AMLO SE REZAGA

Por: Héctor Alvarado

El pasado 7 de febrero fue el dí­a soñado para Andrés Manuel López Obrador, ese martes, por fin pudo hacer realidad uno de sus máximos anhelos, ser reconocido por Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano, como candidato de la alianza Movimiento Progresista a la Presidencia de la República, recibir su respaldo y que el  lí­der moral de la izquierda mexicana le levantara la mano en una foto que quedará guardada, no solamente en el álbum personal y en la memoria del tabasqueño, sino en la historia de México, pues significa el relevo formal del liderazgo en esa expresión polí­tica de nuestro paí­s, situación que no se dio en el 2006 y que para algunos analistas significó una de las razones por las que el López Obrador perdió la silla presidencial.

En el evento celebrado en un hotel de la ciudad de México, fue extremadamente cuidado por Cuauhtémoc Cárdenas, ahí­ le entregó a Andrés Manuel López Obrador el plan Un México para todos, una propuesta programática para el paí­s, ante la mirada emotiva de los presidentes del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, el candidato al gobierno de la ciudad de México, Miguel íngel Mancera y muchos otros liderazgos de la izquierda mexicana ante quienes Cárdenas señaló: “Tenemos candidato presidencial en Andrés Manuel López Obrador. Conocemos su trayectoria en la vida pública. Su candidatura y una propuesta realizable que así­ considere el ciudadano que aspira al cambio, son y deben ser elementos de cohesión y factores determinantes en la construcción de la mayorí­a polí­tica que se requiere para ganar las elecciones y, sobre todo, para respaldar una gestión de reivindicaciones nacionales y populares y llevar a cabo un buen gobierno”.

A pesar del significado de este evento y la motivación que despertó en los seguidores de López Obrador, las cosas no pintan bien para quien busca por segunda ocasión la máxima magistratura del paí­s, pues las encuestas lo colocan en un lejano tercer lugar con sólo el 18% de las preferencias electorales, por debajo de la candidata del PAN Josefina Vázquez Mota que tiene un 24%, mientras que el candidato del PRI se mantiene como puntero con el 40%  (Consulta Mitofsky Febrero 2012).

Esta situación debe prender los focos de alarma en la casa de campaña de Andrés Manuel López Obrador, ya que a pesar de las acciones que han realizado en la precampaña y que no ha servido para salir del tercer lugar, donde pareciera estar estancado, sólo con el respaldo por el voto histórico de la izquierda.

Una vez que AMLO le ganó la postulación presidencial a Marcelo Ebrard, ha realizado acciones significativas buscando dejar de lado su imagen de polí­tico radical, ha moderado su discurso, evita llamarle pelele o espurio a Felipe Calderón, trata de no mencionar que en el 2006 le robaron la presidencia mediante un fraude, ha buscado reconciliarse con sectores de la sociedad con quienes mantení­a una distancia profunda como los grandes empresarios y los medios de comunicación, lanzó su propuesta de República Amorosa con la que busca “regenerar la vida pública de México a través de una nueva forma de hacer polí­tica aplicando tres ideas rectoras: la honestidad, la justicia y el amor”, misma que ha presentado en diversas partes del paí­s.

Además al gobierno de Estados Unidos le envió el mensaje de que buscará una relación de respeto y colaboración para la generación de empleos en nuestro paí­s, se ha reunido con grandes empresarios buscando su apoyo, incluso ya dio a conocer parte una gran parte de las personas que invitarí­a a conformar su gabinete, donde destacan: Marcelo Ebrard en la Secretarí­a de Gobernación; Juan Ramón de la Fuente en la Secretarí­a de Educación; Rogelio Ramí­rez de la O, en Hacienda; Jaime Jiménez Espriú en la Secretarí­a de Comunicaciones y Transportes; el empresario Fernando Turner en la Secretarí­a de Economí­a; René Druker en Ciencia y Tecnologí­a; Genaro Góngora Pimentel como Consejero Jurí­dico; Bernardo Bátiz en la PGR; Manuel Mondragón como Secretario de Seguridad Pública, entre otros.

Contrastado con Enrique Peña Nieto del PRI y Josefina Vázquez Mota del PAN, que han basado sus discursos en trivialidades, banalidades y asuntos coyunturales, AMLO es el candidato presidencial que ha presentado el proyecto más sólido, con planes concretos y personajes con nombre y apellido para operarlos, sin embargo, no ha crecido en la preferencia electorales, simplemente los ciudadanos que forman parte del grupo de indecisos no lo escuchan.

La etapa de precampaña terminó y la estrategia de la República Amorosa no funcionó; ahora vendrá una etapa de intercampaña en la que no se podrán realizar actos dedicados a la promoción el voto. Su equipo de campaña tendrá que idear una estrategia alterna de manera urgente y poner por encima de sus intereses personales, la prioridad de hacer crecer a al candidato presidencial de la izquierda para lograr reducir la brecha que lo separa de una ascendente Josefina Vázquez Mota y del decadente Enrique Peña Nieto, antes de que los simpatizantes dispuestos a sufragar por AMLO, que no forman parte de su sector duro, empiecen a considerar mover su voto en favor del PAN para que el PRI no regrese a la Presidencia de la República o del tricolor para sacar a los panistas de Los Pinos.

Puntos Finales.

Ante la designación de candidatos a Senadores de la alianza entre el PRI y el PVEM en el estado de Zacatecas, algunos twitteros comentan que hay un lí­der priista que a estas alturas del partido ha de estar deseando haberse quedado en el PRD, por supuesto que se refieren a Pedro de León Mojarro, en otro momento “el más posicionado en todas las encuestas”, según el diputado Jorge ílvarez Maynez.

También en Twitter nuestra amiga @Adriana_Rivero se pregunta: “¿Alguien sabe qué tengo que hacer para no recibir SMS con propaganda polí­tica a favor de @GRomoFonseca, @ClaudiAnaya, @RafaelCandelas, etc.?” Al parecer algunos precandidatos no tienen claro que hay propaganda que genera más molestias que simpatí­as entre los ciudadanos.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE