Emplean la tecnología móvil para monitorear a adultos mayores con cáncer

Enrique Soto Pérez de Celis, investigador del Servicio de Geriatría del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.(Foto: Elizabeth Ruiz/AMC)

Zacatecas, Zac.- La población de adultos mayores en México va en aumento, para el 2050 se pronostica que habrá más de 30 millones de personas de 65 años o más y la incidencia de cáncer, para el 2035, en este grupo de edad aumentará 160%. Esto hace necesario que los oncólogos conozcan la asociación entre el cáncer y el envejecimiento con el fin de mejorar la atención a estos pacientes, dijo Enrique Soto Pérez de Celis, investigador del Servicio de Geriatría del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Para atender a quienes padecen cáncer se emplean múltiples vías como cirugía, radioterapia, terapia blanco o inmunoterapia y quimioterapia citotóxica, ésta última sigue siendo el pilar del tratamiento para los adultos mayores, quienes pueden presentar síntomas de toxicidad, ésta es difícil de predecir en las personas de 65 años en adelante y es complicado para estos pacientes reportar alguna afectación de forma temprana, explicó Enrique Soto.

Uno de los objetivos desde la oncología geriátrica es dar seguimiento a los pacientes mayores para maximizar el tratamiento, disminuir la toxicidad, y con ello aumentar su supervivencia y calidad de vida.

Así, una de las áreas de trabajo del especialista en oncología geriátrica es el uso de tecnología móvil para la evaluación y el monitoreo de los adultos mayores con cáncer, a fin de detectar la toxicidad en los pacientes, esto a partir de la disminución en el número de pasos que dan al día, lo cual puede ser un indicador de la afectación física que enfrentan tras la quimioterapia.

Con el financiamiento de la Fundación para Vencer el Cáncer de la Sociedad Americana de Oncología Clínica llevó a cabo un estudio con pacientes mayores de 65 años con tumores sólidos y que estuvieran a punto de iniciar la quimioterapia. En éste participaron 40 pacientes de 72 años en promedio, la mayoría con tumores avanzados y sólo el 22% había usado alguna vez un teléfono inteligente.

Acerca del promedio de pasos registrado por día, antes del inicio de la quimioterapia, fueron 3 mil 110, lo que coincide con el reportado a nivel mundial para este grupo de edad.

Entre los resultados destaca que hubo una disminución de los pasos en la mitad de los días evaluados (21 a 28) a partir del inicio del tratamiento para el cáncer. Se identificó que 31 pacientes tuvieron toxicidad significativa.

Además, se realizó un manejo clínico a través de llamadas por teléfono en el 60% de los pacientes, de los cuales el 25% fueron enviados a urgencias, mientras que el 12.45% requirieron hospitalización, apuntó el investigador en su participación en la 5ª Reunión Construyendo el Futuro-Encuentros de Ciencia organizada por la Academia Mexicana de Ciencias, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Consejo Consultivo de Ciencias.

La metodología de este estudio consistió en, una semana antes de empezar la quimioterapia, hacerles a los pacientes una valoración geriátrica que incluyó variables como el desempeño físico y el estado nutricional. También, se les dio un teléfono móvil con una aplicación instalada para contar los pasos y obtener un promedio antes de iniciar la quimioterapia.

Una vez que comenzaron el tratamiento recibieron un curso sobre los posibles síntomas adversos, posteriormente se les pidió que utilizaran el teléfono con la aplicación durante el primer ciclo de quimioterapia (entre 21 y 28 días). “Se hicieron mediciones diarias del número de pasos y se llamó a los pacientes en los que se identificó una disminución de 15% del total del promedio inicial registrado; posteriormente se les preguntó si habían tenido toxicidad, cuando era el caso se implementaban intervenciones médicas”.

A partir de los resultados, Enrique Soto junto a investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla diseñaron una interfaz de visualización simultánea en la que es posible monitorear en una sola pantalla a todos los pacientes al mismo tiempo sin tener que ingresar por separado a cada una de las cuentas. Y con la Fundación Miguel Alemán el grupo de trabajo del investigador desarrolló una valoración geriátrica que los pacientes pueden llenar en una tableta electrónica en aproximadamente 18 minutos.

Ahora el investigador trabaja en establecer el momento preciso de la disminución del número de pasos, lo cual podría indicar el inicio de la toxicidad, para ello empezó un estudio prospectivo en 120 adultos mayores con cáncer que reciben quimioterapia, para hacer un seguimiento de tres meses y aplicar el mismo método: darles el teléfono por lo menos siete días y comparar las mediciones diarias con el promedio de pasos que daban antes del tratamiento.

“En lugar de llamarlos cuando el promedio de pasos disminuya un 15%, lo vamos a hacer diariamente y así definir cuándo empieza la toxicidad grado 2 a 4, que afecta la capacidad de los pacientes para interactuar en la sociedad o realizar tareas de autocuidado y determinar a qué pacientes citar a una revisión”, agregó el representante de México en la Sociedad Internacional de Oncología Geriátrica.

Etiquetas

Noticias relacionadas

*

*

Top