Llama el Obispo de Zacatecas a denunciar casos de pederastia en la Iglesia

ObispoZacatecas, Zac.- La migración es un fenómeno globalizado, generalizado; los motivos son muchos, muy diferentes de país a país y la situación de México está en un cambio de gobierno y también de régimen; cada país tiene sus leyes migratorias; la migración no es porque yo tenga derecho a salir o entrar, sino que tiene que haber un orden y cada país lo pone.

Así lo expuso el obispo de Zacatecas, Sigifedo Noriega Barceló, quien agregó que “en México, al principio, cuándo empezó este régimen, se abrió la puerta y se abrió de par en par, pero se están dando cuenta que esto no es nada positivo y la gente que emigra y del país.

También con los tratados que hay con Estados Unidos y ahorita está poniendo más trabas, están regresando gente. La gente que tuvimos en la Casa del Migrante, aproximadamente 75, la mayor parte la regresaron, unos de Honduras y algunos de Guatemala.

Lo que pedimos siempre es que el gobierno federal asuma sus responsabilidades, es más complicada la situación allá en Chiapas, Tapachula, muy complicado; en palabras del señor obispo de allá, Jaime Calderón, están ahorita rebasados, ni siquiera pueden atender en lo mínimo, qué es el alimento, agua, qué es la posibilidad sino de un techo, suelo, donde puedan estar dignamente”.

Es un problema muy complejo. Con muchas aristas. Es un problema humanitario, es un problema legal, cada país tiene derecho a tener sus leyes, y es un problema que describe la situación del mundo actual, la gente quiere salir, porque no hay condiciones de vida favorable en sus lugares, dijo.

Y es que un mundo que se dirige por necesidades creadas por la economía, pues no todo mundo va a caber, no va a alcanzar a sentarse en la mesa; qué tenemos que hacer?

Los cristianos siempre tenemos que poner el ejemplo, la obra de misericordia, dar posada al peregrino, al menos en cuestiones básicas fundamentales.

Por otro lado, dijo que se han tenido reuniones por decanatos, en pequeños grupos de sacerdotes y con los formadores del seminario. “El fruto es a mediano y a largo plazo; ahorita es hacer conciencia de qué es un problema muy grave, serio, que por muchos años se ocultó porque no teníamos ni la sensibilidad, ni las leyes, ni los protocolos que hoy tenemos, dijo refiriéndose a la pederastia. “Es sembrar en la prevención, más que todo”.

Advirtió que “son cuestiones que no se pueden publicar; hay casos cuando hay denuncia, y no todo el tiempo hay denuncia; yo llamaría a la gente para que si hay alguna denuncia, la hagan lo antes posible; estamos disponibles en el obispado y también, si quieren hacerlo directamente, ante la Fiscalía del Estado”.

Dijo que no se puede mencionar cuántos por respeto a las personas, por respeto a las víctimas y por respeto a la protección de datos personales, pero se sigue el protocolo establecido a nivel nacional y que últimamente ha sido afianzado por el Papa Francisco.

“Tiene que haber denuncia, muchas veces son rumores o son decides, pero si no hay denuncia, no se puede proceder. El protocolo es primeramente escuchar a la víctima, escuchar la denuncia e invitarla a que ponga la denuncia formalmente; después se hace una investigación previa, se usa una palabra, sí es verosímil, si hay fuente de que sea verdad y una vez que se hace eso se escucha a la posible persona, la presunta culpable, a la presunta persona se le escucha también”.

Tenemos que escuchar a todo mundo y si hay elementos, entonces ya se procede, se toman medidas cautelares; si la denuncia es directamente en el obispado, nosotros tenemos que dar aviso a la autoridad, ese es el protocolo, y la autoridad tendrá que seguir el procedimiento ordinario, añadió el prelado.

“Nosotros seguimos otro procedimiento, además del procedimiento canónico, que es reunir elementos, los elementos necesarios, y los mandamos a Roma; esa es la forma, en pocas palabras, de proceder.

Cada vez nos queda más claro. Eso no existía hasta hace unos cuantos años y se empieza a abrir el fenómeno, todo el daño que hace a la Iglesia y se empiezan a formar estos protocolos; no ha sido fácil el camino porque son situaciones nuevas en cuestiones de juicios, tanto juicios civiles como penales o canónigos.

Las personas son atendidas, son escuchadas y cuentan con toda seguridad de que van a ser escuchadas; nosotros tomaremos las medidas necesarias y esa es la garantía.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE