Difícil que se apruebe la pena de muerte: Nahle


Zacatecas, Zac.-Arturo Nahle García, presidente del Tribunal Superior de Justicia en el Estado (TSJE), comentó que se contemplan 140 años de prisión para el delito de secuestros agravados y sin beneficios de ley, lo que significa que “aunque se porten bien en la cárcel no se les va a reducir un sólo día de la pena decretada.

De ese tamaño están las penas para el secuestro, pero recuerdo que cuando se llegó a esos extremos de la cadena perpetua, porque 140 años ya es una cadena perpetua en los hechos, pero a la pena de muerte en ese momento todo mundo se opuso”.

Agregó que en el caso de los feminicidios difícilmente será aprobada la pena de muerte. “Pareciera que es más un discurso con un fin eminentemente político que un razonamiento más serio”, dijo. A manera de ejemplo, dijo que en algunos estados de la Unión Americana existe la pena de muerte para ciertos delitos, la silla eléctrica, y ahí se ha dejado pensando que de esta manera se va a reducir este tipo de delitos, pero lo que ha pasado es exactamente lo contrario.

“En lugar de que esos delitos se fueran para abajo se fueron para arriba; entonces, no caigamos en el mismo error en nuestro país, de que en el ánimo de que se reduzcan los feminicidios decretemos pena de muerte y se vaya para arriba la comisión del delito”.

Advirtió que en Zacatecas el feminicidio está sancionado con una pena de entre 20 y 50 años de prisión y es una pena alta. Sin embargo, hay otras penalidades contra delitos que atentan contra la vida. “El homicidio simple intencional tiene una pena; el homicidio calificado tiene otra pena; el homicidio en riña tiene otra pena; el parricidio tiene otra pena; el infanticidio tiene otra pena y el feminicidio tiene otra pena.

Pareciera que las penas varían según la víctima y hay que revisar con más seriedad el tema de las penalidades para, si no homologar, por lo menos sí analizarlas, porque al día de hoy son distintas, cuando el bien jurídico tutelado es el mismo, la vida”.

Agregó que en el mismo capítulo de delitos que atentan contra la vida y la integridad corporal está también el aborto. “Si la víctima es un nonato, no nacido, también la pena es otra; entonces, ahorita colgarse por el tema de los feminicidios, que han lastimado tanto a la sociedad, para hacer este tipo de propuestas, me parece que se requiere un análisis más serio e integral de las penalidades a todos los delitos que atentan contra la vida”.

Etiquetas

Noticias relacionadas

*

*

Top
CLOSE
CLOSE