VIOLENCIA DE PAREJA, PROBLEMA DE SALUD PíšBLICA

Alta prevalencia de agresiones fí­sicas y psicológicas en AL 

Por la Redacción

México, DF. (Cimacnoticias).- Además de una grave transgresión a sus Derechos Humanos, la violencia que se ejerce contra las mujeres representa un problema de salud pública, alertó la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El informe “Violencia contra la mujer en América Latina (AL) y el Caribe”, publicado por la OPS en colaboración con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), alerta sobre las consecuencias de la violencia en la salud fí­sica y mental de las mujeres.

Para el estudio se tomaron en cuenta datos de 12 paí­ses de AL y el Caribe que reflejan el número de mujeres que han sufrido algún tipo de violencia en su vida. El porcentaje de mujeres casadas o en alguna relación que reportaron haber sufrido violencia va desde el 17 por ciento en República Dominicana, hasta el 53.3 en Bolivia.

El porcentaje de mujeres heridas por violencia fí­sica va del 66 por ciento reportado en Colombia, hasta el 33 por ciento en Haití­.

De acuerdo con el informe, la violencia en la pareja tiene severas consecuencias fí­sicas y mentales. En los 12 paí­ses las mujeres que experimentaron violencia en su relación han sufrido daños fí­sicos leves como moretones o dolor, pero en muchos casos también han llegado a tener huesos rotos, quemaduras y heridas de cuchillo.

Por lo anterior queda en evidencia que la violencia en la pareja no es sólo un problema de Derechos Humanos, sino también un asunto de salud pública con severas consecuencias para las mujeres, ya que las heridas por violencia fí­sica pueden derivar en hospitalizaciones, lesiones permanentes, discapacidad o dolor crónico.

También hay afectaciones en la salud mental de la población femenina al generar miedo, ansiedad, depresión y pensamientos suicidas.

Entre la mitad y dos tercios del total de mujeres que reportó haber sufrido violencia en los pasados 12 meses dijo también haber experimentado ansiedad o depresión severa. Las que sufrieron violencia sexual habí­an contemplado, o incluso intentado, suicidarse.

En AL la prevalencia de violencia fí­sica o sexual está relacionada, según el informe, con mujeres que reportaron su primer nacimiento antes de los 17 años, así­ como un alto número de hijos nacidos vivos, así­ como también hay una gran relación entre la violencia sexual con mujeres cuyo último embarazo fue no planeado o no deseado.

En el estudio se presenta un análisis comparativo de datos obtenidos de entrevistas a más de 180 mil mujeres de Bolivia, Colombia, Perú, Ecuador, Nicaragua, Guatemala, Honduras, El Salvador, Paraguay, Jamaica, República Dominicana y Haití­.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE