REMESAS SON INSUFICIENTES PARA QUE SUBSISTAN LAS MUJERES

A pesar del apoyo, tienen que buscar ingreso adicional

Por Danilo Valladares, corresponsal

Guatemala. (CIMAC).- “En primer lugar compramos un terreno, luego construimos y equipamos la casa”, relató Maribel Reinoso, una guatemalteca que, durante tres años, recibió dinero que le enviaba su esposo desde Tennessee, Estados Unidos.

“Dependiendo de cómo administra uno el dinero así­ es la confianza y mi esposo confió en mí­â€, añadió Reinoso, vecina de Concepción Tutuapa, municipio del noroccidental departamento de San Marcos, fronterizo con México.

De acuerdo con la Encuesta de Remesas 2010, elaborada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el 49.4 por ciento del volumen de remesas que llegan a Guatemala se utiliza para consumo de alimentos, calzado, transporte, mobiliario y equipo del hogar.

Mientras que 20.4 por ciento se utiliza para la inversión en compra de bienes inmuebles, maquinaria, construcciones, seguros y ahorros, y 18.4 por ciento para el consumo intermedio, según la medición.

Este último se refiere a la inversión en actividades económicas que generan valor agregado e ingresos a los hogares, como mercaderí­a para un negocio y gastos de alquiler. El 11.9 restante se utiliza para educación y salud, concluye el informe.

Olga López Coronado, delegada de la gubernamental Defensorí­a de la Mujer Indí­gena en San Marcos, no duda que las migraciones han ayudado al desarrollo del departamento con “la buena administración” de las remesas por parte de las mujeres.

“Las mujeres son más cuidadosas y administran bien el dinero. Ellas no pueden dejar de darle de comer a sus hijos. Lo que ellas hacen es usar las remesas para mantener a la familia, compararle ropita y zapatos a los niños, comida y todo lo necesario”, dice.

Según la funcionaria, la extrema pobreza, la falta de trabajo y de oportunidades de desarrollo obliga a miles de pobladores a abandonar su departamento en busca de superación en EU.

De acuerdo con la encuesta de OIM y UNICEF, en 2010 el paí­s recibió unos 4 mil 487 millones de dólares (57 mil 119 millones 510 mil pesos mexicanos) por concepto de remesas, casi en su totalidad enviadas desde EU (97.4 por ciento).

Los receptores mayoritarios de estos recursos fueron las mujeres en 65.5 por ciento, de un total de un millón 323 mil 139 receptores. El 34.5 por ciento restante fueron hombres, según el estudio.

“Con lo que recibo cubro los servicios básicos como luz, gas y teléfono”, dice Marí­a Cordero, vecina de Pueblo Nuevo Viñas, situado 60 kilómetros al sur de la capital.

Ella recibe dinero de su esposo, quien reside en Chicago, lo cual ayuda además a la manutención del hijo de ambos, Ulises, de 5 años de edad.

“Para mí­ este dinero es importantí­simo porque, además, me ha permitido ahorrar e invertir en mejoras de mi casa”, reconoce.

Eso sí­, para lograrlo, Marí­a también ha tenido que emplearse. Ella trabaja como jefa de personal de una empresa de cable local. “Es con esto que logro complementar”, dice.

*

*

Top
CLOSE
CLOSE