DEMOCRACIA… ¿PARA QUÉ?

LA TAREA EDUCATIVA DEL IFE

Por: Lic. Benito Arreola Herrera

Desde su creación en 1990, el Instituto Federal Electoral tiene como una de sus principales tareas, difundir entre las y los ciudadanos el cumplimiento de sus derechos y obligaciones electorales, así como, los valores propios de la cultura político-democrática y la educación cívica.

En el cumplimiento de las actividades que en materia de educación cívica y cultura político-democrática ha desarrollado el IFE, se pueden distinguir cuatro etapas, a saber: primera, de 1991 a 2001 se difunden conocimientos sobre las instituciones políticas en México y práctica de valores democráticos; a partir de 1993 se incorporan nuevas acciones que contemplan la información y servicios bibliográficos, promoción del voto y educación cívica para la población infantil y juvenil; fue hacia 1998 cuando los esfuerzos educativos del Instituto se comenzaron a orientar a la población adulta, creando los Talleres de Educación Ciudadana. Segunda, de 2001-2004 se pone en práctica el Plan Trianual de Educación Cívica 2001-2003 que se extiende hasta 2004; este plan es un primer esfuerzo de planeación a mediano plazo en materia de educación cívica. Tercera, de 2005-2010 se crea el Plan Estratégico de Educación Cívica 2005-2010 (PEEC); este documento adopta un enfoque de competencias, es decir, se concibe a las y los ciudadanos como actores centrales de la democracia y se propone dotarlos de conocimientos, aptitudes y actitudes cívicas para el ejercicio pleno de su ciudadanía; además, y esto es muy relevante, el IFE  planteó un cambio en la manera de hacer la educación cívica, ya que se incorporan la planeación, ejecución y evaluación de proyectos educativos, en contraste con la orientación centrada en la transmisión de conocimientos.

Abundaré sobre la Cuarta etapa que va de 2011 a 2015, esta inicia con el Acuerdo CG13/2011 del Consejo General del IFE en el que aprobó la Estrategia Nacional de Educación Cívica para el Desarrollo de la Cultura Político Democrática en México para el periodo 2011-2015 (ENEC 2011-2015).

Con este instrumento se pretende recuperar poco más de 20 años de hacer educación cívica en el IFE, al atender dos problemáticas centrales de la convivencia democrática: bajo aprecio por lo público y la limitada experiencia de la capacidad de agencia. Lo anterior se traduce en un bajo convencimiento  de los ciudadanos sobre las ventajas que generan los valores, hábitos y virtudes democráticas, lo cual limita la posibilidad de solucionar conflictos sociales y  construir acuerdos.

En atención a los objetivos estratégicos planteados en la ENEC 2011-2015, el Instituto trabaja las siguientes actividades: La Consulta Infantil y Juvenil 2012, cuyos resultados fueron entregados a legisladores locales y del Congreso de la Unión y se difunden a través de Carteles en escuelas primarias y secundarias; Telegrama Ciudadano: en el marco del Proceso Electoral Federal 2011-2012, en cada uno de los 300 distritos del país, se impulsó este ejercicio de participación dirigido a población joven y adulta para que la voz de la ciudadanía fuera escuchada por candidatos y candidatas a puestos de elección popular; los resultados de este ejercicio también se hicieron públicos  en diferentes medios, tanto a nivel estatal como federal y, de igual manera, entregados a legisladores estatales y federales. Los resultados de estos ejercicios los puedes consultar en la página: www.ife.org.mx.

Por otra parte, en atención al  programa relativo a prácticas sociales y políticas públicas para la construcción de ciudadanía, estamos identificando prácticas sociales, políticas públicas, estrategias, modelos y medios que contribuyan a la formación de mejores ciudadanos. Durante el año 2013  se llevarán a cabo en cada distrito electoral: talleres, cursos y/o conferencias en materia de igualdad sustantiva y no discriminación.

Como se puede observar, el IFE tiene mucho por hacer, ya que estas acciones y el aprendizaje generado, aunque fundamentales, no son suficientes para enfrentar el enorme reto de contribuir al desarrollo de la cultura política democrática y educación cívica en México; sin embargo, el Instituto cuenta hoy con mejores herramientas para asumir con mayor claridad el liderazgo y coordinación que en esta materia le asigna la Constitución.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE