ESTRATEGIAS DE CAMPAÑA

Por: María Guadalupe Muro Robles

Zacatecas, Zac.- Estamos en la antesala del inicio del tiempo constitucional de un proceso electoral en nuestro Estado, donde se renovaran Alcaldías y Congreso Local y resulta importante señalar que lo único diferente en esta contienda es que ahora se agregan los candidatos independientes, de los cuales se registraron 12 y se está en espera de ver cuántos reúnen los requisitos del Reglamento sobre esta figura para poder agregarse a la contienda, sin embargo creemos que estos seguirán el mismo patrón de comportamiento que los candidatos de partidos políticos ya establecidos por lo que las expectativas que han planteado de que serán diferentes al resto no es una realidad, para ello tendrían que cambiar las reglas del proceso de manera general.

En política nada está escrito y se puede dar una gran diversidad de escenarios de acuerdo a las condiciones propias de la entidad, resulta importante diagnosticar correctamente las características del entorno e innovar la forma de trabajo y por lo tanto también se debe de evolucionar la forma de realizar una campaña proselitista.

Cada candidato tiene como objetivo lograr convencer al electorado de que su proyecto político es el mejor para la comunidad y la mejor manera de lograr trasmitir el mensaje deseado, es utilizando las palabras correctas sin rebuscamientos ni complejidades, en pocas palabras un lenguaje empático que permita el acercamiento del orador con su audiencia.

En esencia, las campañas electorales son una forma de comunicación política persuasiva entre los candidatos y los electores; sus temas, mensajes e imágenes tratan de convencerlos de la idoneidad de un candidato en referencia a un puesto en disputa y en algunas ocasiones señalando los puntos débiles de sus opositores.

Cada candidato está obligado a definirse a sí mismo frente a los ojos de los electores de manera consistente con sus propuestas, por lo que tiene que estructurar una imagen de igual manera. En este sentido, la comunicación política se da generalmente mediante la presencia física, las actitudes y el comportamiento de los candidatos, así como los actos que se organizan y los medios que se utilizan para llevar a cabo los eventos proselitistas deben ser bien planeados y estudiados para que ejerzan el efecto deseado.

Hay varios factores muy importantes a tener en cuenta en una campaña política, lo cual se denomina “estrategia de campaña” y algunos de estos están contemplados en los puntos que describiremos enseguida.

  • ESTUDIO DEL MERCADO ELECTORAL. Para poder influenciar a los electores y saber con precisión a quiénes y cómo el candidato debe dirigir sus mensajes, es básico y necesario, saber cómo piensan y como toman su decisión al momento de sufragar, durante mucho tiempo los partidos políticos han confiado en su “olfato” para conocer el estado de la opinión, o se han manejado por las impresiones y el conocimiento directo que una parte del electorado les transmitía. Actualmente, sin embargo, las técnicas de sondeo de la opinión ofrecen ventajas decisivas para el estudio sistemático de un cuerpo electoral específico. Las tendencias electorales basadas en resultados anteriores no son muy confiables ya que el elector cambia de opinión muy constantemente

¿Como conocer al electorado? Para el conocimiento del electorado existen dos métodos principales:

1) El análisis estadístico de los datos disponibles y

2) Las encuestas de opinión pública.

El análisis estadístico de los datos disponibles es el método más simple, directo y barato de estudio de los electores. Por este procedimiento se pueden conocer las características demográficas, sociales o económicas de la población. Existen múltiples fuentes de información de donde se pueden obtener datos. Entre ellas, las más útiles son los análisis de estadísticas y censos de la población del país, pero también datos que se publican en revistas, libros y artículos de prensa. Este tipo de análisis permite conocer la composición de la población por edad, categorías socio profesionales, nivel de instrucción, sexo, etc.

Las encuestas de opinión son muy útiles si el diseño de estas van enfocadas a obtener datos que pueden ser muy útiles para conocer la opinión de tal o cual candidato, así como las propuestas que ofrece al electorado, esta información es muy valiosa sabiendo interpretarla.

  • LAS ACTITUDES POLÍTICAS DE LOS ELECTORES. La decisión de voto de un elector es, normalmente el producto último de un conjunto generalmente complejo de identificaciones, valores, creencias y actitudes conociendo estos componentes en el electorado, puede estimarse la probabilidad de que cierto grupo de electores puedan ser influenciados en su decisión de voto por un tipo específico de comunicación política.
  • LAS ACTITUDES POLÍTICAS FUNDAMENTALES. Es notorio que el voto no expresa únicamente una opinión coyuntural, o el humor del momento, sino que da cuenta de actitudes políticas profundas en relación con los fenómenos políticos y sociales. Cuando se dice que alguien es “reaccionario”, “progresista”, “liberal” o “conservador” no nos referimos a opiniones del momento sino a una actitud política fundamental en base a una trayectoria. En algunos países latinoamericanos existe un fenómeno determinante de la decisión de voto que es la identificación partidaria tradicional esta es, sin lugar a dudas, la más relevante actitud política fundamental. Sin embargo es muy importante evaluar, al diseñar una estrategia electoral, la solidez relativa de esta identificación, ver qué posibilidad existe de modificarla o de, eventualmente, desplazar esa identificación fundamental por medio de la seducción personal del candidato. Al mismo tiempo, la identificación política tradicional encierra una serie de creencias, sentimientos y valores que resulta fundamental tener en cuenta en la construcción del discurso del candidato y en la estrategia de comunicación.
  • EL “HUMOR” DE LOS ELECTORES. Esta parte es muy importante pues es determínate en el voto de las masas al momento de elegir gobernante, aquí se aplica mucho la frase de “voto de castigo” Se acostumbra agrupar en la categoría de “humor” de los electores el conjunto de percepciones de la opinión pública que se refieren a la situación del país, al grado relativo de optimismo-pesimismo manifestado por la población y al grado de apoyo o descontento demostrado con respecto al gobierno en turno. La evaluación del “humor” del electorado es importante y en esa medida es importante adecuar no solamente los temas centrales del discurso de la campaña electoral sino, su “tono”, si hay descontento por alguna razón hay que actuar con sumo cuidado y para ello se sondea la opinión pública en relación a los diferentes aspectos de la acción gubernativa. Tanto en este tema como en los anteriores es de gran importancia discriminar las opiniones según diferentes cruzamientos de variables demográficas y socio profesionales. Es a través de este procesamiento de los datos obtenidos que se pueden identificar o inferir los segmentos del electorado más proclives o más refractarios al discurso y al candidato que se quiera promover.
  • IMAGEN DETALLADA DE PARTIDOS Y CANDIDATOS
    Después de realizar un estudio sistemático del electorado, de las actitudes políticas fundamentales y coyunturales de los electores, es importante conocer la imagen, lo más detallada posible, que estos electores tienen de los partidos y candidatos que compiten en la elección, interesa conocer la percepción que tienen los electores con respecto de los actores políticos principales pues en gran medida esta percepción sirve para calibrar “quiénes son y dónde están”, el propio partido o candidato, y también los partidos y candidatos adversarios. Sabiendo cuáles son los puntos fuertes y débiles de unos y otros, se puede diseñar con mayor racionalidad una estrategia de campaña.

Esta parte es definitiva ya en la recta final del proceso electoral, pues es donde ya se definen las tendencias del voto decisivo para la victoria, el ganar ganando o el perder compitiendo, por ello es de suma importancia que la planeación de una campaña electoral sea diseñada por tiempos y metas a cumplir así como una constante monitoreo del efecto que está surgiendo el contacto directo del candidato, así como los mensajes escritos en prensa y los visuales en televisión, solo así se podrá esperar los resultados que se tienen considerados y no esperar la sorpresa de una derrota no deseada.

Sobre estrategias de campaña se puede escribir mucho y se puede discutir sobre este tema sin embargo creo que la mejor campaña es la que presenta realidades y no sobreestima la inteligencia y sentido común del elector.

*

*

Top