LO QUE DIJO PEí‘A NIETO Y NO LE ESCUCHARON

Por: Héctor A. Alvarado Gómez*

En su primera visita a Zacatecas como titular del Poder Ejecutivo Federal, Enrique Peña Nieto fijó una postura polí­tica que pasó inadvertida para la mayorí­a de los polí­ticos y funcionarios priistas, pero que tiene una gran relevancia y debe ser atendida por todos los gobernadores y alcaldes emanados del Partido Revolucionario Institucional, pues representa la lí­nea mediante la cual deben conducirse como autoridades encargadas de gobernar para todos los ciudadanos.

Peña Nieto dijo textualmente: “Este gobierno se propone trabajar de manera muy coordinada y muy estrecha con todas las autoridades estatales y municipales más allá de la razón partidaria que tengan. Lo importante es que a través de una adecuada y eficiente coordinación de esfuerzos, podamos lograr mayores beneficios para los mexicanos”.

Subrayo con negritas una frase del párrafo anterior para que entiendan que así­ deberí­an actuar quienes ocupan la titularidad del Poder Ejecutivo en cualquiera de los tres niveles de gobierno en el paí­s, resolviendo los problemas de toda la gente sin distingo partidario.

Gobernar un estado o un municipio, significa implementar acciones en beneficio de todos los ciudadanos y actuar para solucionar los problemas que aquejan a toda la población, no solamente responder a las peticiones o gestiones de quienes ayudaron en una campaña polí­tica, que pertenecen al mismo partido que el gobernador o el Presidente Municipal, porque simplemente se les debe algún favor o son amigos de un alto funcionario.

Los problemas de México y de Zacatecas, son más grandes que un partido polí­tico, por muy mayoritario que sea; no se puede actuar con mezquindad, privilegiando a unos cuantos ciudadanos o zona territorial en perjuicio de los demás, sólo porque pertenecen al mismo instituto polí­tico o porque favorecieron o favorecerán con su voto a determinado candidato o partido.

En esa breve parte de su discurso en Fresnillo, Enrique Peña Nieto dejó ver que su agenda polí­tica tiene que ver con el diálogo, con la búsqueda de acuerdos, con la inclusión de las diferentes visiones del paí­s, con la búsqueda de consensos que logren las reformas que plantea, por eso firmó el Pacto por México con el PAN y el PRD.

Con sus palabras, Peña Nieto también estableció que no permitirá el cobro de facturas, ni reproches, mucho menos chantajes o presiones.

Veremos si los gobernadores y alcaldes emanados del PRI, adecúan sus actuaciones a esa lí­nea conductora y entienden que México requiere de autoridades comprometidas con el desarrollo integral de sus estados y municipios, donde se eleve el nivel de vida de los habitantes, los ciudadanos tengan servicios públicos de calidad, así­ como obras y programas que sean accesibles y benéficos para todos los que lo requieran, no sólo para los que votan por el PRI.

Es reprobable  que los gobernantes de nuestro paí­s estén pensando solamente en ganar la próxima elección, beneficiando momentaneamente a quienes favorecen a su partido polí­tico con el voto y despreciando o persiguiendo a quienes piensan distinto; esa conducta no es permisible en un México con tantas necesidades y problemas tan grandes como la inseguridad, la pobreza, la desigualdad y la falta de empleo.

La gira presidencial fue el tema más destacado en los medios de comunicación de Zacatecas durante la semana pasada, mucho se expuso sobre la presentación del Plan Nacional Contrala Sequí­a; la Cruzada Nacional contra el Hambre; el Apoyo a Adultos Mayores de 65 años y el Seguro de Vida para las Madres Jefas de Familia.

Desde la oficialidad se nos dice que la visita de EPN dejó más de 1 mil 200 millones de pesos a la entidad, sin embargo, los discursos tan aplaudidos deben concretarse en realidad, en hechos concretos que signifiquen un beneficio sustancial para los campesinos, las madres jefas de familia, los adultos mayores y los habitantes en general, si esto no pasa así­, de nada servirá tanta adulación y veneración hacia Peña Nieto.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE