Dieta, elemento fundamental en el desarrollo y tratamiento de la diabetes

Una alimentación saludable controla el nivel de azúcar en la sangre y puede prevenir las complicaciones típicas de la diabetes.(Fotografía: Shutterstock)

Zacatecas, Zac.- Una alimentación saludable y adecuada ayuda a mantener un nivel óptimo de glucosa en la sangre, lo que ayuda a prevenir la diabetes mellitus y sus complicaciones, esta enfermedad puede desarrollar un conjunto de alteraciones crónicas de la salud debido a la elevación del nivel de la glucosa en la sangre (condición conocida como hiperglucemia).

La diabetes es un serio problema de salud pública en México y en los últimos años ha incrementado el número de personas con este padecimiento. “Esta enfermedad está fuertemente asociada con la obesidad y la dieta, por lo que conocer el índice glucémico y la carga glucémica de los alimentos que consumimos se convierte en una estrategia de fundamental importancia para prevenir y atender la diabetes”, sostuvo en entrevista Guillermo Martínez Delgado, investigador colaborador en el Laboratorio de Ingeniería Tisular de la Universidad de Monterrey (UDEM).

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 (ENSANUT MC 2016), en ese año la prevalencia de diabetes diagnosticada fue de 9.4%. Esto representa un incremento de 2.2% (no significativo) respecto de 2012, menor al observado en el periodo de 2006 a 2012, cuando el incremento fue de 31.4%. De 2012 a 2016, el mayor incremento en dicha prevalencia se observó en el grupo de 60 años y más, lo que sugiere que el diagnóstico se sigue haciendo de forma tardía o que los pacientes se están envejeciendo. La prevalencia de diabetes diagnosticada fue mayor en adultos con sobrepeso u obesidad, con hipertensión, colesterol alto y con escolaridad baja o nula.

En este documento también se señala que el 46.4% de los diabéticos no realiza medidas preventivas para evitar o retrasar las complicaciones de la enfermedad. Las medidas preventivas implementadas en mayor proporción por los diabéticos en el último año fueron: revisión de pies (20.9%), medición de colesterol y triglicéridos (15.2%), aplicación de vacunas contra influenza (15.1%), examen general de orina y microalbuminuria (14.2%), y revisión oftalmológica (13.1%).

Datos de la Federación Mexicana de Diabetes (FMD), indican que a nivel mundial más de 300 millones de personas adultas tienen prediabetes y para el 2040 se prevé que la cantidad de población con dicho padecimiento aumente a casi 500 millones.

“En México la diabetes es un problema de salud pública; sus complicaciones la han convertido como unas de las primeras causas de muerte. Por ello, es necesario llevar a cabo las medidas y estrategias de prevención implementadas por el sector salud y dirigidas a toda la sociedad. El generar y difundir una cultura de mejora en el estilo de vida, con hábitos dietéticos e higiénicos saludables en la comunidad, permitirá contrarrestar los problemas derivados de esta grave enfermedad”, subrayó Martínez Delgado.

¿Cuántos tipos de diabetes hay?

La diabetes mellitus no es una entidad clínica homogénea, sino que agrupa varios trastornos, entre los que destacan, por su frecuencia e importancia, la llamada diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2, la diabetes gestacional, que se observa en las mujeres embarazadas, y otros tipos de diabetes secundarias, en las que se conoce cuál es el defecto en la utilización de insulina, como la diabetes tipo MODY (Maturity Onset Diabetes of the Young). Otra es la que padecen quienes tuvieron pancreatitis, y otra más que se observa en personas que consumen o que producen dosis elevadas de cortisona o sus derivados.

Explicó que las causas de la hiperglucemia son o bien la ausencia, o bien la deficiente producción de la hormona insulina, a lo que se une la disminución en la respuesta del cuerpo a la misma y todas aquellas condiciones que aumentan la producción o que disminuyen la utilización corporal de la glucosa. En todo caso, la hiperglucemia surge como consecuencia de determinada deficiencia en los mecanismos que hacen posible, o que regulan la utilización de la glucosa en el organismo.

Comer mejor

En el artículo México tiene diabetes. La importancia de la dieta, que escribió Martínez Delgado junto con los investigadores Adrián de la Garza Herrera y Gerardo Rivera Silva, en la Revista Ciencia de la Academia Mexicana de Ciencias, se señala que una vez que la persona es diagnosticada como diabética, el régimen alimenticio debe ser personalizado.

En todos los casos, se recomienda que sea saludable, lo cual consiste en limitar los alimentos con alto contenido de azúcares o carbohidratos y grasas; consumir en variedad alimentos integrales y verduras; disminuir el consumo de alcohol y sal; así como comer de cuatro a cinco porciones pequeñas a lo largo del día.

Una alimentación saludable controla el nivel de azúcar en la sangre y puede prevenir las complicaciones típicas de la diabetes. Asimismo, se evitan otras afectaciones, como caries dentales, periodontitis y disfunción sexual, entre otras.

Tanto el índice glucémico (IG) como la carga glucémica (CG) determinan en qué proporción los alimentos que contienen carbohidratos incrementan el azúcar en la sangre, por lo que es recomendable que la planificación de la dieta para una persona diabética se base en estos valores. Un aspecto de fundamental importancia es que los alimentos que se venden para el consumo humano deberían indicar en su etiqueta cuál es su IG y su CG.

Un IG de 100 corresponde al valor dado a la glucosa pura. Un IG mayor a 70 se considera alto, entre 56 y 69 es medio y menor de 55 es bajo. La importancia de conocer este valor es identificar los alimentos que tienen un IG alto. De éstos, al procesarlos y combinarlos con carne (proteína) y grasas, se puede transformar el IG en medio, debido a que su digestión es más lenta.

De manera complementaria, la CG es una proporción más completa y práctica de la manera como una comida afecta nuestro nivel de azúcar sanguíneo, ya que determina la cantidad de azúcares que contiene una porción promedio de cada alimento. La CG se obtiene multiplicando el IG de un alimento por la cantidad de azúcares en gramos de una ración y el resultado se divide entre 100. Se considera una CG alta cuando resulta más de 20, media entre 11 y 19, y baja cuando es de 10 o menos.

Etiquetas
http://www.congresozac.gob.mx/63/inicio

Noticias relacionadas

*

*

Top
CLOSE
CLOSE