TIENE IZEA EJÉRCITO DE CIUDADANOS PARA ALFABETIZAR A LA POBLACIÓN

DSC_0433
Zacatecas, Zac.- Lidia Rodríguez Benítez tiene cuatro años como asesora del Instituto Zacatecano de Educación para Adultos. Atiende a la población vulnerable que por diversas causas no pudo concluir su educación básica. Ella, es parte del ejército de ciudadanos que con su participación logran la alfabetización del pueblo de Zacatecas y el cumplimiento de metas del IZEA.
Originaria del municipio de Guadalupe, con 34 años de edad, ama de casa y madre de tres hijos,  Lidia está consciente de que debe ayudar a su gente, porque es la mejor manera para obtener el progreso. Lo hace porque también quiere lo mejor para sus hijos y ser ejemplo para ellos.
“Cuando quieres hacer las cosas te das tiempo. No se lo quitas a tu familia, porque sólo es cuestión de organizarse”, explica al hablar de sus experiencias como asesora del IZEA y dice sentirse muy satisfecha después de ayudar a las personas a leer y escribir.
Colabora con el IZEA desde que una amiga la visitó en su casa y le hizo la invitación a participar como asesora educativa. Desde entonces ayuda a las personas que no tienen sus estudios de alfabetización a terminar la primaria y secundaria.
Comenta que también continúa su aprendizaje al brindar asesorías, tanto de los educandos como de los materiales didácticos, por lo que colaborar con el instituto le ha dejado muchas satisfacciones.
Recuerda orgullosa que cuando camina por las calles y le dicen maestra se siente “muy bien”.
Entre risitas cómplices señala que no lo es, porque dejó trunco el bachillerato, pero que el IZEA le ha dado la oportunidad de aprender cómo enseñar y por ello no quiere dejar la actividad.
“Los alumnos se sienten agradecidos con nosotras, porque los apoyamos a concluir sus estudios y se siente bonito que le reconozcan a una su trabajo”, comenta Lidia Rodríguez.
No obstante, reconoce que “se batalla con las personas para que se inscriban a los programas del IZEA y de todas maneras es muy satisfactorio apoyar a quienes sí lo hacen”.
Relata que ha atendido a varias personas que eran analfabetas. Ellas no sabían leer ni escribir y ahora que ya saben, “siempre que me ven en la calle me saludan con mucha alegría y me hacen sentirse importante”, por ello asegura que ser asesora del IZEA es una vocación e invita  a la gente a que pruebe esta experiencia.
Recomienda además a todas las personas que no tienen su educación básica terminada a que se animen a estudiar, sobre todo porque en el IZEA es gratuito, no hay horarios establecidos, los materiales se les regalan y se puede atender a las alumnos en su casa, lo único que se necesita son muchas ganas, invita Lidia.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE