EN ESTA TEMPORADA, RECOMIENDA IMSS CONSUMIR PESCADOS Y MARISCOS FRESCOS

El consumo habitual de pescado es altamente recomendable para una alimentación correcta, por su contenido de proteí­nas de alta calidad, además de ser rico en fósforo, magnesio, vitamina A y selenio. Sin embargo, al comprar pescados y mariscos, es importante percibir su aroma, y si desprende olor a amoniaco o tiene mal olor, no debe consumirse.

En esta temporada, la población debe tener especial cuidado con los alimentos que contengan pescados y mariscos, ya que estos productos se descomponen rápidamente, por lo que su consumo en condiciones inadecuadas pueden generan enfermedades gastrointestinales, como salmonelosis y diarrea.

El epidemiólogo Carlos Gómez Rodrí­guez, coordinador de Salud Pública, de la delegación del IMSS en Zacatecas, dijo que en el caso del pescado, hay que revisar que los ojos estén brillantes, cristalinos y saltones, pues cuando ya se ven opacos, oscuros o grisáceos es sí­ntoma de que el alimento no está en buenas condiciones.

Agregó que las escamas deben ser brillantes y bien pegadas a la piel, rojizas o rosadas, libres de golpes o color que no sea el caracterí­stico de los alimentos. Además, la carne debe ser firme y si al presionar con un dedo,  queda marcado, indica que no es un producto fresco.

Dijo también que la seguridad del consumo de pescados y mariscos incluye la compra, almacenamiento y preparación en forma correcta, y lo mejor es prepararlo en casa. Pero si se consumen fuera de ésta, se debe constatar la higiene del establecimiento donde se venden estos alimentos, además de observar el manejo y conservación de las preparaciones, ya que se corre mayor riesgo con los alimentos que se consumen crudos, como el ceviche.

Insistió Gómez Rodrí­guez, en cuidar que el establecimiento donde se vendan pescados y mariscos reúna las condiciones de higiene, conservación bajo refrigeración o colocados sobre camas de hielo y, de preferencia, que no estén al aire libre, expuestos al polvo.

Gómez Rodrí­guez dijo que esta temporada es un buen pretexto para que la población revise sus hábitos alimenticios, e incluso, acuda al médico para conocer sus niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa, ya que la alimentación durante esta temporada tiene ventajas para la salud y la podemos convertir en un estilo de vida saludable.

Asimismo, reiteró la importancia de estar alertas a los principales sí­ntomas de las enfermedades gastrointestinales, derivadas del consumo inadecuado de pescados y mariscos, como son: pérdida de apetito, diarrea, vómito, náuseas y malestar en general.

Lo anterior, debido a que cuando el vómito y la diarrea permanecen durante largas horas o por dí­as, pueden provocar deshidratación y pérdida de minerales (sodio y potasio), lo que puede inducir alteraciones en el organismo, generando disminución de la presión arterial y desequilibrio hidroelectrolí­tico.

Dichos sí­ntomas son potencialmente graves, por lo que se requiere tener cuidados especiales, mantener una adecuada hidratación y, en caso necesario, acudir con oportunidad al médico para recibir el tratamiento correspondiente. También precisó que las personas que tienen problemas de hipertensión arterial o diabetes deben tener cuidado de no abusar en el consumo de camarones y ostiones, básicamente por su alto contenido en sodio.

Finalmente recomendó evitar alimentos empanizados, capeados y frituras en general, debido a su alto nivel de grasa, y como postre sugirió comer frutas frescas de temporada.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE