Un día sin mujeres

Para Ingrid, Fátima, Abril

y muchas más que han  

sido asesinadas…

Por Salvador del Hoyo B.

Por décadas, el sector femenino ha sido minimizado, vilipendiado, acosado de diferentes formas, rechazado y amenazado. Ahora, la violencia hacia ellas ha alcanzado niveles extremadamente preocupantes, a tal grado de que son asesinadas por el sólo hecho de ser mujeres. Ya no podemos permitir que sean afectadas de esa manera.

Todos tenemos madres, esposas, hijas, nietas, hermanas, primas, tías, amigas. Ellas representan una gran fortaleza que le da vida a este país y a este mundo. En México, las mujeres representan el 51.1 por ciento de la población, de ahí que se les debe dar, además, el reconocimiento que se merecen.

Ellas representan la estabilidad, armonía y fortaleza familiar, además del empuje laboral, empresarial e institucional. Las mejores administradoras son ellas, quienes llevan con sumo cuidado el control de todo tipo de actividades. Por supuesto, hay excepciones, pero son mínimas.

El llamado que han hecho para, además de manifestarse el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, a parar actividades el lunes 9 de marzo, ha tomado gran fuerza. Incluso, a nivel nacional, los empresarios, gobiernos estatales, instituciones educativas y agrupaciones de diversa índole, se han sumado al respaldo de su protesta.

El Paro Nacional de Mujeres será una manifestación contra los abusos, misoginia, represión y sometimiento de que son objeto constantemente. Será una protesta contra la cerrazón de sectores de la sociedad que no las respetan, ni valoran.

Será una protesta contra la indiferencia, falta de sensibilidad y desatención de autoridades. Es la lucha en contra del poder en todas sus manifestaciones.  Por primera ocasión se han unido para tratar de contrarrestar tantas agresiones contra ellas.

Es verdad, también hay mujeres que delinquen y que matan, pero este sector es el que más ha sufrido los embates del machismo, autoridades y poderes, por años. Su aparente “debilidad” física siempre las ha puesto vulnerables ante el “poderío” masculino. Es verdad, también la violencia ha afectado a hombres y otros sectores sociales.

Según un estudio se perderán 37 mil millones de pesos, por el Paro Nacional de Mujeres, pero es más lo que se pierde cuando son acosadas, violentadas, abusadas, violadas y asesinadas. El 9 de marzo esperamos una gran manifestaciónde parte de ellas y de quienes las apoyamos.

No deseamos más violencia. Nuestras familias merecen vivir en paz en un México que, anhelamos, regrese a esos años en que podíamos caminar en paz. En que los niños salían a jugar a la calle sin ningún riesgo. En que todos podíamos vivir sin tanta zozobra, miedo y peligro de que algo nos suceda.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE