ZACATECAS Y GUADALUPE, COMO PUEBLOS FANTASMA

Zacatecas está secuestrado no sólo por la delincuencia organizada, sino también por las autoridades, el buscar culpables dentro de las redes sociales del clima de inseguridad e incertidumbre que se están viviendo, en lugar de dar certeza a los ciudadanos sobre lo que se está haciendo por disminuir los niveles de inseguridad, ha provocado la desconfianza total de la gente, lo que se refleja en calles vací­as, comercios cerrados, en una parálisis generalizada de las actividades.

Y aunque sabemos que Zacatecas no está exento de la violencia que se vive a nivel nacional, las balaceras, narcobloqueos y enfrentamientos suscitados el dí­a de ayer provocaron una psicosis generalizada en la ciudadaní­a zacatecana lo que provocó que las calles de Zacatecas y Guadalupe la tarde de este miércoles, permanecieran completamente vací­as, prácticamente como pueblos fantasma.

Desde temprana hora, padres de familia acudieron por sus hijos a la escuela y en muchas oficinas gubernamentales, comercios y empresas las actividades terminaron alrededor de las dos de la tarde, lo que provocó una parálisis generalizada en la actividad económica y productiva de la zona conurbada.

La situación de inseguridad que prevalece en nuestra entidad y la falta de información generan gran incertidumbre entre los zacatecanos que prefieren guardarse en la seguridad de sus casas que realizar sus actividades con normalidad.

La información sobre lo que está ocurriendo ha fluido a través de las redes sociales y aunque las autoridades lo cuestionen, fue precisamente a través de estos medios donde gran parte de la ciudadaní­a se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Las autoridades culpan a los usuarios de estos medios de comunicación sobre la psicosis generada pero es desconcertante que mientras en televisión y radio están asegurando que no pasa nada, a esa hora precisamente se haya suscitado una balacera donde por desgracia falleció un jefe policiaco, varios policí­as fueron heridos y desafortunadamente, también dos civiles, un adulto y un niño resultaron lesionados, hechos lamentables que precisamente fueron dados a conocer al momento de ocurrir a través de las redes sociales.

Lo que resulta sorprendente es la capacidad de organización de los delincuentes, que paralizaron la circulación en las ví­as más importantes de Zacatecas y Guadalupe para poder escapar de la persecución de las autoridades.

Ahora Zacatecas y Guadalupe viven en una tensa calma, las autoridades llaman a la ciudadaní­a a realizar sus actividades con normalidad, sólo que desgraciadamente, después del clima de inseguridad que se está viviendo, los zacatecanos no podremos volver a la normalidad a la que estábamos acostumbrados.

Fotos: Mirador.com

*

*

Top
CLOSE
CLOSE