Economía en terapia intensiva, los buitres y el Covid/19

Por: Manuel Ibarra Santos

Zacatecas, Zac.- El arribo del covid/19, con el paro laboral y productivo impuesto por la contingencia sanitaria, así como sus efectos devastadores, han colocado a la economía zacatecana <como a la del país>, en la sala de terapia intensiva y atada a un enorme tanque de oxígeno. ¿Está muerta la economía de nuestro Estado? ¿Existe dinamismo y suficiente capital circulante para reactivar la planta productiva?

Si el 2019 cerró la economía en nuestro Estado con un crecimiento de menos 3.5%, este año por la pandemia del coronavirus, los efectos serán desastrosos. Los pronósticos de decrecimiento pueden alcanzar y ubicarse entre el -4% y/o el -8% del producto interno bruto.

El actual escenario de fatal emergencia, por esa razón, ha puesto en vigor en Zacatecas el concepto de economía zombi, acuñado en la década de los noventa por Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008, para describir los modelos económicos virtualmente muertos, ineficaces, improductivos, financieramente insolventes e incapaces de generar bienestar y crecimiento.

Parece que en esa circunstancia específica nos encontramos ahora. Es decir, que en Zacatecas tenemos un sistema económico poco dinámico, que no genera bienestar ni justicia social. No sólo está paralizado, sino casi muerto.

Previamente a la llegada del coronavirus, la estructura productiva y la economía de Zacatecas, ya mostraba signos no sólo de agotamiento, sino de padecer una profunda enfermedad crónica de ineficiencia. Al menos dos datos, demuestran esa realidad:

Primero, la economía zacatecana cerró en el mes de diciembre del 2019 con un crecimiento de -3.5%, cuando la de los Estados vecinos creció en promedio positivamente superior al 2 por ciento; y segundo, en nuestra entidad, se desplomó estrepitosamente el Producto Interno Bruto estatal, de acuerdo a los datos aportados por el INEGI.

Las cifras que revelan el decrecimiento de la economía zacatecana, tienen su punto de inflexión y la tendencia inicia en el 2016. Por ejemplo, el 2018 cerró también con un decrecimiento del 1.9 por ciento, según lo reportó el Indicador de la Actividad Económica Estatal, correspondiente al último trimestre de ese año.

La economía tiene otro mal que le aqueja. Sus niveles de consumo interno son bajos y precarios. Más del 46 por ciento de la población registra ingresos inferiores al costo de los productos de la canasta básica.

Adicionalmente, el 62.1 por ciento de los trabajadores en Zacatecas se encuentran en la economía informal, muy por encima de la media nacional, que es del 56.5%, así lo demostró la más reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Se observa entonces, que el Covid/19 llegó a Zacatecas y encontró una estructura productiva altamente vulnerable, débil, frágil y con recursos públicos muy limitados para alentar la inversión productiva.

 

LOS EFECTOS TRAUMÁTICOS DE LA PANDEMIA EN ZACATECAS.

Los especialistas han dicho que por cada mes de paro laboral y productivo impuesto por la pandemia, pudiera repercutir negativamente en promedio hasta el dos por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB).

Si a las tendencias inerciales del decrecimiento que registra la economía zacatecana en los más recientes años, se le agrega el impacto negativo que dejará el coronavirus, las consecuencias entonces en la estructura productiva de Zacatecas serán devastadoras y traumáticas.

Por eso, después de que se superen los efectos sanitarios del covid/19, viene una segunda ola de crisis y destrucción. Y esta será esencialmente de tipo económico. Lo malo, es que no nos hemos preparado para enfrentar ese reto.

El dilema es que esta etapa de horror económico en la entidad se enfrentará sin recursos económicos, públicos y privados, para inyectarlos a la ejecución de nuevos proyectos de desarrollo.

La única manera de romper con la cadena de fatalismo y la desconfianza es, efectivamente, construyendo políticas públicas eficientes. Así de simple.

PAUL KRUGMAN, LOS BUITRES Y LA ECONOMIA ZOMBI.

El Premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman acuñó el concepto de economía zombi, para designar al modelo de economía pública y/o privada insolvente, enferma, ineficaz, improductiva y altamente endeudada, que no sirve para nada, sino para inocular e infectar a las empresas sanas.

Recomienda el especialista dejar que se cumpla el ciclo capitalista de destrucción y purga de las empresas de la economía zombi, que ya no son útiles para el desarrollo económico.

Y explica que el posible rescate por parte del Estado, de las empresas zombi, sustentadas en economías muertas, sólo deformará, como ha sucedido por siglos, la inequitativa distribución de la renta, el ingreso y la riqueza.

En Zacatecas, tenemos que impedir que se instale la economía zombi, con sus buitres revoloteando. Porque de ser así, sólo resultarían beneficiados unos cuantas empresas e individuos, con el uso de los dineros propiedad del pueblo.

Etiquetas

Noticias relacionadas

*

*

Top
CLOSE
CLOSE