

1) Todo puede pasar en la UAZ el 9 de mayo. Por lo pronto, el lunes 30 de abril, es el último dí­a para que Armando Silva y Alfredo Salazar puedan hacer campaña al interior de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Ambos equipos acusan que todo va bien, que representan la mejor opción, que ganarán. Lo que se observa al momento, es que más allá de apasionamientos la elección estará competida. El aún rector Francisco Javier Domí­nguez Garay hace su trabajo. Entonces: ¿Sí­ o no los dados están cargados?

*  El 9 de mayo, los universitarios a las urnas.

2) Pues con la novedad de que los maestros del SNTE no quieren someterse a la evaluación, bajo el argumento de que la Federación no les ha cumplido, además, temen ser exhibidos. Sentimos que la posición de los profesores es incorrecta. Eso de no aceptar la evaluación habla mal, pero eso sí­ se ensañan al evaluar a los estudiantes. La poderosa maestra Elba Esther Gordillo sigue imponiendo su ley. Es probable que el Gobierno de Calderón haya incumplido, pero no debe tomarse como pretexto para que los mentores no sean evaluados. La educación en México sigue entrampada, salvo honrosas excepciones.

* No será que tienen temor a ser reprobados.

3) Vicente Fox y la “chimoltrufia”. Hace unas semanas, el quijotesco Vicente Fox dijo que su corazón, su convicción están en el PAN, pero que lamentablemente, la presidencia de la República la ganará el PRI. Apenas hace unas horas, el polí­tico de San Cristóbal, Guanajuato, reculó y llamó presidenta a Chepina. Así­ como dice una cosa el señor Fox dice otra.

* Lo que no le dijo fue cuándo…

4) Vaya espectáculo el que están dando los 30 diputados de la LX Legistura del Estado. Parece el Congreso del Estado un circo de tres pistas.

* Por eso estamos como estamos, porque somos como somos.

Es mi opinión.

(*) Periodista.

 

*

*

Top
CLOSE
CLOSE