GUARDERÍA ABC… A CUATRO AÑOS DE LA TRAGEDIA

ABC 5

Zacatecas, Zac.-A cuatro años de ocurrida la tragedia de la Guardería ABC en Hermosillo, Sonora, en donde el incendio cobró la vida de 49 niños y niñas y dejó con graves lesiones a 104 más, quienes dormían la siesta; los pequeños sobrevivientes y sus familias tratan ahora de llevar una vida normal, la que se ha caracterizado en su mayoría por la visita permanente a médicos y a terapias de rehabilitación.

Después de este terrible acontecimiento, lo que ha prevalecido es la falta de justicia hacia las familias de los pequeños y la aplicación de la ley en contra de los responsables.

Luego del fuego desatado que inició en una oficina estatal y que se corrió al techo de la guardería, cuando todo quedó reducido a cenizas, emergieron verdades que reflejan la responsabilidad directa de quienes tenían a su cargo la estancia: pese a que habían superado recientemente una inspección de seguridad, no tenía extintores, salidas de emergencia ni personal suficiente.

Esto demostró que era una más de las mil 480 guarderías subcontratadas por el IMSS en situación irregular y sus dueños, con importantes conexiones políticas: uno de ellos, familiar de la esposa del ex presidente Felipe Calderón, quien en agosto de 2009 recibió auto de formal prisión pero nunca pisó la cárcel, y en noviembre de 2010, fue exonerada.

Como respuesta a esta tragedia y a lo poco que se ha hecho por castigar a los responsables, surgió ABC Nunca más, una película de Pedro Ultreras producida sobre el lamentable siniestro ocurrido en la guardería; en la trama –que conmueve e indigna-, se presenta la desesperación, el dolor y llanto inconsolable de los padres, muchos de los cuales no se resignan a estar viviendo aún sin sus pequeños y de otros, quienes han logrado rehacer su vida, a base de perseverancia.

También aborda la impotencia ante la sordera de la justicia, la negligencia de la administración y la falsedad, el cinismo y la dureza de corazón de la clase política.

Hoy podemos ver casos como el de Alexis, quien cursa preescolar y es sargento de la banda de guerra en su escuela; Alejandra, a quien le amputaron siete dedos de sus manitas y espera que le pongan sus dedos; Héctor, otro pequeño que sufrió quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo y estará en tratamiento por lo menos hasta que cumpla 21 años.

Ellos, junto con todos los pequeños que lograron sobrevivir, son ejemplo de vida; sus padres, ejemplo de superación, esfuerzo y perseverancia para darle a sus hijos mejor calidad de vida.

Luego de cuatro años de la tragedia y de la búsqueda de la justicia, un grupo de personas que apoyan a los padres de los niños y niñas, inició una vigilia en el Ángel de la Independencia, como repudio a la falta de justicia y con el propósito de recordar a las autoridades que aún no se aplica la ley a los responsables.

ABC 2

*

*

Top
CLOSE
CLOSE